siniestro vial en peguerillas

Un tren arrolla a un coche y deja dos heridos

  • Las víctimas mantienen que cuando el maquinista pitó, "ya lo teníamos encima"

  • El turismo es arrastrado varios metros y acaba en una zanja

  • La mujer está grave

Eran las 13:15 de ayer. Francisco García se encontraba en su campo de Peguerillas, ubicado cerca de un paso a nivel sin barreras que se halla a kilómetro y medio de Gibraleón, cuando oyó el tradicional pitido del tren y, seguidamente, "un tremendo ruido" del brutal golpe. Segundos después recibió una llamada de su hermana. "¡Corre que a papá y a mamá les ha pasado algo, iban para el campo a llevarte unas cosas!".

Con el susto en el cuerpo, el onubense se desplazó hasta el paso a nivel temiéndose lo peor. "Mi hermana estaba hablando con mi madre en el momento del impacto, lo ha vivido todo por teléfono", narra Francisco a Huelva Información.

El impacto se produjo en el paso a nivel sin barreras del kilómetro 169 de la Huelva-Zafra

En el lugar del siniestro, bajo un sol abrasador, observó con más miedo que cuerpo cómo el Peugeot 206 gris de sus padres estaba destrozado en el fondo de una zanja. Y ellos dentro. Los servicios de emergencias se afanaban en atender a los heridos: Teresa Quintero, de 65 años, y Andrés García, de 69, quienes tuvieron que ser excarcelados del vehículo por los Bomberos de Huelva y los del parque de San Juan del Consorcio Provincial. Los efectivos cortaron el techo del turismo "para sacarlos, por precaución", confirmaron las fuentes municipales consultadas por este diario.

El incidente se produjo en el paso a nivel sin barreras "de tipo A, con baja incidencia de tráfico y con la señalización correspondiente" de Peguerillas, localizado en el punto kilométrico 169 de la línea ferroviaria Zafra-Huelva, concretó ayer el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) a este rotativo. Un tren de vías y obras que realizaba labores de mantenimiento arrolló al vehículo en el que viajaba el matrimonio.

Una vez que tuvo lugar el impacto, la máquina arrastró al utilitario durante una decena de metros por la vía, hasta que este se despeñó al canal de riego. "Menos mal que no volcó el coche, si no igual mis padres no lo cuentan", apostilla Francisco.

Desde Adif precisan que la locomotora "no ha sufrido desperfectos ni ha descarrilado, lo que nos lleva a ser optimistas porque lo más probable es que el tren, que estaba haciendo labores de mantenimiento, no fuera a una velocidad comercial y ha colisionado en el morro del turismo; si el impacto fuera de la puerta del conductor hacia atrás, no estaríamos hablando de heridos". No obstante, al maquinista "no le ha dado tiempo a frenar; frenar un tren con la masa que desplaza es imposible si no se tienen muchos metros por delante", remarcan las fuentes consultadas por este periódico.

Afortunadamente, el choque se produjo "entre el morro y la puerta del copiloto" del vehículo, concreta Francisco García. Por ello su madre se llevó la peor parte. "Le han tenido que poner grapas en la cabeza y está en Observación del hospital Juan Ramón Jiménez", adonde la trasladaron los sanitarios del 061. "También tiene mucho dolor en las costillas". Su pronóstico es "grave", informa la Delegación Territorial de Salud.

Al conductor del coche, Andrés García, los servicios de emergencias lo derivaron al hospital Infanta Elena, donde en la tarde de ayer le realizaron las pruebas pertinentes. También está fuera de peligro. "Le dolía mucho una pierna, que quizá tenga rota", señalaba su hijo al cierre de esta edición.

La Guardia Civil trata de averiguar ahora las circunstancias en las que se produjo el siniestro y Adif también anuncia una investigación interna para esclarecer las causas.

Francisco García avanza a este periódico la versión de sus padres: "Mi padre está acostumbrado a pasar por ahí para venir al campo y sabe que el tren debe pitar a una altura determinada para avisar de que viene; pues dice que miró y que cuando el tren pitó ya lo tenían encima". Reconoce que en la zona la visibilidad es buena, pero considera que el maquinista de Adif "no ha avisado con tiempo, algo que no suelen hacer porque yo creo que se les olvida", elucubra. "Ahí deben poner un semáforo o algo porque es muy peligroso y ya ha habido varios accidentes en los últimos años".

En un ejercicio de autocrítica y "sin ánimo de escurrir el bulto", desde el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias señalan que "estos incidentes, desgraciadamente, ocurren y seguirán ocurriendo mientras no se eliminen estos pasos a nivel, algo que no solo depende del Ministerio de Fomento y de Adif, sino que suele estar en manos de los titulares de los caminos, que suelen ser los ayuntamientos", el de Huelva en este caso de Peguerillas.

Además, agregan desde el organismo estatal, "con todo el respeto a la investigación habrá que ver si los accidentados han realizado el stop pertinente y han mirado a ambos lados, porque al ruido del tren que llega hay que sumar el sonido de la señalización" que los maquinistas realizan al arribar a pasos a nivel tan delicados como este.

La familia de las víctimas va a esperar también "al resultado de la investigación" para no precipitarse, aunque cree a pies juntillas la versión del matrimonio. Desde Adif desean que "no tengan daños importantes ni se tema por su vida", así como una pronta recuperación a los dos heridos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios