Huelva

Un robo de cableado telefónico deja incomunicada a la prisión

  • Acaip denuncia la ausencia de jefe de Seguridad

  • Dos internos han muerto en solo cinco días

Patio central de la penitenciaría onubense de La Ribera. Patio central de la penitenciaría onubense de La Ribera.

Patio central de la penitenciaría onubense de La Ribera. / alberto domínguez

Semana fatídicaintramuros de la macrocárcel de La Ribera: por una parte, dos internos han fallecido en solo cinco días; por otro, el resto de la población reclusa (unos 1.200 presos) se ha quedado incomunicada con el exterior después de que el último asalto al cableado de cobre de la línea telefónica haya inutilizado el servicio.

La Guardia Civil investiga en estos momentos, tal y como confirmaron ayer a este periódico fuentes de la Benemérita, el robo de cable de la línea San Juan del Puerto-Polígono Tartessos. El último episodio (se vienen produciendo desde hace más de dos meses) y uno de los más graves, tuvo lugar hace una semana, concretamente el martes 10 de abril, y ha dejado a la población reclusa sin poder utilizar las cabinas telefónicas mediante las que realiza las cinco comunicaciones semanales que la mantienen en contacto con sus familiares, a razón de cinco minutos diarios.

Los reclusos llevan una semana sin poder hablar con sus familias desde las cabinas

La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias explicó ayer a Huelva Información que "el problema es de la empresa suministradora" y que la prisión de La Ribera se ha puesto en contacto y "ha presionado" a la compañía para que subsane con la mayor celeridad lo que considera "un problema grave, porque se está impidiendo que se dé un servicio fundamental" a los penados.

El incidente esta vez no ha afectado a las líneas de las oficinas. Por tanto, desde el viernes pasado la dirección del centro penitenciario onubense ha permitido a algunos presos realizar las llamadas "más urgentes" a través de los teléfonos de la administración.

Para la Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias (Acaip) estas comunicaciones urgentes "no tienen limitaciones a los números que se puede llamar". Es decir, no están sujetas al control informático de las cabinas de los módulos, que solo permite al recluso en cuestión llamar a una serie de números autorizados.

Otras fuentes de la penitenciaría de La Ribera consultadas por este rotativo entienden que el peligro está en que "un violador o un maltratador puede contactar con su víctima sin que esto ahora mismo pueda detectarse", a lo que Instituciones Penitenciarias replica que "la gente solo llama a los números autorizados, no a otros".

Acaip remarca que "es inconcebible que un pueblo de nuestra provincia con las características específicas de un centro penitenciario y tras más de dos meses de continuas averías, finalmente haya provocado el colapso de las comunicaciones telefónicas con el exterior y afecte directamente a la seguridad de la población reclusa y los propios trabajadores", aunque por el momento no se ha producido ningún incidente.

La compañía telefónica, por su parte, refiere que las labores de reposición del cableado son arduas y que se han dado ocasiones en que se ha instalado por la mañana y por la tarde había sido saqueado de nuevo por los cacos. El restablecimiento de las líneas de las cabinas está previsto para hoy.

En medio de esta situación de desconexión forzosa con el exterior se han producido dos muertes en la prisión de Huelva: la de un interno el pasado martes 10 y la de otro en la tarde del pasado domingo. Instituciones Penitenciarias elude hablar sobre las causas de los fallecimientos, que revelarán las autopsias y que ya investiga la autoridad judicial. Las fuentes penitenciarias consultadas por este diario indicaron que ninguno de los dos reclusos tenía signos visibles de violencia.

Acaip indica sobre el hombre que pereció hace dos días que, cuando los funcionarios de vigilancia detectaron su mal estado de salud, lo pusieron en conocimiento inmediato de los servicios médicos pero "no pudo ser reanimado". El sindicato mostró sus condolencias a las familias de los fallecidos e insta al Gobierno a que "tome cartas en el asunto y empiece a resolver los problemas, algunos endémicos, que sufre nuestro centro, dado que la dirección es incapaz de resolverlo". Es el caso del reparto masivo de la medicación psicotrópica los viernes para que se la autoadministren los presos el fin de semana, teniendo en cuenta que se trata de "una población reclusa que en muchos casos presenta severos problemas de drogadicción".

La seguridad del penal de La Ribera preocupa y mucho a sindicatos como Acaip, que ponen de relieve que después de la marcha de la anterior subdirectora de Seguridad para dirigir el presidio de Archidona (Málaga) nadie ha ocupado el cargo. "Hay que destacar la relevancia del área de seguridad en una prisión en cuanto a la adopción de medidas adecuadas para velar por la convivencia ordenada de los internos y la conveniente gestión de los recursos humanos que desempeñan su labor", expresa el sindicato de funcionarios de prisiones a través de un comunicado, a lo que añade que la coyuntura es "llamativa y alarmante".

Instituciones Penitenciarias indicó al respecto que la plaza de subdirector de Seguridad "se ha ofertado incluso antes de su marcha, pero no es fácil" conseguir que alguien quiera ocuparla y llevar a efecto un nombramiento.

Finalmente, Acaip anuncia que emprenderá acciones legales contra las acusaciones y amenazas que se han vertido en redes sociales contra los funcionarios de prisiones de Huelva por el fallecimiento de uno de los internos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios