Huelva

Los médicos quieren que no se repita el "colapso" causado por la gripe

  • Los facultativos piden el refuerzo de plantillas y que se sustituyan las bajas de los profesionales

Pacientes a la espera de la vacuna contra la gripe, en el centro de salud del Molino de la Vega. Pacientes a la espera de la vacuna contra la gripe, en el centro de salud del Molino de la Vega.

Pacientes a la espera de la vacuna contra la gripe, en el centro de salud del Molino de la Vega. / josué correa

Los médicos de Atención Primaria no quieren que se repita lo que ha sucedido este año con la epidemia de gripe y transmitirán al Servicio Andaluz de Salud (SAS) una serie de propuestas para que la asistencia a los pacientes para el invierno de 2019 corra por mejores cauces que lo acontecido, especialmente en los pasados meses de diciembre y enero.

De hecho, hace escasos días hubo una reunión en el Colegio de Médicos a la que asistieron facultativos de todos los centros de salud de la capital así como de otros lugares como Lepe, Gibraleón, Cartaya, Bollullos y el Andévalo Occidental.

Actualmente no se cumplen las ratios de médico por número de pacientes del SAS

El promotor de esta iniciativa es el médico del centro de salud del Torrejón Antonio Ortega. El facultativo explicó que la reunión del Colegio de Médicos tuvo como propósito, "poner en común cómo se había vivido la epidemia en estos meses y las causas por las que se había llegado a la saturación de los centros de salud y qué medidas pueden tomarse para que no se vuelva a repetir".

Aunque es cierto que en esta ocasión han confluido algunas circunstancias que podrían entenderse que no son habituales cuando comienza una campaña de gripe, también es cierto que para estos médicos se pueden tomar una seriar de medidas que amortigüen en el futuro las carencias asistenciales que se han sufrido durante las semanas anteriores.

Entre esas medidas que los facultativos quieren trasmitir a los responsables del SAS en los distritos de Atención Primaria de la provincia pasan porque se acabe con la ausencia de un plan de refuerzo para estas circunstancias: "Entendemos que no se puede tener un número grande de médicos en reserva para afrontar unas circunstancias como las que hemos vivido pero también hay que tener en cuenta que no se realiza ningún tipo de sustituciones de los facultativos que por una causa u otra se ausenten de su trabajo" y eso sea uno o los que falten en un determinado centro de salud. Otra de las circunstancias que los facultativos quieren que se aborden de una vez por tordas es lo que consideran una infradotación de las plantillas, "algo que venimos padeciendo desde hace ya unos años y que no se trata de un mal coyuntural". La situación actual es tal que ni siquiera se cumplen los cupos establecidos por el propio SAS que marcan una ratio de un médico de familia por 1.500 pacientes y 1.200 en Pediatría. La cifra baja a 1.250 cuando se trata de un centro de salud situado en una zona de transformación social (ZTS). Todo esto repercute en algo que para Ortega es esencial: la falta de educación sanitaria ya que ésta debe arrinconarse en favor de la actividad meramente asistencial que es la que cubre la inmensa parte del tiempo de los médicos; "esa falta de tiempo para realizar educación social entre la población también les afecta a los enfermeros que, cuando tienen que poner las vacunas contra la gripe, solo tienen tiempo para el pinchazo y es una oportunidad perdida para transmitir una serie de consejos sanitarios" Esa falta de educación en temas de salud hace que "época de gripe muchas personas acudan al centro de salud por tener durante 24 horas fiebre. Incluso hay algunos que ya van a consulta antes de que les afecte a gripe".

A toda esta situación que viene arrastrándose desde hace años, hay que añadir que la epidemia de gripe se ha adelantado en esta ocasión y que ha habido más casos de gripe "porque la vacuna en esta ocasión ha sido menos eficaz". Todo ello ha contribuido a que la situación "se haya ido de las manos y la población ha sufrido las consecuencias". Las circunstancias han sido tales que ha habido tardes en las que a las 18:00 ya estaban todos los números dados para las consultas de Urgencias. Hay que recordar que todos los centros de salud de la capital tienen un servicio de Urgencias, que consta de tan solo un médico, que pasa consultas de 15:00 a 20:00. La afluencia de pacientes ha sido tan intensa que estas consultas también se han colapsado. Ante este panorama, el recurso final es ir a las Urgencias hospitalarias donde la situación no es mucho mejor: "Lo que la gente ha vivido ha hecho que en muchos casos pierdan su confianza en la Atención Primaria y acaban por recurrir a las Urgencias del hospital".

Los facultativos participantes en la reunión del Colegio de Médicos remitirán en breve a los distritos sanitarios de Atención Primaria, sus propuestas. Éstas pasan porque haya un refuerzo adecuado de las plantillas cuando se alcancen los picos de incidencia de la gripe, que se implante la tasa de reposición del 100% de las sustituciones que deben hacerse sobre las bajas o vacaciones que tomen los médicos y finalmente, que se adecuen los cupos médicos a las ratios establecidas por el propio SAS.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios