Huelva

La 'vendetta' entre dos familias se salda con un tiro en un coche

  • El suceso acontece a las 5:00 de ayer en la calle Camarones de Marismas del Odiel

Panorámica de la calle Camarones del Hotel Suárez, donde estaba estacionado el coche tiroteado. Panorámica de la calle Camarones del Hotel Suárez, donde estaba estacionado el coche tiroteado.

Panorámica de la calle Camarones del Hotel Suárez, donde estaba estacionado el coche tiroteado. / google maps

Una disputa entre dos familias que se dedican a la venta de fruta y que conviven en la barriada de Marismas del Odiel de la capital, concretamente en la zona conocida como Hotel Suárez, culminó en la madrugada de ayer con un aviso al 091 por un disparo con arma de fuego.

La primera alerta la recibió la Policía Nacional en torno a las 23:00 del domingo, según confirmaron las fuentes consultadas por Huelva Información. Los agentes de la Brigada de Seguridad Ciudadana se desplazaron hasta la zona pero al llegar al Hotel Suárez se encontraron con que reinaba una normalidad absoluta, acompañada del silencio de la ciudadanía, por lo que, tras patrullar durante unos minutos por las intrincadas calles de la barriada, abandonaron el lugar.

La Policía desconoce por ahora el motivo de la riña; no hay heridos ni ningún detenido

No obstante, los efectivos del Cuerpo Nacional de Policía sabían que la tensión reinaba en el ambiente y que debían estar atentos por si se producía algún suceso.

Un nuevo aviso, a las 5:00, les hacía plantarse de nuevo en Marismas del Odiel. La llamada anónima alertaba de la detonación de un arma de fuego. Los funcionarios policiales pudieron constatar entonces que alguien había descerrajado un tiro al maletero de un vehículo estacionado en la calle Camarones.

Todo apunta a que el disparo se realizó con un arma de caza e impactó en el coche, que en ese momento se encontraba desocupado, por lo que no se ha producido ningún herido.

Las fuentes de este rotativo apuntan como detonante del incidente a una posible vendetta entre dos clanes familiares de la barriada capitalina dedicados a la venta ambulante de fruta. Lo que se desconoce por completo, por ahora, es el motivo que ha llevado a una de las familias rivales a vengarse de la otra.

La ley del silencio sigue imperando en una de las áreas más conflictivas de la ciudad de Huelva, por lo que la Policía aventura que descubrir al autor de los hechos a través de los testigos puede convertirse en una misión imposible.

La Policía Científica analizará ahora la munición y constatará si solo se ha producido un tiro o si fueron más los disparos realizados con la escopeta de caza.

Por el momento no se ha producido ninguna detención por estos hechos, como confirmó ayer la Policía Nacional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios