El nuevo 2020: lo que está por llegar

El urbanismo vuelve a marcar el desarrollo de Huelva este año

  • La configuración del nuevo modelo de ciudad avanza con los proyectos vinculados al Puerto de Huelva y a la Edusi europea

  • Quedan pendientes para este 2020 la continuación de obras básicas para la capital, como el Museo Arqueológico

Imagen virtual del proyecto en el entorno del santuario de La Cinta. Imagen virtual del proyecto en el entorno del santuario de La Cinta.

Imagen virtual del proyecto en el entorno del santuario de La Cinta. / H.I.

El año 2020 acaba de empezar. Es el año de las agendas y horizontes europeos, el del inicio de una nueva década y, muy probablemente, el que marcará el rumbo del futuro para Huelva capital. Está llamado a ser un momento importante para la configuración de ciudad. Al menos sobre el papel, si los planes previstos se empiezan a ejecutar, más con la seguridad de las cosas bien hechas que con la ambición de quienes no pueden cumplir nunca sus propósitos. Y en el arranque de esta década de los veinte, en la que se espera no haya otro crack, el urbanismo tomará de nuevo el pulso para ofrecer una imagen de urbe moderna, preparada para los nuevos tiempos y más cómoda que nunca para quienes la habitan.

Éste será también el primer año completo del segundo mandato de Gabriel Cruz como alcalde. Mucho tiene que ver su proyecto de ciudad con los pasos que se están dando para lograr la “Huelva feliz” que buscan todas sus acciones. En sus primeros cuatro años se han puesto los cimientos y se han esbozado algunas líneas básicas; también en los últimos meses, en los que se ha apuntalado el propio Ayuntamiento con una reestructuración de su enorme deuda, ahorro millonario incluido. La elaboración de unos nuevos presupuestos queda como cuenta pendiente en el apartado económico, con tirones de oreja constantes desde la oposición; seguramente llegarán esas cuentas en 2020.

Lo suyo sería que también se clarificara el futuro urbanístico de la ciudad con la nueva redacción del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), que debía haberse puesto en marcha antes del cambio de año, pero una reclamación de los arquitectos ha paralizado el proceso en los plazos previstos. Hay muchas esperanzas puestas en este documento desde el Gobierno municipal, con un especial interés del alcalde por lograr la compactación de los barrios y la integración de las zonas degradadas de la ciudad, como principales retos marcados.

Estas líneas maestras han influido también en las actuaciones planificadas con la estrategia europea Edusi, de las que debe haber un avance significativo este año. Probablemente la más destacada sea la que cambiará el entorno del Santuario de la Cinta, que marcará la imagen de La Orden Alta y el desarrollo de la transformación, también pendiente, en el Mirador del Conquero y las laderas.

Hay obras enquistadas, en este mismo ámbito de actuación, precisamente en La Orden Baja, con la ejecución eternizada de la Plaza de los Templetes, pero por otro lado la barriada de El Carmen tiene ya el frente despejado en su trasera hacia el Humilladero, donde pronto empezarán los obreros a trabajar.

Mientras se aclara también el futuro de los terrenos de El Ensanche, por ahora sin segunda fase de viviendas, y pendiente, además, de que la Junta aborde la construcción del colegio público proyectado, cuya licitación acaba de anunciarse, y la, más reclamada este año, Ciudad de la Justicia, los mayores pasos urbanísticos se van a dar en la ciudad con la transformación de los terrenos portuarios del Muelle de Levante, cuyo estudio de detalle ha sido aprobado en el último pleno municipal del año.

Trabajo con el Puerto

Seguramente en este 2020 se vea el desarrollo de algunas de las parcelas previstas en el documento, llamado a integrar la ría en la ciudad en el marco de la estrecha colaboración que mantienen el Ayuntamiento y la Autoridad Portuaria. Será de ésta que llegue mucho antes, en el primer trimestre del año, la Ciudad del Marisco, que avanzará la transformación en este sentido en la capital.

Otra cosa es la colaboración municipal con la Junta de Andalucía y los proyectos que están pendientes. El centro de salud de Isla Chica debería estar disponible antes de que acabara el año, pero muy distinto es el panorama en las ejecuciones del Museo Arqueológico en el antiguo Banco de España y la nueva Delegación del Gobierno en el antiguo edificio de Hacienda, frente al Ayuntamiento. Aún no se sabe cuándo se retomarán las obras, como tampoco cómo se resolverán los carriles bici urbano e interurbano proyectados en Huelva o la adquisición de terrenos en Isla Saltés para su recuperación arqueológica.

Sí será un hecho, y presupuestada está por la Consejería de Fomento, la primera gran rehabilitación de la estación de autobuses, joya arquitectónica en Zafra llamada a modernizarse y hacerse más funcional para los usuarios.

Las subvenciones del 1,5% Cultural del Ministerio de Fomento deben también facilitar próximamente las rehabilitaciones de la antigua comisaría de Santa Fe y el muelle de Tharsis, mientras se espera la inminente puesta en marcha de la nueva iluminación ornamental del muelle de la Rio Tinto Company, o se terminan de cerrar definitivamente las cesiones de la antigua cárcel y la antigua estación de trenes, junto a un Parque del Ferrocarril que tendría que despegar cuanto antes.

Muy importante será este año por la incógnita de las balsas de fosfoyeso, pendientes del nuevo proyecto que elabora Fertiberia y su evaluación por parte de los técnicos que integran la Mesa de los Fosfoyesos, reunida in extremis a finales de diciembre. El alcalde ya ha reiterado muchas veces su apuesta firme por la industria como motor de desarrollo económico, aunque la recuperación medioambiental y urbana de esta zona junto al Tinto es una de las prioridades del Gobierno municipal. Sigue la incógnita sobre el modo en que se hará.

Plan de Movilidad

Definición dejarán, mucha, los planes sectoriales lanzados desde el Ayuntamiento. Ya ha sido aprobado el relativo al ruido, que aconseja, entre otras medidas, el fin de las calles adoquinadas en la ciudad. La última palabra, en este sentido, la tendrá el Plan de Movilidad Urbana, actualmente en redacción, que configurará el desarrollo de Huelva en materia de transporte y comunicación.

Otro pendiente de aplicar, el Plan Turístico de Grandes Ciudades, de la mano de la Junta, debe contribuir a desarrollar el turismo en la ciudad a través de diferentes acciones y actuaciones. Aunque la mejor promoción para Huelva cara al exterior será la mejora de las conexiones, con el ferrocarril a la cabeza. Gabriel Cruz ya lideró en 2019 las reivindicaciones, culminadas con una gran manifestación. A partir de ahí, el compromiso de negociar e interceder por las inversiones necesarias en infraestructuras. Durante la campaña electoral dijo que cuando hubiera Gobierno estable. Y éste está ya a la vuelta de la esquina. La necesidad apremia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios