Ignacio Caraballo/ presidente de la Diputación La provincia de Huelva frente al coronavirus

  • Artículo de Ignacio Caraballo, presidente de la Diputación de Huelva

Ignacio Caraballo, presidente de la Diputación de Huelva. Ignacio Caraballo, presidente de la Diputación de Huelva.

Ignacio Caraballo, presidente de la Diputación de Huelva. / Alberto Domínguez (Huelva)

La pandemia provocada por el coronavirus Covid-19 es una crisis sanitaria mundial cuyas consecuencias se han extendido a todos los niveles: social, económico, geopolítico… y en estas circunstancias excepcionales, lejos de acobardarse o encerrarse en sí misma, la ciudadanía está demostrando una generosidad y solidaridad que pone el listón muy alto a quienes tenemos la responsabilidad de gestionar el bien público. 

Se nos exige estar a la altura de la responsabilidad que demuestran cada día las ciudadanas y ciudadanos, los que se quedan en casa para parar el contagio y los que trabajan dando lo mejor de sí para atender a la población, desde el sector sanitario, al que aplaudimos cada día todos a una, a las personas que hacen posible que tengamos acceso a los alimentos, medicinas, información, seguridad en nuestras calles, atención a los más vulnerables... La sociedad ha conseguido que esa responsabilidad sea viral.

Como gestores públicos tenemos que responder con colaboración, cooperación y altura de miras, porque en la primera línea de esta crisis estamos las administraciones locales. Somos la avanzadilla del Gobierno de España en este Estado de Alarma y nuestro sitio está al lado de las personas, codo con codo -nunca mejor dicho- con las ciudadanas y ciudadanos. 

Los Ayuntamientos y la Diputación, están ofreciendo toda la ayuda que está a nuestro alcance -y procurando la que no está- con la atención prioritaria a los más vulnerables. 

La Diputación que represento está perfilando contrarreloj las medidas económicas para complementar el Real Decreto del Gobierno, centrándonos en los recursos sociales. Utilizaremos el superávit de nuestro presupuesto de 2019 y todos los recursos del presupuesto de 2020 que dejemos de gastar por la suspensión de planes y actividades. 

Tenemos que ser creativos en el aprovechamiento de los recursos y co-gestionar. No sé si esta palabra existe pero esta situación no tiene precedentes y si no hay palabras para afrontarla tendremos que inventarlas. Diputaciones, ayuntamientos, mancomunidades, grupos de desarrollo rural, movimientos asociativos… todos a una, compartiendo la misma responsabilidad: frenar el contagio y paliar las consecuencias de esta crisis.

Ya hemos dado muestras, como la casa de todos los ayuntamientos, de esta nueva forma de trabajar: los efectivos del Consorcio Provincial Contra Incendios apoyan las tareas de desinfección de los municipios con menos recursos en los lugares públicos como mercados, farmacias, panaderías, paradas de autobuses...; la Unión de Pequeños Agricultores aúna también esfuerzos, aportando sus equipos de fumigación; los municipios con más recursos ceden sus instalaciones a las autoridades públicas sanitarias... Todos arrimamos el hombro.

Este es un ejemplo de los planes de acción que se hacen y ejecutan al día. No tenemos mucho margen para la estrategia porque este es un virus desconocido y no podemos predecir cómo nos afectará mañana. Pero pueden estar seguros de que no hay horas suficientes en el día para quienes están al frente de las administraciones y que no descansaremos para cumplir con nuestro objetivo y el de todos: paliar en nuestros pueblos y ciudades esta crisis generada por la pandemia del coronavirus.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios