Universidad

La mecanobiología acerca el trabajo de ingenieros y médicos en los hospitales

  • La Universidad Internacional de Andalucía apuesta por un curso cuyo objetivo es solucionar los problemas clínicos

José Antonio Sanz, Beatriz Aranda, María de la O Barroso y Juan Mora durante la presentanción del curso de verano en la Sede Santa María de La Rábida. José Antonio Sanz, Beatriz Aranda, María de la O Barroso y Juan Mora durante la presentanción del curso de verano en la Sede Santa María de La Rábida.

José Antonio Sanz, Beatriz Aranda, María de la O Barroso y Juan Mora durante la presentanción del curso de verano en la Sede Santa María de La Rábida. / Josué Correa (La Rábida)

Investigación y progreso como punto de partida. La Universidad Internacional de Andalucía (UNIA) ha contado durante esta semana con tres cursos a los que se pondrá fin durante el día de hoy. El primero de ellos fue el de los vinos, cuyas clases se han impartido en distintos lugares de la provincia como Bollullos par del Condado o Isla Cristina; el segundo tuvo como hilo conductor la escritura de novela y el último de ellos ha sido uno de los más esperados y ha estado enfocado a la ingeniería.

Así, el curso Mecanobiología: una visión de los problemas clínicos abordados por ingenieros tuvo su inicio el pasado lunes y fue presentado ayer bajo la presencia de la vicerrectora de Ordenación Académica, Grado y Posgrado de la Universidad de Huelva, Beatriz Aranda; la directora de Secretariado de la Sede Santa María de La Rábida, María de la O Barroso; el director del curso, José Antonio Sanz y también el investigador y profesor de la Universidad de Huelva, Juan Mora.

A lo largo de estos días, los alumnos han contado con la participación de siete profesionales entre los que han destacado médicos e ingenieros de las universidades de Huelva y Sevilla. Durante sus ponencias, estos expertos han tratado las distintas perspectivas de esta rama científica, además de la colaboración entre la ingeniería y la medicina con sus correspondientes aplicaciones clínicas en cardiopatías congénitas o la caracterización, modelización y simulación de procesos de regeneración ósea.

Este curso se alza como uno de los más interesantes que ha acogido la Sede Santa María de La Rábida en estas dos semanas de programación de verano, donde el éxito ha sido rotundo por parte de estudiantes y profesores.

En la sesión inaugural, María de la O Barroso se mostró contenta porque este es el primero de los dos cursos que la Universidad Internacional de La Rábida realizará junto a la Universidad de Huelva. Para la directora de secretariado “este es un hecho muy importante porque debemos seguir trabajando de forma conjunta”.

Como vicerrectora, Beatriz Aranda explicó que “este curso tiene un gran impacto social porque se centra en una investigación puntera en este momento” y comentó la necesidad de “dar soluciones a los problemas médicos existentes a través de la metodología de la ingeniería mecánica”. Para Aranda, esta temática es algo que importa mucho en la sociedad y que se aborda desde una perspectiva diferente a través de este curso, por lo que hizo un guiño y deseó que “este curso se siga realizando en ediciones posteriores”.

Por su parte, José Antonio Sanz comentó que “estas clases son un vehículo para explicar nuestros avances, que apenas son conocidos en España”. En contraposición a ello, hizo hincapié en el gran impacto de estas aplicaciones en Estados Unidos y su iniciación en Huelva y Sevilla a través de las universidades. En este curso han participado dos médicos del Hospital Universitario Virgen del Rocío (Sevilla), Israel Valverde y Miguel Ángel Giráldez que han coincidido en la necesidad de crear un departamento destinado a ingenieros en los propios centros sanitarios, además de la colaboración de estos profesionales en reuniones u operaciones debido a que su criterio es esencial a la hora de trabajar en su día a día.

Así, Sanz afirmó que “actualmente la sanidad se apoya mucho de la tecnología y depende de su éxito la calidad de vida de las personas”. Para el director del curso, esta ha sido una de las grandes claves del encuentro además del interés que ha despertado en la biología la componente mecánica”. Así, señaló que “hay muchos factores biológicos, entre ellos el cáncer, que tienen una componente mecánica que se desconocía y que se está desarrollando ahora a través de la metodología y los conocimientos de la ingeniería”.

Como conclusión a este curso intervino Juan Mora, que resaltó “la importancia que tiene para un alumno de ingeniería conocer la mecanobiología y su aplicación en concreto porque en España se ha avanzado poco y no se contempla en los planes de estudios actuales”. Para el investigador de la Universidad de Huelva, este curso es “una oportunidad para que mis alumnos aprendan sobre este tema ya que no lo podemos tratar en nuestras clases y me alegra ver que se preocupan por las aplicaciones de su carrera con la sanidad” y animó a las instituciones a continuar con el proyecto.

Etiquetas

, ,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios