Charly Riverboy | Músico "Darle vida propia a una canción tiene algo de brujería"

  • El cantante de The Milkyway Express explora otras esquinas del rock clásico en el homónimo álbum de su nueva banda. Este viernes lo presenta en directo

Charly Riverboy, minutos antes de la entrevista. Charly Riverboy, minutos antes de la entrevista.

Charly Riverboy, minutos antes de la entrevista. / José Ángel García

Lo conocíamos como el volcánico vocalista de The Milkyway Express, la sólida banda sevillana de southern rock, hasta que hace justo un año un vídeo colgado en YouTube nos anunció que Charly Riverboy, tirando de apellido artístico, iniciaba proyecto en paralelo. En realidad, A Riddle in a Pocket fue el primero de una serie de clips grabados en riguroso directo para las Happy Place Sessions del sello y estudio local, canciones que certificaban tanto la absoluta solvencia de los músicos que lo acompañan como la altura de unas composiciones con indudable sello de rock clásico, de la psicodelia californiana al sonido Canterbury, y a la vez gozosamente contemporáneas. Tras doce meses bien aprovechados, su homónimo álbum de debut es ya una deliciosa realidad.

-Tras cuatro discos con The Milkyway Express, ¿por qué Riverboy?

-La verdad es que tenía ganas de contar con otra opción. Con la Milky llevamos ya mucho tiempo trabajando y hemos encontrado nuestro sonido. Pero sentía una inquietud que tenía que soltar por otro lado. También era un reto personal: lo que he hecho está bien, pero quería probar otra cosa y responderme algunas cuestiones a mí mismo, saber hasta dónde podía llegar. Estaba convencido de que podía salir algo bueno y, al final, creo que lo es.

-Revisando la lista de músicos que completan su banda, gente de The Milkyway Express, Derby Motoreta's Burrito Kachimba, Quentin Gas & Los Zíngaros y GROAL, parece que cuesta encontrar uno en Sevilla que no esté implicado en más de un proyecto...

-El músico tiene esa inquietud y son muchos los planos en los que puedes expresarte. Es como con los sabores: si te gusta salado, comes salado; si te gusta dulce, comes dulce. Pero si te gusta todo, comes de todo. Es cierto que tienes que priorizar y que hay proyectos en los que son otros quienes llevan el peso y te resulta más fácil tocar. En Riverboy el peso lo llevo yo y quienes están conmigo se pueden permitir acompañarme.

-Riverboy se antoja un disco hecho al detalle, con un mimo encomiable.

-Darle vida propia a una canción tiene algo de brujería. Y el proceso ha sido muy largo. Empecé a componerlas hace tres o cuatro años, todavía sin tener claro qué podía salir. Primero en casa con un cuatro pistas, después añadiendo arreglos de manera muy precaria, pero viendo que ahí ya había alma. Luego, llevándolas al pequeño estudio de Sleepy James, no sólo compañero en Riverboy, también en Milkyway. Allí seguíamos agrandando el rollo, buscando arreglos... De ahí, al local de ensayo... Después a los estudios de Happy Place, donde llegamos con todo muy preparado. Sí, ha sido un disco hecho con mucho mimo, y creo que se nota.

-¿Fue premeditada la estrategia de ir avanzando el álbum con clips en directo?

-Lo que pasó es que empezamos a crear tantísimo, habíamos montado tantas canciones en los ensayos, que pensando en que el disco iba a tardar en salir decidimos empezar a soltar canciones. Y funcionó. Todavía tenemos guardados cuatro temas de las Happy Place Sessions. Pronto sacaremos otro. En un día grabamos siete. Tuvimos que parar antes de enseñar el disco entero. Hace poco hablaba de esto mismo con Juano [Azagra, de All La Glory]: hoy en día tienes que estar dando grano por grano a la gallina hasta que le sueltas el puñado. Ésa es la verdad: todo ha cambiado mucho y la gente quiere escuchar cosas sueltas antes de que le sueltes el discurso. Y si es con un vídeo, mejor.

-Resulta paradójico, porque Riverboy es un perfecto ejemplo de disco proclive a la escucha completa y reposada.

-Pues, la verdad, no lo sé. Como ya he dicho, creo que a la gente hoy le entran más las cosas poco a poco. Pero bueno, también hay mucha gente que escucha música en el móvil, pero eso no quiere decir que sean verdaderos aficionados. Frente a eso está lo de sentarte tranquilamente a escuchar música en tu casa y, también, que creo que es muy importante, en el coche. Los discos siempre hay que probarlos en el estudio, en tu casa y en el coche. Pero de verdad, no sabría que responder, más allá de que sigo siendo un defensor de los discos. Y quieras que no, para el primero que haces las cosas es para ti mismo. Todo lo que venga después es regalado. Además, yo trabajo en una tienda de discos, en Latimore, y las ventas se han disparado. Ahora ves comprando discos a chavales de 14 o 15 años, cuando antes sólo veías a gente más mayor.

-No se cansa de decir que Sevilla arde. Y es cierto: la ciudad vive una auténtica explosión de creatividad musical. Sin embargo, salvo excepciones, a los grupos locales les sigue costando salir. ¿Nota cierta condescendencia de Despeñaperros arriba?

-Personalmente, girando por España con The Milkyway, no he sentido esa falta de valoración. Al contrario, siempre he visto que alaban la creatividad brutal que hay aquí. Porque ejercicios de estilo podemos encontrarlos en toda España, pero aquí hay algo más, una mezcla de todo. Es complicado, un gran laberinto. Hay circuitos en los que entras y otros en los que no. Hay tipos de publico, tipos de crítica, tipos de festivales... No necesitas el apoyo general. Muchas veces piensas que alguien no está trabajando tanto y resulta que en su vía, en su carril, sí que lo está haciendo.

-¿Afectará Riverboy a la trayectoria de The Milkyway Express?

-Para nada. Si acaso, en el volumen de trabajo de unos y otros, pero yo necesito ambas cosas: tanto la parte rock'n'roll de la Milkyway como ésta más personal que la gente está descubriendo ahora. Pero no creo que afecte. Con la Milky estamos empezando ya a componer el quinto disco, que ya son discos, y el de Riverboy es un disco de debut. Son dos caminos diferentes que van a ir a la par.

-Si The Milkyway Express es rock'n'roll, ¿qué es Riverboy?

-Jajaja... Milkyway es hoy por hoy algo más crudo y Riverboy es... ¡Yo qué sé! El lío que tengo en la cabeza, la mezcla de un montón de cosas. No sé cómo catalogarlo. Pero desde luego, es rock.

Riverboy presenta en directo su álbum de debut este viernes 8 a las 21:30 en Sala X (José Díaz, 7). Entradas a 9 euros en venta anticipada y 12 euros en taquilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios