Mundo

Bruselas espera superar las divisiones y cerrar este martes el reparto de altos cargos

  • La propuesta del holandés Frans Timmermans para presidir la Comisión se topa con el rechazo del PPE y varios líderes de países del Este.

El presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, durante la rueda de prensa del domingo. El presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, durante la rueda de prensa del domingo.

El presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, durante la rueda de prensa del domingo. / Aris Oikonomou (Efe)

Los líderes de la Unión Europea (UE) confían en superar las divisiones y cerrar este martes, el mismo día en que se inaugura la novena legislatura del Parlamento Europeo en Estrasburgo (Francia), un acuerdo sobre el reparto de los altos cargos de las instituciones comunitarias, después de una sesión maratoniana de negociaciones iniciada el domingo y suspendida el lunes por la falta de avances.

El presidente francés, Emmanuel Macron, calificó el encuentro de los líderes de "fracaso" y admitió que el ambiente fue muy tenso durante toda la reunión. "A veces la fatiga conduce a la crispación, es lo que ha pasado esta mañana", dijo Macron, que confió en que los ánimos se calmen tras el descanso acordado.

Las diferencias se hicieron evidentes desde la tarde del domingo, cuando tanto el Partido Popular Europeo (PPE) como algunos mandatarios de los países del Este criticaron la propuesta que el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, llevó a la reunión.

Esa propuesta, explicó el lunes el presidente español, Pedro Sánchez, había sido acordada por los cabezas de lista del PPE, el alemán Manfred Weber, y de los socialdemócratas europeos, el holandés Frans Timmermans, las dos formaciones más votadas en las últimas elecciones europeas.

La idea, que contaba con el beneplácito de Alemania y el apoyo de Francia, España y Holanda, planteaba dejar a Timmermans la presidencia de la Comisión Europea, el puesto más codiciado de todos los que están en juego.

Para el resto de cargos (la presidencia del Parlamento Europeo, del Consejo Europeo, el alto representante de la UE y el Banco Central Europeo) se proponía a políticos conservadores y liberales, con la intención de satisfacer las demandas de esos grupos. Los nombres barajados para ocupar esos puestos eran limitados y buscaban lograr un equilibrio geográfico y de género, e incluían, entre otros, al primer ministro en funciones belga, Charles Michel; a la comisaria de Competencia, la danesa Margrethe Vestager, o a la ex comisaria europea y directora ejecutiva del Banco Mundial, la búlgara Kristalina Georgieva.

Durante toda la cumbre se fueron filtrando, en paralelo a las innumerables reuniones bilaterales y en grupo, posibles movimientos de esos nombres de un cargo a otro, buscando el encaje que lograra un apoyo mayoritario, pero no se logró dar con una opción satisfactoria aunque, según Macron, se estuvo muy cerca.

Con ello se pretendía superar el bloqueo de las citas anteriores en las que se trató el reparto de los cargos por la oposición de algunos Estados miembros a dejar la jefatura de la Comisión a Weber.

Sin embargo, la propuesta planteada este lunes por Tusk se topó con la oposición frontal del llamado grupo de Visegrado (Polonia, Hungría, República Checa y Eslovaquia) debido a que Timmermans, vicepresidente primero de la actual Comisión, ha encabezado durante la legislatura las advertencias a Budapest y Varsovia por sus problemas con el Estado de derecho.

La reacción sorprendió a Tusk, quien, según fuentes europeas, no esperaba esa oposición.

Además, el PPE dejó claro durante una reunión previa a la cumbre que no estaba dispuesto a renunciar tan fácilmente a la presidencia del Ejecutivo comunitario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios