HUELVA INFORMACIÓN En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Músicas contra la peste | Ligeti Ligeti y la colegiala

El compositor húngaro György Ligeti (1923-2006) El compositor húngaro György Ligeti (1923-2006)

El compositor húngaro György Ligeti (1923-2006)

Nekrotzar ha salido de su tumba y ha llegado a Breughelland anunciando el Apocalipsis, el fin de la raza humana, por mediación de un cometa que Dios mandará a medianoche. A la ciudad, que dirige el príncipe Go-Go, llega junto a su ayudante, Piet vom Fass, un inepto borrachín, y en ella interaccionará entre otros con el adivino Astradamors y su esposa, la ninfómana Mescalina. Después de toda una serie de grotescas peripecias, Nekrotzar termina emborrachándose en el palacio de Go-Go y la noche pasa sin mayores contratiempos para los ciudadanos.

Este es, muy resumido, el argumento de El gran macabro, una de las óperas más desopilantes de todo el repertorio, que el húngaro György Ligeti estrenó en Estocolmo en 1978. En su tono de farsa, Ligeti, que cansado de las antióperas de la vanguardia, planteó la obra como una anti-antiópera, utiliza una orquesta con una amplísima sección de percusión, que incluye doce bocinas de automóviles afinadas en cada uno de los doce tonos, silbatos diversos y efectos pregrabados. La obra es además una especie de gran catálogo de recursos de la historia de la ópera, del recitativo en estilo monteverdiano al belcanto o el expresionismo.

A principios de los 90, Ligeti arregló un fragmento de la obra con el título de Misterios del macabro para que fuera interpretado en concierto por una soprano y una orquesta. Aquí lo vemos cantado por la canadiense Barbara Hannigan acompañada por la Sinfónica de Londres y la batuta de Simon Rattle en un concierto de enero de 2015. Ataviada como una colegiala más inconsciente que perversa, Hannigan hace una demostración soberbia de dominio de todo el registro, mostrando unas coloraturas inverosímiles y arrasando con su interpretación de una teatralidad intencionadamente histriónica. A veces hay que enfrentar así mentalmente al bicho, con la burla más irreverente y caricaturesca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios