Huelva

El pequeño comercio del litoral de Huelva vende la mitad que hace un año

  • Las tiendas de ropa de baño mantienen sus ventas y aguantan la actual crisis

Una familia compra prendas de baño en una tienda ubicada en la calle Ancha de Punta Umbría. Una familia compra prendas de baño en una tienda ubicada en la calle Ancha de Punta Umbría.

Una familia compra prendas de baño en una tienda ubicada en la calle Ancha de Punta Umbría. / Alberto Domínguez (Punta Umbría)

Las ventas del pequeño comercio ubicado en la costa onubense disminuyen notablemente y se sitúan en los valores que se manejan en los meses de enero y febrero, “los más débiles, tras ser los que vienen después de las fechas navideñas”, aseguran a este diario desde la tienda de ropa y complementos Amalia Serrano, emplazada en la calle Ancha de Punta Umbría.

En el mencionado establecimiento lamentan que las ventas hayan decaído un 50% respecto al último verano, sobre todo si se tiene en cuenta que las calles de las zonas costeras cada vez están más pobladas.Esta es, precisamente, una de las escenas que desprende Punta Umbría. De las calles comienza a emanar la alegría que despierta el verano y ya se hace común ver un trasiego de personas similar al de otros períodos estivales. No obstante, los clientes “optan por las terrazas de los bares y las tiendas notamos un descenso de la afluencia”, apuntan desde Amalia Serrano.

Una de las razones que explican la caída tan grande sufrida por la facturación en el pequeño comercio es que “todas las personas que se encuentran en un Erte no tienen alegría para comprar”, tal y como expresaba a esta redacción el presidente de Huelva Comercio, Antonio Gemio.

Colocación de artículos y complementos en un comercio. Colocación de artículos y complementos en un comercio.

Colocación de artículos y complementos en un comercio. / Alberto Domínguez (Punta Umbría)

A ello se le une el “respeto” que aún tiene la ciudadanía a la hora de acceder a un comercio a raíz del coronavirus, a pesar de que todos los establecimientos cumplen con la normativa sanitaria de prevención y seguridad desde la reapertura. Igualmente, Antonio Gemio reflejaba que también influye en la clientela el incremento “de los mensajes de crisis económica en los medios de comunicación”.

De otro lado, hay que reseñar que la tónica es bien diferente en los comercios relacionados con los productos característicos del verano, como sucede con los trajes de baño. Es el caso de Roxanna, donde “mantenemos las ventas al vender bañadores, bikinis y complementos para ir a la playa o a la piscina”.

Desde el citado establecimiento sostienen que su campaña de ventas más fuerte se centra en los meses de junio, julio y agosto y, si bien es cierto que junio ha sido “algo más flojo”, el inicio de julio “ha dejado niveles de venta muy similares a los del último verano”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios