A LA VENTA EN SEPTIEMBRE

Al volante del nuevo Kia Ceed, un modelo clave para la marca en Europa

  • La tercera generación de este compacto recibe una nueva plataforma, motores más eficientes, más tecnología y un frontal similar al del Stinger, el coupé de Kia.

Este nuevo Kia Ceed de tercera generación se pone a la venta en septiembre. Este nuevo Kia Ceed de tercera generación se pone a la venta en septiembre.

Este nuevo Kia Ceed de tercera generación se pone a la venta en septiembre.

El Algarve portugués ha sido el lugar elegido por Kia para presentar el nuevo Ceed. Este modelo, que ya va por su tercera generación, se ubica dentro del segmento de los compactos donde competirá con superventas como el Seat León, Volkswagen Golf. Peugeot 308 y Renault Mégane, entre otros.

Para ello esta nueva generación recibe un notable cambio estético, nueva plataforma y un equipamiento tecnológico muy completo.

Entre el ‘top 3’ de la gama

Para la marca surcoreana el Ceed es un modelo clave. Junto con el Sportage y el Stonic conforma el ‘top 3’ particular del fabricante. En este sentido, el nuevo Ceed ayudará a la marca a comercializar cerca de 62.000 vehículos a al finalizar este año 2018, lo que –de cumplirse- supondría un incremento de alrededor del 5%.

Incorpora una nueva plataforma, un nuevo diseño, unos motores más eficientes y mayor tecnología. Incorpora una nueva plataforma, un nuevo diseño, unos motores más eficientes y mayor tecnología.

Incorpora una nueva plataforma, un nuevo diseño, unos motores más eficientes y mayor tecnología.

El modelo llegará a nuestro mercado en septiembre de este año. Un mes más tarde lo hará la versión Sportswagon. Asimismo, Kia también anunció de ampliar la gama con una posible carrocería tipo ‘shooting brake’ que se dará a conocer a finales de 2018. Los precios todavía no se han confirmado.

Con nueva plataforma y diseño

El nuevo Ceed utiliza la plataforma K2, igual que el Hyundai i30. Con este nuevo chasis el Ceed es ahora más ancho y bajo que su predecesor, lo que le confiere un aspecto bastante más dinámico y atlético. En concreto gana dos centímetros de ancho, también son dos los que pierde de alto.

Los cambios estéticos que recibe esta nueva generación están basados en el Kia Stinger, parece que la marca quiere iniciar un lenguaje de diseño que se base en este mencionado coupé.

Las líneas rectas dominan y remplazan a las curvas de su predecesor. En el frontal nos encontraremos con la ya conocida parrilla ‘tiger-nose’ que es ahora más ancha y pretende imitar rasgos felinos.

Además, puede incorporar un sistema de conducción semiautónoma nivel 2, lo que supone una gran ayuda en la conducción. Además, puede incorporar un sistema de conducción semiautónoma nivel 2, lo que supone una gran ayuda en la conducción.

Además, puede incorporar un sistema de conducción semiautónoma nivel 2, lo que supone una gran ayuda en la conducción.

A los lados aparecen las luces diurnas led, de serie en todas las gamas, que adoptan una forma de ‘cubitos de hielo’. Ya encontrábamos este rasgo en las versiones GT y GT-Line de la anterior generación, aunque esta vez tienen una ubicación algo más elevada, acierto por parte de Kia.

También característico del Stinger es la anchura del pilar C, refuerza la sensación de vehículo atlético y bien plantado. Podríamos decir que la intención de Kia es hacer de este nuevo Ceed un Stinger de dimensiones reducidas, la verdad es que la idea parece tener todo el sentido del mundo.

Las ópticas traseras de LED también serán un factor común para todas las versiones, le añaden personalidad y elegancia a la zaga, aunque quizás podrían cerrar completamente el contorno que trazan, subjetividad pura en este punto, para qué mentir.

Diseño europeo, en el interior también

El Ceed es un vehículo diseñado en Europa para Europa, de hecho, según Kia sus siglas responden a ‘Community of Europe, with European Design’, algo así como un coche para la Comunidad Europea con un diseño europeo.

Con siglas o sin ellas lo que es evidente es que el interior del nuevo Ceed está un nivel por encima del de su predecesor. El ajuste de los materiales es bastante bueno, todo tiene un aspecto sólido y no se aprecias ruidos o desajustes. La calidad de los plásticos es correcta también.

El salpicadero está dominado por una pantalla táctil flotante de 5, 7 u 8 pulgadas en función del acabado escogido, su colocación es buena puesto que no nos obliga a apartar demasiado la mirada de la carretera. Los menús, la definición y la respuesta del panel están a la altura.

En gasolina destacan los motores 1.0 de 120 CV y 1.4 de 140 CV. En gasolina destacan los motores 1.0 de 120 CV y 1.4 de 140 CV.

En gasolina destacan los motores 1.0 de 120 CV y 1.4 de 140 CV.

El panel de instrumentos es simple y claro, con una pantalla TFT de 3,5” que incluye mucha información pero que se mantiene en blanco y negro, podría incorporar colores.

Hay dos áreas bien diferenciadas en el interior puesto que la instrumentación y los mandos están claramente orientados al conductor. Esto deja el espacio del acompañante más diáfano y aporta de esa manera una mayor sensación de amplitud.

Los asientos delanteros son cómodos y recogen de manera correcta. Su ajuste puede ser manual o eléctrico, ambos proporcionan una buena postura frente al volante. En las plazas traseras hay buen espacio para las piernas y la cabeza. Como ya comentábamos antes, Kia afirma que el espacio para los hombros es el mejor de todo el segmento.

El maletero gana 15 litros y se coloca con 395 l lo que no está nada mal, además la boca de carga se ha bajado 8 centímetros por lo que es más fácil cargar objetos pesados.

Tecnología para todo (y para todos)

El nuevo Ceed incorpora varios sistemas de ayuda a la conducción que hacen que el coche gane varios enteros en lo que a seguridad se refiere.

Entre los sistemas de seguridad disponibles encontramos asistente de cambio de luces en carretera, detección de fatiga del conductor, ayuda al mantenimiento en carril y sistema de advertencia de colisión frontal.

Uno de los aspectos más llamativos es la pantalla táctil flotante. Uno de los aspectos más llamativos es la pantalla táctil flotante.

Uno de los aspectos más llamativos es la pantalla táctil flotante.

La verdadera novedad se encuentra en el sistema denominado Lane Following Assist. Este es un sistema de conducción semiautónoma de nivel 2. Actúa sobre la dirección el acelerador y los frenos de tal manera que el vehículo puede circular por sí solo en autopista, sin embargo, siempre tendremos que mantener las manos en el volante.

Funciona entre 0 y 130 kilómetros por hora por lo que en caso de encontrarnos en un atasco el Ceed también puede actuar por sí solo, eso sí, solo en versiones con cambio automático.

También hay disponible un control de crucero adaptativo, aunque no actúa sobre el volante es también capaz de mantener la distancia de manera automática con el coche que nos precede, algo muy útil en viajes largos.

Motores disponibles

Por el lado de la gasolina tenemos dos opciones. En primer lugar, el ya conocido 1.0 T-GDi 120 CV de tres cilindros. Este pequeño propulsor sorprende, no filtra apenas vibraciones y se muestra bastante ‘vivo’ en el régimen medio y alto.

La novedad es el nuevo motor 1.4 T-GDi de 140 CV, esta vez con 4 cilindros. Este motor le sienta de lujo al Ceed, empuja con decisión desde abajo y lo hace de forma progresiva, además tiene un sonido bastante agradable. Se puede asociar a una transmisión automática de 7 velocidades y doble embrague que responde francamente bien.

Próximamente estará disponible un pequeño propulsor atmosférico gasolina de 100 CV y 1.4 l denominado MPi por su tecnología de inyección multipunto.

Además de gasolina habrá disponible una versión diésel. El CRDi de 1.6 l se puede escoger con 115 o 136 CV y asociarse también a la transmisión automática de 7 velocidades DCT. Sorprende el comportamiento del propulsor puesto que es bastante silencioso y su empuje no decae hasta bien pasadas las 4.000 RPM.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios