Huelva

La oposición se rearma para plantar cara a Cruz en el último año de mandato

  • En un curso preelectoral, el PP se propone llevar las propuestas de la candidata a la Alcaldía al salón de plenos

  • IU se deja a Arazola en su confluencia con Podemos y se quedará con 2 ediles

La Corporación Municipal, durante la votación de una moción en un reciente Pleno. La Corporación Municipal, durante la votación de una moción en un reciente Pleno.

La Corporación Municipal, durante la votación de una moción en un reciente Pleno. / alberto domínguez

Con el influjo de las municipales (a las que precederán las autonómicas) y un cronómetro incesante que marca ya el tiempo de descuento hasta mayo, el último año del mandato municipal se presenta con cambios en la oposición municipal y con mucho trabajo por delante para plantar cara a un equipo de gobierno que tiene aliados importantes, como los fondos europeos de la Edusi, que le permitirán poner en marcha obras de envergadura en la capital.

Frente al sosiego y la comodidad que otorga el poder, el resto de grupos y los dos ediles no adscritos tendrán que poner todo su empeño para lograr que sus propuestas se cumplan, ejercer la correspondiente labor de control a los socialistas y velar por los intereses de los onubenses, más allá de los intereses electoralistas.

El PP aspira a tomar las riendas tras tres años de crisis en la bancada de la resistencia. De hecho, esta mañana comparecerán ante los medios la candidata a la Alcaldía, Pilar Marín, y la portavoz del grupo municipal, Pilar Miranda, para escenificar un nuevo tiempo y avanzar las principales directrices que seguirá el principal grupo de la oposición, en sintonía con la estrategia de una candidata que ya entra en juego.

La situación es difícil por las diferencias entre algunos ediles, así como por las discrepancias de un sector con la dirección provincial. Sin embargo, más allá de este panorama, el grupo afronta el nuevo curso político con dos ejes centrales de actuación.

Según avanzó ayer su portavoz, se reforzará la labor fiscalizadora de la gestión municipal con un objetivo claro: "Que el Ayuntamiento atienda las necesidades de los onubenses y dé respuesta a los retos de una ciudad que está sujeta a los vaivenes caprichosos del equipo de gobierno socialista y a su incapacidad manifiesta por resolver los problemas".

Además, el PP se propone "seguir recabando las inquietudes y demandas de los vecinos" y quiere ser, especialmente, "la voz de los barrios más castigados por la apatía del alcalde". "Huelva sufre la falta de gestión y la constante improvisación del alcalde y sus concejales", aseguró Miranda.

Por otro lado, el grupo municipal del PP será "pieza clave" para trasladar las propuestas e iniciativas de la candidata a la Alcaldía al salón de plenos del Ayuntamiento y tratar así de lograr el respaldo de los demás representantes de la oposición para su desarrollo y puesta en marcha. "El grupo será vía de transmisión directa entre la candidatura de Pilar Marín y el Pleno municipal", subrayó Miranda quien, además, destacó que la labor y experiencia del PP en el Ayuntamiento tendrá su reflejo en el programa electoral.

Ciudadanos, con una portavoz que sacó adelante el anterior año de mandato en solitario tras la marcha de Ruperto Gallardo y Enrique Figueroa (y que tiene papeletas para ser cabeza de lista aunque también suenan otros nombres) centrará sus propuestas en el empleo, el comercio y en hacer una ciudad más atractiva.

Además, en esta recta final, María Martín advierte de que velará de un modo especial por que no se usen los recursos de forma partidista, algo a lo que "nos tienen acostumbrados los partidos tradicionales".

Una demanda, en este sentido, llevará Jesús Amador al Pleno sobre estado de la ciudad, tras criticar ayer el modo en el que el equipo de gobierno reparte los recursos a determinados colectivos. No obstante, el portavoz de Participa no quiso avanzar más sobre la propuesta, a la espera de desgranarla en la correspondiente sesión.

Inmersos en la confluencia, Participa e IU exigieron la convocatoria urgente del Pleno del Debate de la Ciudad, que tradicionalmente se celebra en el mes de julio y para el que todavía no hay fecha. Lo hicieron en una rueda de prensa protagonizada por el portavoz del partido instrumental de Podemos y por Mónica Rossi, ahora al frente de IU.

Este último grupo perderá un edil y pasará a tener dos, una vez que mañana se celebre la asamblea local extraordinaria, en la que se votará la revocación de Juan Manuel Arazola, que en principio pasaría a ser concejal no adscrito, tras posicionarse de manera diferente a sus compañeros en el Pleno extraordinario en el que se abordó la venta del Recreativo.

Tanto Amador como Rossi argumentaron que comparten un mismo modelo de gestión de la ciudad y un diagnóstico común de los problemas que han surgido en Huelva durante los últimos años, y criticaron el uso partidista que el alcalde, a su juicio, hace de los plenos importantes de la ciudad, como es el caso del de presupuestos, que no se celebró hasta el 10 de agosto.

Rossi explicó que trabajan de forma conjunta en la elaboración de propuestas y que están abiertos a "recoger las ideas e inquietudes de la ciudadanía a través de diferentes canales", mientras que Amador abundó en la "situación de parálisis" en la que está sometida la ciudad y abogó por "salir de una vez de la crisis, tejiendo redes de economía social y sostenible" que ayuden la ciudad a crecer y mirar hacia adelante.

Mesa de la Ría, por su parte, valora que éste es "un momento trascendental" para el futuro de la ciudad, pues en los próximos meses se debería poner en marcha la redacción del nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), por lo que es ahora cuando debe definirse "la recuperación para uso y disfrute de la ciudadanía tanto de los terrenos de la Punta del Sebo como del sistema de cabezos".

Rafael Gavilán está convencido de que los fosfoyesos pasarán de nuevo a la actualidad política, ya que el Ministerio de Medio Ambiente emitirá en breve la Evaluación de Impacto Ambiental del proyecto de Fertiberia, por lo que permanecerá "vigilante" para que el tema no se cierre en falso.

Ruperto Gallardo, bajo el paraguas de la nueva formación Creo en Huelva, mira ya a los próximos comicios y, al igual que Enrique Figueroa centrará su labor en la ayuda a las empresas y en la demanda de que, una vez aprobados los presupuestos, se ejecuten las mociones que se quedaron en el tintero por falta de recursos. A Gallardo le preocupa la cohesión de la ciudad, con barrios integrados; que se desarrolle el proyecto Puerto-ciudad, que mejore la limpieza, el transporte público, y se logre la solución definitiva al problema de los fosfoyesos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios