Espacio Turina Artefactum invita a una gran fiesta medieval en el Turina

  • La formación celebra este sábado su 25 aniversario con 'In vino veritas', un concierto planteado "para que la gente se lo pase bien"

Artefactum, una de las formaciones musicales más destacadas de la escena sevillana.

Artefactum, una de las formaciones musicales más destacadas de la escena sevillana.

Ya sea para evitar beber agua en malas condiciones o por su buena fama a la hora de aclarar el humor o facilitar la digestión pesada, el caso es que el vino fue durante la Edad Media una bebida omnipresente que se consumía con total normalidad sin excepción de edad, sexo o condición social. Un sorbo unificador e integrador, que se convirtió entonces en el gran aliado de las reuniones tabernarias y las fiestas, y que ahora los músicos de Artefactum utilizan como hilo conductor en In vino veritas, el concierto con el que este sábado celebran en el Espacio Turina (20:30) su 25 aniversario.

De esta forma, la prestigiosa formación musical ofrecerá un monográfico en el que invitan a los espectadores a sumergirse en la cultura del medievo a través de textos y piezas musicales en las que el vino es el protagonista. Así, como explica Álvaro Garrido, uno de los fundadores del grupo, recuperan para la ocasión algunos temas presentes en los inicios del grupo y estrenan otros inéditos en un variado repertorio que abarca las famosas cantigas, canciones trovadorescas o piezas del manuscrito alemán Carmina Burana. "Es curioso pero el primero de nuestros seis discos, De la taberna a la corte, iba ya en esta línea, con lo que de algún modo este espectáculo nos sirve para continuar –nunca cerrar– el ciclo", apunta.

Otra imagen de Artefactum. Otra imagen de Artefactum.

Otra imagen de Artefactum.

Desde la premisa de que "no se puede transmitir una emoción que se desconoce y no se puede conocer una emoción sólo a través de una partitura", el sexteto integrado por Alberto Barea (canto y orlos), César Carazo (canto y viola medieval), Aníbal Soriano (laúd medieval), José Manuel Vaquero (organetto y zafoña), Ignacio Gil (flautas de pico, oboe de cápsula y gaita) y Álvaro Garrido (percusión) invitará a los espectadores a sumergirse en la cultura medieval a través de la música: de la ingenuidad monástica a la picaresca tabernaria o desde las comodidades de las cortes a las penalidades de las clases bajas.

El grupo promete una velada distendida con la que se quiere agradecer al público su fidelidad

En esta línea, Garrido asegura que para Artefactum es fundamental poner la música en su contexto y que los espectadores puedan conocer la profundidad de unas piezas que, resalta, "son la base de la cultura europea actual". En este sentido, el percusionista afirma que uno de los objetivos del grupo es "meternos en la piel de lo que se hacía entonces" siguiendo "ese espíritu natural que tendría en su propia génesis". A pesar de que, como lamenta el músico, muchas veces les acusen por ello de rayar lo didáctico, algo que personalmente se toma como una virtud y no como algo peyorativo.

El concierto, por tanto, se plantea como "un emotivo y distendido encuentro" en el que estos músicos pretenden brindar junto a su público y agradecerles su fidelidad. Porque, quizás de una manera seguramente inconsciente, la riqueza, la variedad y los infinitos matices que se atribuyen a los caldos entronca a la perfección con la filosofía y la idiosincrasia de estos artistas que, no sólo persiguen la calidad artística sino "que la gente se lo pase bien".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios