deberes de sánchez con huelva | los retos del ayuntamiento

El primer desafío municipal: salir del yugo del plan de ajuste

  • Con Montero en Hacienda todo apunta que se allanará la negociación del equipo de gobierno con el Ministerio para la salida del Consistorio del plan de rescate de 2014

La Corporación Municipal, durante uno de los últimos plenos del Ayuntamiento capitalino. La Corporación Municipal, durante uno de los últimos plenos del Ayuntamiento capitalino.

La Corporación Municipal, durante uno de los últimos plenos del Ayuntamiento capitalino. / alberto domínguez

De Montoro a Montero. Con el consumado relevo en La Moncloa, el equipo de gobierno municipal tiene más fácil la negociación con Hacienda para que el Ayuntamiento pueda zafarse del plan de ajuste al que se acogió en 2014, cuando estaba gobernado por el PP.

Al menos, ese es el lógico vaticinio que se impone al estar ahora el Ministerio bajo la tutela 'amiga' de María Jesús Montero, quien fuera consejera de Hacienda y Administración Pública de la Junta de Andalucía desde 2013 y en quien, a buen seguro, los socialistas capitaneados por Gabriel Cruz, encuentran esa sensibilidad municipalista que tanto aseguraron echar en falta en Montoro.

Hace dos meses, los augurios no eran precisamente favorables para el equipo de gobierno socialista. No en vano, la Secretaría General de Financiación Autonómica y Local, integrada entonces en la cartera del exministro, fue contundente al señalar a este periódico que, desde una perspectiva jurídica, la revocación del acuerdo plenario del 30 de abril de 2014, por el que el Consistorio pidió acogerse a las medidas del plan de ajuste del Gobierno, "no anula la actuación del Ministerio", por lo que "tampoco podría anular el plan de ajuste en los términos que se pretenden". Unos días antes de aquella respuesta, el Ayuntamiento de la capital había aprobado en un Pleno extraordinario dejar sin efecto aquel acuerdo adoptado en anterior mandato.

La propuesta del equipo de gobierno -fundamentada en una parte del último dictamen del Consejo Consultivo de Andalucía (CCA), que abría la vía a la revocación, que no anulación, al entender que el Ayuntamiento incumplía las medidas para adherirse al plan de rescate- recibió el respaldo de todos los grupos salvo el PP, que votó en contra.

Aunque el asunto es de un calado muy técnico, se espera que con Montero en Madrid todo fluya mejor que hasta ahora. El alcalde de la capital, Gabriel Cruz, ya pidió hace dos meses una reunión al Ministerio de Hacienda para abordar la forma en que se gestionará la situación "desde el respeto a la autonomía financiera del Ayuntamiento pero sin perjudicar a terceros", habida cuenta de los compromisos que se derivaron de las condiciones del plan de rescate. "Tenemos que pagar los préstamos, pero es necesario establecer un marco de orden, seguridad y estabilidad", manifestó. Ahora, esta reunión para la que no hay todavía fecha, se hará con el Ministerio bajo en mando de la exconsejera.

El siguiente peldaño será la convocatoria de un Pleno extraordinario para aprobar inicialmente los presupuestos para 2018, en cuyo borrador ha trabajado el equipo de gobierno en paralelo a la espera del dictamen del Consultivo. De hecho, hace apenas unas semanas, la concejala de Economía, María Villadeamigo, anunció que las nuevas cuentas se presentarán de forma inminente.

Durante los últimos seis años y medio de Gobierno popular en Madrid, otro de los puntos candentes del Ayuntamiento de la capital ( y de otros muchos del país) con Hacienda ha sido el incumplimiento del periodo medio de pago a proveedores, lo que motivó diversos avisos al Consistorio por parte de Montoro para que redujese su morosidad o procedería a intervenir sus finanzas al objeto de que los proveedores puedan cobrar a tiempo.

Fue el pasado 12 de abril cuando el exministro lanzó el último de sus avisos a trece ayuntamientos, entre los que estaba el de la capital onubense, para que en el plazo de dos semanas tomase medidas y corrigiese el incumplimiento del plazo máximo de pago para quedarse en 30 días. Aunque la situación de Huelva no es tan grave como por ejemplo la de Jaén, que tarda 540 días en pagar, sí triplica ese plazo dado por el Ministerio y supera los 97 días.

Tanto Villadeamigo como el portavoz del equipo de gobierno local, Manuel Gómez, explicaron en varias ocasiones que Hacienda simplemente enviaba "una carta modelo tipo" pidiendo información sobre cómo se va a mejorarse el este periodo medio de pago (al objeto de informarse de si había que llevar a cabo medidas nuevas porque no hay liquidez suficiente o si la demora se debe a otras razones). Lo cierto es que estos avisos y el modo de proceder del Ministerio de Hacienda causaba bastante resquemor en el equipo de Gobierno, que siempre ha defendido que el Ayuntamiento tiene liquidez (los pagos de 2018 se realizan con normalidad) y ha achacado la demora a la herencia recibida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios