Huelva

Un mayor reconocimiento nacional para el 3 de agosto

  • El presidente de la Real Sociedad Colombina critica, en la sesión extraordinaria celebrada en el Monasterio de La Rábida, que "no se le dé el protagonismo que se merece" a la gesta del Descubrimiento de América

Un momento de la sesión extraordinaria de la Real Sociedad Colombina Onubense, que se celebró ayer en el claustro mudéjar del Monasterio de La Rábida. Un momento de la sesión extraordinaria de la Real Sociedad Colombina Onubense, que se celebró ayer en el claustro mudéjar del Monasterio de La Rábida.

Un momento de la sesión extraordinaria de la Real Sociedad Colombina Onubense, que se celebró ayer en el claustro mudéjar del Monasterio de La Rábida. / reportaje gráfico: canterla

La Real Sociedad Colombina Onubense, fiel a su compromiso con la historia, volvió a rememorar ayer, 526 años después, la salida de las carabelas descubridoras desde el Puerto de Palos, en un acto celebrado en el Monasterio de La Rábida que comenzó con una misa en la iglesia y continuó con una sesión extraordinaria en el claustro mudéjar, presidida por el almirante de la Flota, Juan Rodríguez, y el presidente de la entidad, José María Segovia, en la que participaron los alcaldes de Huelva, Gabriel Cruz; Palos de la Frontera, Carmelo Romero, y San Juan, Rocío Cárdenas, así como la teniente alcalde de Moguer, Lourdes Garrido; el delegado territorial de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, Manuel Ceada, y el prior del Monasterio, fray Francisco García.

"Un año más nos reunimos en el convento de La Rábida para homenajear a los marineros que escribieron las páginas más gloriosas de la historia", apuntó el secretario de la entidad, Eugenio Toro, que abrió la sesión e intervino como mantenedor de un acto en el que hubo palabras de despedida, para el prior ya que tras doce años deja el Monasterio de La Rábida, y para el almirante de la Flota, que pasará a la reserva en el mes de septiembre, y también de bienvenida, al nuevo comandante naval, el capitán de fragata Mariano Ugarte.

Rocío Márquez destaca que el americanismo tiene su origen en la Sociedad Colombina

En su intervención, el presidente de la Real Sociedad Colombina Onubense manifestó que "ya es hora de que el 3 de agosto tenga el reconocimiento nacional que se merece y no se le da, seguimos esperando". Apuntó que el Descubrimiento de América, "la gesta más importante, sigue olvidada y, a veces, desconocido para muchos el 3 de agosto heroico y onubense".

Según Segovia, "el 3 de agosto es y tiene que ser el gran día de este rincón andaluz", y el escenario para celebrarlo el Monasterio de La Rábida, "donde comenzó la singladura" hacia un nuevo continente que "esperaba la llegada de un nuevo amanecer". En este sentido, comentó que "nos solidarizamos con las repúblicas americanas, tendemos la mano a esos pueblos en sus necesidades".

Recordó que lleva treinta y tres años como presidente de la Real Sociedad Colombina Onubense, "se aproxima la hora del relevo", pero quiere que se lleve a cabo cuando esté el Museo Colombino en marcha. Se están habilitando para ello varias estancias en el Monasterio de La Rábida. José Bacedoni entregó ayer un cuadro con un dibujo a plumilla de este emblemático edificio para este espacio museístico.

El alcalde de Palos aseguró que "somos afortunados de disfrutar de este 3 de agosto, que conmemora la partida de las carabelas del Puerto de Palos y conmemorarlo en un espacio cargado de simbolismo y de devoción a la Virgen de los Milagros". Señaló que 2018 es un año "doblemente especial y significativo". Se celebra el 525 aniversario del regreso de La Pinta y La Niña, y el 25 aniversario de la coronación canónica de la Virgen de los Milagros por el papa Juan Pablo II, "que la nombró Madre de España y de América, la primera y única coronada personalmente por el Pontífice", a lo que añadió que esta imagen "fue testigo de los acontecimientos del Descubrimiento, ante ella oró Colón y los marineros palermos".

Subrayó que el 15 de marzo de 1493 regresaron las carabelas La Pinta y La Niña al puerto de donde zarparon y "fue un día histórico, los marineros regresaron después de una peligrosa travesía". Según Romero, hay que hacer hincapié "en la importancia del acto de ayer, es nuestra obligación recordar y revivir estas fechas para que perduren en la memoria de próximas generaciones".

La lección magistral corrió a cargo de la profesora de Historia de América de la Universidad de Huelva Rosario Márquez, quien resaltó que "no cabe un honor más grande para una iberoamericanista que hablar en este lugar, en este claustro mudéjar. Representa para mí la consecución de un sueño, no se puede aspirar a más alto honor".

Comentó que a finales de los ochenta del pasado siglo, gracias a la generosidad de la comunidad franciscana, tuvo acceso en las dependencias del Monasterio de La Rábida a libros, revistas científicas y legajos. Cuando procedió a desenmarañar ese cúmulo de papeles se encontró con documentos de la Real Sociedad Colombina Onubense. "Los estudié, leí y consulté y consideré que debía ponerlos en valor y que la Real Sociedad Colombina Onubense debería ser conocida en Huelva y en toda la comunidad universitaria", y es en 1988 cuando su investigación ve la luz.

En 2010 su "cruzada" era que esa documentación tuviera proyección internacional y para ello utilizó las nuevas tecnologías; gracias a la UNIA se llevó a cabo la digitalización de la revista La Rábida, así como las actas de sesiones.

Márquez incidió en que es la primera sociedad americanista que se creó en su momento y pide a las autoridades y universidades su apoyo para "la Colombina del futuro, esta sociedad requiere del esfuerzo de todos. El americanismo tiene su origen en la Real Sociedad Colombina Onubense".

El presidente de la Diputación de Huelva afirmó que, 526 años después de la partidas de las naves colombinas, "La Rábida y la provincia de Huelva deben ser también el punto de partida y el espacio de diálogo contemporáneo entre dos mundos". Indicó que "no podemos vivir de la nostalgia. El futuro se escribe desde el presente y desde la acción".

Caraballo realizó un recorrido por el legado de la conmemoración del 525 aniversario del Encuentro entre Dos Mundos. Destacó que desde el último año la institución provincial ha trabajado intensamente por consolidar y avanzar las relaciones con Iberoamérica. Entre los proyectos más destacados, citó el Observatorio Iberoamericano para el Cambio Climático y el Desarrollo Sostenible, que redundará en el objetivo de hacer de Huelva y los Lugares Colombinos un referente internacional en esta materia. La gestión del Observatorio para el Cambio Climático es una de las principales líneas de trabajo de la Oficina para asuntos iberoamericanos Huelva-América, que será la que vertebre y canalice desde la Diputación todo el trabajo con la comunidad iberoamericana de naciones. También se refirió al III Foro Iberoamericano, centrado en el papel de la mujer iberoamericana en Andalucía, que se celebrará en noviembre.

El prior, por su parte, destacó que la Real Sociedad Colombina Onubense "siempre ha estado pendiente del Monasterio" y desde la Diputación "se ha estado luchando para que las cosas se cuidasen. Se han hecho muchas cosas en La Rábida, pero en el Monasterio, no tanto". También se refirió al Ayuntamiento de Palos, "siempre dispuesto a colaborar para que al Monasterio no le faltara de nada".

El almirante de la Flota indicó que durante su último año en Huelva los onubense han podido disfrutar del portaaviones Juan Carlos I y la fragata Cristóbal Colón recibió aquí su bandera de combate.

La Real Sociedad Colombina Onubense entregó ayer su Colón de Oro a la exsubdelegada, Asunción Grávalos; al regatista Francisco Azcárate y al artista José Bacedoni.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios