Huelva

El desafío universitario de las dos ruedas

  • La Universidad de Huelva volverá a participar en el proyecto Moto Student donde un equipo de estudiantes trabajará en el diseño y construcción de un prototipo

Parte del equipo de la UHU posa con un prototipo de una edición pasada. Parte del equipo de la UHU posa con un prototipo de una edición pasada.

Parte del equipo de la UHU posa con un prototipo de una edición pasada. / Alberto Domínguez

Al igual que más de uno sueña sentir la velocidad que lleva entre sus venas el piloto español Marc Márquez cuando se sube a sus dos ruedas otros imaginan la adrenalina que se cuece en la zona de máquinas. Cada detalle, cada pieza que se ajusta a un diseño y un modelo en el que lo más mínimo es imprescindible para que una persona ratifique en carrera tantas horas de trabajo que hay detrás de la ingeniería. Este escenario, de una manera similar, lo vivirán durante los próximos meses unos 15 alumnos de la Universidad de Huelva. Un año más, ya van cinco, la Onubense participará en una nueva edición de Moto Student, un proyecto internacional en el que estudiantes de diferentes universidades de todo el mundo tienen que diseñar y construir un prototipo de motocicleta, equivalente a las que corren en la categoría Moto 3, como si fuesen una empresa de fabricación de motos.

La participación nace de la Escuela Superior de Ingeniería (ETSI) que acogerá el diseño del prototipo durante el curso 2019/2020, para que en octubre del año que viene sea el colofón con la competición, que tendrá lugar en el circuito Motorland de Aragón, y donde se evaluará la moto en pruebas de velocidad, aceleración, mecánica, habilidad... "Nunca han bajado de un séptimo puesto, el año pasado había 72 equipos y quedaron terceros", apuntó el director de la ETSI, Jacinto Mata. En el equipo de diseño participan estudiantes de la propia Escuela, así como de otras titulaciones como electrónica, informática, eléctrica.. para que después se monte en la moto un piloto semiprofesional.

El vicerrector de Planificación Estratégica, Calidad e Igualdad de la Universidad de Huelva, Juan Antonio Márquez, puso en valor todo el trabajo de investigación que realizan los estudiantes durante todo este proceso. Esto lleva también a la "cuádruple alianza que es enseñar a la sociedad lo que se hace aquí en Huelva. Conocimientos útiles para las fábricas, para el funcionamiento de toda la industria, de tal forma que hagamos una cooperación por un proyecto interesante que puede tener futuro".

Foto de familia de los participantes con representantes de la UHU y de entidades colaboradoras. Foto de familia de los participantes con representantes de la UHU y de entidades colaboradoras.

Foto de familia de los participantes con representantes de la UHU y de entidades colaboradoras. / Alberto Domínguez

Ayer tuvo lugar la presentación del proyecto, que contó con empresas colaboradoras, para que todo el proceso se pueda desarrollar. Y es que los participantes reciben de la organización el motor de la futura motocicleta, los neumáticos y el sistema de frenos; el resto de las piezas y el diseño del prototipo lo tienen que elaborar los estudiantes. "La Fundación Atlantic Copper viene colaborando desde el principio con el proyecto, que conjuga muchos valores y áreas de conocimiento, desde lo empresarial hasta todas las áreas de la ingeniería", señaló el director general de la Fundación, Antonio de la Vega. Por su parte, la directora ejecutiva de Desarrollo de Personas y Organizaciones, Lola Pelayo, puso en valor la "importancia que tiene la sinergia de empresas y universidad no solo en proyecto como estos, sino en proyectos que están impulsando el desarrollo social a través de la innovación".

"Hoy lo que hemos hecho ha sido presentar a la sociedad y a las empresas el proyecto", apuntó el profesor encargado de coordinar el proyecto en la UHU, Juan Carlos Fortes. A partir de ahora "hay que diseñar el proyecto empresarial de cómo vamos a conseguir financiación, la organización, el modo de entrada de los productos... le dedicamos mucho tiempo y esfuerzo. Lo único que hay que tener son ganas de trabajar". Uno de los alumnos que ha participado en las últimas dos ediciones ha sido Guillermo López. Su función ha sido jefe de equipo y de diseño. "El proyecto me ha dado muchas competencias transversales" donde se mezcla el diseño, la fabricación, el contacto con las empresas o incluso aspectos que no tienen nada que ver con la ingeniería. "El trabajo en equipo es la base. La constancia, la consistencia y la perseverancia".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios