Hermandad de Huelva El reencuentro entre hermanos

  • Manuel Jesús Montes subraya su compromiso con la Virgen del Rocío y con la Hermandad de Huelva y pronuncia el 50º pregón de esta filial

Manuel Jesús Montes, en el escenario del Gran Teatro. Manuel Jesús Montes, en el escenario del Gran Teatro.

Manuel Jesús Montes, en el escenario del Gran Teatro. / Correa (Huelva)

No era el camino ni la aldea, pero el Gran Teatro tenía ayer todas las esencias del la Romería del Rocío. Se trataba nada menos que del 50º pregón de la Hermandad de Huelva y el honor le correspondió al periodista Manuel Jesús Montes, que fue presentado por otro periodista José Ángel González.Manuel Jesús Montes centró su exposición sobre su reencuentro personal con la Hermandad de Huelva. La presentación de González no dejaba lugar a dudas:Montes es un hombre de la Virgen. Sobre esa base, el pregonero confesó una vez más, su devoción hacia la Blanca Paloma que le ha acompañado durante toda su vida porque para él la Virgen del Rocío es un fundamento insustituible.

Recordó que era hermano de Huelva desde bien pequeño. Los diversos avatares de la vida le habían apartado de la dinámica de la centenaria filial pero cuando el periodista está en su madurez, ha vuelto a lo que nunca dejó de ser sus orígenes como onubense, cristiano y rociero. De este modo tuvo la oportunidad el pasado año, de volver a hacer el camino como cuando era pequeño, y volver a destapar el frasco de las esencias rocieras más auténticas. Para el pregonero, “las vivencias del camino y en la aldea te enseñan muchas cosas de la vida y te dan lecciones sobre ella. De hecho, en el transcurso de la vida recuerdas todo lo que te ha ido enseñando el Rocío”.

Manuel Jesús Montes recordó la sentencia que le compartió un hombre sencillo que quizá sean los que mejor saben expresar los grandes secretos de la vida. Era un carretero que ante la pregunta del periodista sobre qué significaba para él el Rocío, el carretero le contestó categóricamente:El Rocío es la vida, frase con la que el pregonero se siente plenamente identificado.

Manuel Jesús Montes expresó lo que significa Huelva para el mundo rociero y para la capital. No solo es de las filiales más señeras sino que “la hermandad tiene un peso específico y eso lo reconoce Almonte y el resto de las hermandades”. Asimismo se detuvo en un silencio que habla por sí solo. El orador apuntó con ello al “silencio que se queda en la capital cuando Huelva deja la ciudad el jueves; un silencio sintomático de lo que es para esta capital su hermandad, aparte de que su salida es de los acontecimientos que más movilizan a los onubenses”.

Este L Pregón de la Hermandad de Huelva fue además, punto de encuentro de diversas autoridades civiles aparte de las representaciones de las distintas hermandades de gloria y penitencia. Como no podía ser de otra manera, y ante la presidencia del Simpecado, se oyó la flauta y el tamboril así como las voces de Jeromo Segura y Ana de Caro.Tras el acto, y como es tradicional, la casa de hermandad celebró la caldereta en su patio central como un cariñoso acto de homenaje a Manuel Jesús Montes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios