Huelva

Los profesores denuncian unos servicios mínimosambiguos

  • El colectivo interino mantiene sus movilizaciones como parte integrante de su huelga

Algunos participantes en la cacerolada ante la Delegación Territorial de Educación, ayer. Algunos participantes en la cacerolada ante la Delegación Territorial de Educación, ayer.

Algunos participantes en la cacerolada ante la Delegación Territorial de Educación, ayer. / álex fernández

Un grupo de docentes interinos y de representantes de algunos sindicatos se concentraron ayer ante la Delegación Territorial de Educación para protagonizar una cacerolada. Con esta iniciativa, estos docentes que iniciaron esta semana una huelga hasta el 30 de junio, mantienen sus movilizaciones que incluyen una manifestación celebrada el pasado jueves en Sevilla y en la que participó un buen número de profesores procedentes de la provincia. Ante el paro que están protagonizando, lamentan que la Junta ha puesto unos servicios mínimos que consideran ambiguos ya que "recargan toda la responsabilidad en los directores de los institutos", según señala una nota de la Asamblea de Interinos de Huelva.

Durante la concentración de ayer, Isabel López, del sindicato Ustea, reclamó un interlocutor válido para dialogar con la Consejería de Educación y siguió mostrando sus dudas sobre la estabilidad de estos docentes: "Aunque la consejería ha declarado que ninguno de estos profesores se va a quedar fuera, nos tememos que en próximo años pueda suceder". De este modo, López insistió en la necesidad de que se configure un plan de estabilidad que dé seguridad a estos profesionales. Todo ello se está pidiendo en un panorama en el que se van a celebrar unas oposiciones que además, vienen dotadas de muchas plazas con lo que de alguna manera, se quiere compensar los recortes de convocatorias realizadas durante los peores años de la crisis.

Ustea, como el resto de los colectivos convocantes de la huelga, considera injusto el sistema de acceso a la docencia aunque este punto compete a la Administración central. No lo es sin embargo, el plan de estabilidad que sí apunta directamente a la Consejería de Educación. Los convocantes de la huelga no entienden cómo estos docentes, que tienen sobrada experiencia profesional, se han de jugar el futuro a una carta cada vez que hay una convocatoria de oposiciones y más aún teniendo en cuenta, que la inmensa mayoría las tiene aprobadas aunque no consiguieran plaza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios