mundo

Cargas en Hong Kong ante el desafío al Gobierno

  • La Policía reprime a los opositores, que tomaron el aeropuerto de nuevo

  • "La violencia nos llevará a un camino sin retorno", dice la jefa del Ejecutivo

Cargas en Hong Kong ante el desafío al Gobierno Cargas en Hong Kong ante el desafío al Gobierno

Cargas en Hong Kong ante el desafío al Gobierno / Laurel Chor, EFE

El aeropuerto de Hong Kong canceló por segundo día consecutivo todas las salidas por las protestas de manifestantes a favor de la democracia que volvieron a bloquear la terminal. "Las operaciones en las terminales del aeropuerto internacional de Hong Kong quedaron seriamente perturbadas debido a una concentración pública", indicaron las autoridades aeroportuarias. La ciudad amaneció con más de 300 vuelos cancelados.

La tensión fue creciendo a lo largo del día, ya que la Policía empleó gas pimienta contra los manifestantes, ocasionando enfrentamientos como en jornadas anteriores. La violencia registrada durante las protestas llevará a la ciudad "por un camino sin retorno", advirtió la jefa del Gobierno hongkonés, Carrie Lam, favorable a Pekín.

"La violencia, ya sea su uso o su justificación, llevará a Hong Kong por un camino sin retorno y hundirá a la sociedad de Hong Kong en una situación muy preocupante y peligrosa", aseguró en una conferencia de prensa. "La situación durante la semana pasada me hizo temer que hayamos llegado a esta peligrosa situación", añadió.

Lam se enfrentó a duras preguntas de la prensa, que la interrumpió en varias ocasiones mientras defendía la actuación de la Policía durante un fin de semana en el que se registraron violentos enfrentamientos entre manifestantes radicales y fuerzas de seguridad.

Esta tensión llega después de que Hong Kong registrara su décimo fin de semana consecutivo de protestas, que comenzaron con la oposición a una controvertida propuesta de ley de extradición, pero que han evolucionado hacia una serie de demandas de mejora de los mecanismos democráticos de la ciudad.

Sin embargo, la violencia entre la Policía y algunos manifestantes es cada vez mayor, en una espiral que ha ido en aumento con la sucesión de las marchas de protesta.

La jefa del Ejecutivo defendió que la Policía se enfrentó a unas "circunstancias extremadamente difíciles" y se rigió por "unas rígidas y rigurosas directrices sobre el uso apropiado de la fuerza". Lam evitó responder a la pregunta de si tenía capacidad para poner fin a la crisis accediendo a una de las reclamaciones clave de los manifestantes: retirar por completo un proyecto de ley (ahora suspendido) que permitiría las extradiciones a China. También objetó cuando se le preguntó si, en ese terreno, tenía las manos atadas por Pekín.

"Vuelvo a pedirles que dejen de lado sus diferencias y se calmen", reclamó. "Tómense un momento para pensar, miren nuestra ciudad, nuestro hogar. ¿Realmente quieren que lo lleven al abismo?", preguntó Lam al borde de las lágrimas.

La movilización en Hong Kong, inédita desde que el territorio fue devuelto a China en 1997, alcanzó el lunes un nuevo hito con la anulación de todos los vuelos desde y hacia el aeropuerto internacional de la ciudad debido a una importante manifestación en la zona de llegadas.

La alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, expresó su preocupación por la represión de las manifestaciones y reclamó una "investigación imparcial" en la ex colonia británica.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios