Riki Rivera | Crítica Un territorio propio

  • El guitarrista gaditano, compositor de algunos éxitos de India Martínez o Antonia Fernández, se presenta en este disco como concertista

Imagen promocional del espectáculo '¿Qué pasaría si pasara?'. Imagen promocional del espectáculo '¿Qué pasaría si pasara?'.

Imagen promocional del espectáculo '¿Qué pasaría si pasara?'. / Grupo Joly

Guitarrista y compositor habitual en la escena del flamenco-pop, Riki Rivera se presenta en esta obra como concertista. El zapateado presenta enorme riqueza rítmica y variedad melódica y tímbrica. Un toque sereno y directo, sin grandes divagaciones armónicas y con cambios de ritmo. En los tangos las falsetas, etéreas, se articulan sobre un tema pegadizo y con un espacio para los teclados de Ale Romero. Un tema épico e intimista. Las voces las ponen Los Makarines. Las bulerías Te lo cuento con las manos se presentan con el zapateado de El Junco y los vientos de Diego Villegas. También el bajo eléctrico de Popo protagoniza algunas variaciones en esta pieza. Las segundas bulerías, El laberinto, incluyen arreglos de programación electrónica y en ellas retorna el acento épico y los teclados. Atardecer en tus ojos es una pieza de gran libertad formal, algo minimalista, en la que la réplica a la guitarra la da Pipo Romero y con el violonchelo de José Carlos Roca: flamenco pop, un terreno bien conocido por el autor, a ritmo de medio tiempo y tanguillos. El bolero se presenta, como todo el álbum, con riqueza de arpegios y el contrabajo de Popo. Las maracas de Javier Ktumba dan el aire caribeño y la sección de vientos, chelo y violín, el aliento clásico. Las guajiras presentan un diálogo fresco, alegre, en modo mayor, entre la guitarra, la armónica de Villegas y los teclados de Ale Romero. Hay pasajes en los que los arreglos alejan al estilo de los referentes del ámbito de lo jondo tradicional para inaugurar un territorio nuevo, propio.  Es el tema más largo de la entrega y, como en el caso de otras piezas, presenta muchos cambios de ritmo y de discurso. La soleá se inicia con la guitarra en solitario, merced al trémolo, como un toque relativamente clásico, con el rasgueado tradicional, para convertirse a la mitad de su recorrido en un tema orquestal. Esos tres minutos a guitarra sola nos saben a gloria y son lo mejor de este disco. El álbum se cierra con la voz del guitarrista cantando el tema del espectáculo ¿Qué pasaría si pasara? presentado hace un par de temporadas en los escenarios flamencos por Rivera junto al cantaor David Palomar, El bailaor Junco y el percusionista Roberto Jaén.

Portada del nuevo disco de Riki Rivera. Portada del nuevo disco de Riki Rivera.

Portada del nuevo disco de Riki Rivera.

Una obra fresca, de gran riqueza melódica, que no compite en rapidez ni en otras destrezas, técnicas ni armónicas, con la guitarra jonda de hoy sino que se orienta a un público más amplio que el puramente aficionado a la sonanta flamenca, con abundancia de arreglos en capas superpuestas (percusiones, teclados, vientos, programaciones, cuerdas, etc.).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios