Huelva

La ocupación hotelera onubense en julio cae a un 42% con 56.000 turistas menos

  • El coronavirus causa el desplome de los números turísticos de la provincia

  • Hay cerca de 1.700 trabajadores menos y las pernoctaciones descienden un 48,5% con respecto a 2019

Bajada hasta la playa de El Portil en una tarde de este verano. Bajada hasta la playa de El Portil en una tarde de este verano.

Bajada hasta la playa de El Portil en una tarde de este verano. / Josué Correa

Se produjeron los malos pronósticos. El coronavirus ha tenido un impacto directo sobre el turismo de la provincia de Huelva, actividad que es uno de los pilares económicos imprescindibles del territorio onubense tanto por su productividad como por la generación de empleo. La Covid-19 ha dejado a miles de personas en el paro, a otras tantas en Erte y si se suma el miedo al contagio como la incertidumbre de los brotes nacionales, el resultado son los números que reflejó ayer el Instituto Nacional de Estadística. Huelva perdió en julio a un total de 56.122 turistas en comparación con el mismo mes del año anterior y la ocupación media hotelera cayó hasta el 42,45%.

La provincia de Huelva ha pasado del mejor año de su historia (2019) al que va a ser el peor desde que se tienen registros puesto que poco hace indicar que se cumpla una utopía en los meses venideros. La caída de los números es generalizada en Andalucía, donde seis provincias registraron un descenso mayor que Huelva en cuanto al número de visitantes de un modo porcentual. Mientras que el territorio onubense pierde un 34,97% de visitantes, Sevilla o Córdoba restan un 71,6% y un 69,93%, respectivamente. En provincias de costa como Málaga se cede un 60,9% de turistas, mientras que Cádiz lo hace con un 36,84%. Jaén es el espacio andaluz donde menos visitantes pierde con un 33,23%. En las Islas Baleares, por ejemplo, ha hecho incluso un daño superior, con una pérdida del 80,3% de turistas.

La cifra de visitantes en la provincia de Huelva en el mes de julio fue de 104.355, lejos de los 160.477. Aunque el territorio onubense no tiene al turista extranjero como mayoritario, es en este campo donde el daño ha sido mucho mayor. Las restricciones, las recomendaciones de distintos países y la cuarentena a la vuelta en otros pocos ha llevado a una caída del 75,6% de estos visitantes pasando de 27.231, que se registraron en 2019, a los 6.641 de este pasado mes. Por otro lado el turismo nacional descendió un 26,6% al pasar de 133.246 visitantes a los 97.714 de este ejercicio.

El descenso del número de turistas que confiaron sus vacaciones en Huelva es una consecuencia directa en la cifra de pernoctaciones, que cayó casi a la mitad. Mientras que en julio del año pasado se registraron 680.896 noches, este año sólo se contaron 350.172. Las pernoctaciones de visitantes españoles descendieron de 527.333 a 328.741, mientras que la de los turistas extranjeros de 153.563 a 21.431, un 86% menos.

Varias personas pasean en las inmediaciones de un hotel de la costa onubense. Varias personas pasean en las inmediaciones de un hotel de la costa onubense.

Varias personas pasean en las inmediaciones de un hotel de la costa onubense. / Rafa del Barrio

Incluso los que decidieron hacer las maletas en el mes de julio con dirección a Huelva hicieron cambios con respecto a años anteriores: viajaron pero se quedaron menos tiempo. Si la estancia media en los meses de julio de los años anteriores superó siempre los cuatro días, en esta ocasión el número de jornadas se quedó en 3,36. Poniendo un ejemplo, es como si el año pasado el visitante llegase a la provincia un martes o miércoles para irse un domingo, mientras que este año ha llegado un jueves para irse el domingo.

A pesar del año especial y de malos datos a causa del coronavirus, la procedencia de los turistas nacionales no varió apenas. Los andaluces fueron de nuevo los visitantes mayoritarios de la provincia de Huelva. Este año incluso más. El 59% de los turistas, concretamente, que supone más de nueve puntos que el año pasado. Los madrileños siguieron la lista con un 12,42% y completaron el podio los extremeños con un 11,35%.

La pérdida de turistas se ve siempre reflejado en la ocupación media, como es lógico. La provincia registró un 42,45% de ocupación hotelera, por lo que la caída fue de más de treinta puntos con respecto al año pasado (73,06%). Lo que sí es cierto es que hubo una pequeña diferencia en el número de plazas disponibles de un año para otro. Mientras que este año se abrieron 25.788 el ejercicio anterior se contabilizaron 28.882. Y es que hubo 147 establecimientos abiertos, 16 menos que en julio de 2019. El daño al empleo en este verano atípico también es reseñable. Según el Instituto Nacional de Estadística, en julio del año pasado se contabilizaron 4.818 trabajadores hoteleros mientras que este año 3.185. Habrá que esperar para conocer cuánto daño hace el coronavirus al sector en agosto, mes vacacional por excelencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios