Cambios en la ordenanza municipal

Los taxistas de Sevilla perderán la licencia si son condenados por un delito leve

  • Las retiradas temporales del permiso oscilan entre un mes y los cinco años

Varios taxis estacionados en la parada del aeropuerto de San Pablo. Varios taxis estacionados en la parada del aeropuerto de San Pablo.

Varios taxis estacionados en la parada del aeropuerto de San Pablo. / juan carlos vázquez

Comentarios 3

El Ayuntamiento endurece el castigo a los taxistas que sean condenados en una sentencia firme por delitos leves o menos graves. El Consejo del Instituto del Taxi aprobó ayer una serie de modificaciones de la ordenanza municipal reguladora del servicio del taxi, en el que se introduce la posibilidad de retirar de forma temporal la licencia a los taxistas que sean condenados por delitos leves –las antiguas faltas que han sido suprimidas con una reforma legal–, un cambio que ha sido aprobado por unanimidad por todos los grupos municipales y del que se han desmarcado las asociaciones del gremio, que no estaban de acuerdo en el castigo en caso de condena por estos delitos leves.

En concreto, la ordenanza modifica el artículo 12 y así donde antes se requería como una de las condiciones para disponer de la licencia el hecho de “no estar condenado por sentencia firme por delito doloso”, ahora se modifica, retirando el dolo o intención, y se establece como condición “no estar condenado por sentencia firme por delito grave” relacionado con el ejercicio de la profesión, lo que podría conllevar “poder revocar la licencia”.

La revocación afectaría a los delitos más graves, pero la modificación de la ordenanza prevé igualmente la “retirada temporal” por un periodo de entre tres meses y los cinco años en el supuesto de que el taxista haya sido condenado por un delito “menos grave”, y de entre uno y tres meses de retirada en el caso de los delitos leves relacionados con el servicio.

Con anterioridad a este cambio, la ordenanza requería también para la retirada temporal del permiso municipal de conducción de taxi el no estar condenado por “sentencia firme por delito doloso”, algo que ahora ha sido sustituido con la siguiente redacción en el artículo 46 de la norma, que considera condiciones esenciales del permiso municipal “no estar condenado por sentencia firme por delito grave, menos grave y leve, relacionado con el ejercicio de la profesión de prestación del servicio de transporte público de personas en automóviles de turismo”.

De otro lado, el Consejo del Instituto del Taxi también aprobó en su reunión de ayer un cambio que amplía el calendario de servicio por letras, lo que implica que cada día habrá disponibles más de un centenar de taxis de los que había hasta ahora.

Según explicaron fuentes municipales hasta ahora el calendario establecía turnos de cuatro letras, de las cuales descansaba a diario una de ellas, mientras que a partir de ahora se amplía a cinco letras –con una de descanso–. De esta forma, se pasa de la disponibilidad del 75% al 80% de la flota de 2.000 taxis, con lo que los usuarios del servicio dispondrán de ese centenar más de coches en la calle cada día.

Esta medida ha sido aprobada con el voto a favor de todos los grupos políticos con representación municipal y con el apoyo de las distintas asociaciones del taxi, aunque la Unión Sevillana del Taxi se ha desmarcado de la medida, indicaron las mismas fuentes.

Por último, se ha introducido otro cambio en la ordenanza municipal que venía reclamando el sector y que está relacionado con la “dedicación al servicio”, es decir, con los momentos en los que el vehículo puede circular sin la luz verde sin ser sancionados.

La nueva redacción del artículo 50 de la ordenanza introduce ahora que “se considerará que el taxi no se encuentra en situación de servicio, y por tanto, no obligado a mantener el indicador luminoso de color verde encendido según lo establecido en el artículo 31.3 de esta ordenanza, cuando el titular del taxi, o conductor autorizado, circule de retirada, a repostar o cuando el conductor tenga alguna necesidad que impide estar en servicio durante un tiempo determinado”. Esta era una reivindicación de los taxistas en los supuestos, por ejemplo, cuando habían terminado su servicio o hacían una parada para almorzar y antes podían ser sancionados por no llevar la luz verde encendida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios