Huelva

Las nuevas medidas generan “preocupación” a los onubenses

  • La población se divide entre los que creen que “hay que actuar ya” y los que rechazan el “encierro” domiciliario

Onubenses paseando por la calle Concepción de Huelva. Onubenses paseando por la calle Concepción de Huelva.

Onubenses paseando por la calle Concepción de Huelva. / Josué Correa

Preocupación. Es la sensación más común entre los onubenses ante las nuevas medidas anunciadas por el Gobierno para doblegar la curva de la segunda ola de la pandemia. A pesar de que hasta ahora la provincia sigue siendo una de las menos castigadas de España por el coronavirus, el notable aumento de contagios en los últimos días comienza a inquietar a muchos ciudadanos. A la espera de que en las próximas horas el Gobierno central apruebe un estado de alarma que de cobertura legal a las nuevas medidas de restricción de movilidad y toques de queda, los onubenses sienten que “otro confinamiento sería una ruina para la ciudad”.

“No nos podemos permitir perder más empleos, más cierres de negocios, sería una catástrofe”, dice José, sanjuanero que lleva 30 años viviendo en la capital.En cuanto a las medidas adoptadas en otras ciudades andaluzas como Sevilla o Granada, en las que desde esta noche los bares y comercios deberán cerrar a partir de las 22:00, la población onubense se divide entre los que consideran “que en Huelva no es necesario llegar a ese extremo porque aquí la incidencia es bastante menor” y los que opinan que “deberíamos hacer lo mismo si no queremos terminar como en otras ciudades”.

"No nos podemos permitir más cierres y pérdidas de empleo, sería una catástrofe"

Uno de los sectores más perjudicados por la pandemia es el hostelero. En Huelva, a día de hoy tienen permitido la apertura de bares y restaurantes hasta la una de la madrugada, pero reina la incertidumbre sobre si este horario va a cambiar al igual que se ha hecho en otras provincias. Los hosteleros piden que “no se ataque más a la hostelería”. La situación es bien distinta según el negocio. Sólo basta con salir cualquier fin de semana por las calles más céntricas de la capital para comprobar la gran afluencia de público, especialmente en lugares como Pablo Rada, plaza de Las Monjas o Gran Vía. Los propietarios de algunos locales, como Manuel, reconocen que “poco a poco vamos recuperándonos de las duras pérdidas sufridas en los meses anteriores”, otros siguen “sufriendo” unas consencuencias “irreversibles”. Tal vez los locales más perjudicados son aquellos que no cuentan con terraza, ya que lagran parte de la clientela “busca sentarse en espacios abiertos”, aunque “cuando llegue el frío ya veremos”.

Los pubs nocturnos atraviesan una situación “más delicada” porque el cierre de establecimientos a horas tan tempranas les afecta considerablemente. “Estamos sufriendo grandes pérdidas difíciles de recuperar”, denuncia el propietario de un pub del centro de Huelva. Aunque han tratado de reinventarse y de potenciar el horario de tarde para tratar de paliar la situación, “no es suficiente”. Muchos consideran que “el problema no está en el ocio nocturno ya que hacemos que se respeten las medidas exigidas” pero algunos trabajadores, como Raúl, reconocen que cada fin de semana se “enfrentan” a clientes que “no terminan de obedecer del todo”.

Todavía hay clientes que no respetan las medidas establecidas

El comercio no vive una situación mucho más halagüeña en la provincia de Huelva. Ya son muchos los establecimientos que han tenido que cerrar sus puertas y otros tantos que se lo están planteando. Algunos tratan de tomar medidas que incentive el consumo como la bajada de precios en sus productos. Algunos propietarios temen que la segunda ola de la pandemia termine con “más desempleados para nuestros comercios”. Muchos profesionales del sector asumen su “intranquilidad” porque desconocen “cuál va a ser nustra situación en los próximos meses”. La incertidumbre reina en la provincia.

Lo que parece inevitable para la gran mayoría es la sensación de “agobio” que empieza a apretar al pensar en un nuevo confinamiento domiciliario a corto plazo. Durante estos días, los psicólogos repiten que el encierro puede aumentar la sensación de angustia, los pensamientos catastrofistas e incluso generar síntomas depresivos. Los temores sobre los impactos del virus en la salud, las preocupaciones por los miembros de la familia, el aislamiento social extendido, los problemas económicos y la incertidumbre han causado angustia a personas de todo el mundo. El SARS-CoV-2 también ha provocado la “obsesión” al contagio y el “miedo” a salir de casa.

Muchos ciudadanos ya incluso planean el traslado a otros lugares la provincia, especialmente a zonas de costa o pequeños municipios de interior donde poder llevar el confinamiento “alejados de la multitud de la capital”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios