Huelva

El jubilado que llevaba droga de Huelva a Mérida en pleno estado de alarma

  • Portaba en el doble fondo de dos neveras 227 gramos de cocaína y cinco kilos de hachís

La autovía de la Plata a su paso por la localidad extremeña de Almendralejo, donde fue detenido en un control. La autovía de la Plata a su paso por la localidad extremeña de Almendralejo, donde fue detenido en un control.

La autovía de la Plata a su paso por la localidad extremeña de Almendralejo, donde fue detenido en un control. / Google Maps

La Audiencia Provincial de Mérida, en la vecina Badajoz, ha desestimado el recurso de apelación presentado por un hombre que fue detenido en la autovía de la Plata cuando trasladaba cocaína y hachís en el coche de Huelva a la capital extremeña. Todo en pleno estado de alarma.

En el auto de la Sección Tercera del órgano colegiado emeritense, al que ha accedido en primicia Huelva Información, consta que este individuo fue arrestado el 15 de abril de 2020, en pleno apogeo de la pandemia de la Covid-19. Circulaba por la A-66 sentido Mérida cuando, a la altura del término municipal de Almendralejo, la Guardia Civil lo paró en el control de personas que se encontraba realizando.

La sorpresa de los agentes llegó cuando localizaron en el interior del Ford Mondeo dos neveras de polispán, ambas repletas de alimentos y con un doble fondo, donde intervinieron "unos 227 gramos de cocaína y más de cinco kilos de hachís".

El reo solicitó en primer lugar su puesta en libertad provisional porque el juez "no pudo valorar" en la comparecencia en que lo envió a prisión "los documentos cuya aportación pretendió en cuanto se le indicó que debía presentarlos por vía telemática por ser los papeles posible foco de contagio del Covid-19".

Asimismo, hizo referencia a su situación económica: "Jubilado con unos ingresos de unos 725 euros, lo que no le hace acreedor de riesgo de fuga". A ello sumó su defensa que "tiene una minusvalía física y sensorial del 60% desde el año 2004", amén de una encefalitis infecciosa con daño neuronal y psicológico que afecta a sus capacidades volitivas y cognitivas, "discapacidad que le hace fácilmente manipulable por terceros, de ahí que le amenazaran para trasladar la droga". Agregó que tiene incapacidad permanente absoluta y que es padre de dos hijos discapacitados.

En el recurso, al que la Fiscalía se opuso de plano, indicaba también que "confesó los hechos al señalar que procedía de Huelva y que creía que sólo transportaba 2 kilogramos de hachís, droga que no manipuló en ningún momento, invocando la existencia de un error en el tipo respecto a la cocaína". Finalmente, negó la existencia del riesgo de fuga, "no conociendo a nadie fuera del territorio nacional y no pudiendo salir de España como consecuencia del estado de alarma", ya que la Audiencia abordó el recurso al inicio del pasado junio.

La Audiencia rechaza su petición de libertad provisional por “riesgo latente” de fuga y reiteración delictiva

La Sala le responde con contundencia en el auto analizado. En primer lugar, indica que "no nos consta que el investigado tenga una incapacidad permanente total, ni una encefalitis infecciosa". Los documentos aportados por la defensa "no dicen eso; sí consta que en el año 2004 –aunque el documento aportado es prácticamente ilegible– le fue reconocida una minusvalía del 60% y el 1 de mayo de 2004 una listeriosis, algo bien distinto de una encefalitis, enfermedad que se suele remitir a las dos o tres semanas".

El tribunal evidencia además que el investigado "tiene un amplio historial penal". Así, destaca que su discapacidad "no le ha impedido ser condenado en numerosas ocasiones y, concretamente, por tráfico de drogas en los años 2011 (dos veces) y 2016".

En tercer lugar, los magistrados apuntan que las circunstancias de su detención "denotan el despliegue de una descarada actividad criminal". Recalcan que "en pleno estado de alarma, cuando estaban prohibidos los desplazamientos salvo motivos justificados", el imputado llegó a circular por tres provincias (Huelva, Sevilla y Badajoz) sin tener inconveniente "en arriesgarse a que le parara la Guardia Civil, lo que finalmente ocurrió".

La Audiencia emeritense destaca además que el hecho de que no pudiera abandonar España hasta el 1 de julio, con el fin de la desescalada, "no impide que eluda la acción de la justicia; para ocultarse de ella, no es necesario salir de nuestro país".

Es más, considera que "tampoco es cierto que el encausado haya reconocido los hechos y haya colaborado con la administración de Justicia". Subraya que llegó a negarlos y no identificó ni a las personas que le entregaron los psicotrópicos ni a las que iban a recepcionarlos. "Si realmente quiere colaborar con la Justicia y obtener la ventaja de una importante rebaja de la pena, su colaboración comienza por responder a esas dos preguntas", sentencia la Sala.

Por último, el tribunal emeritense refiere que “el conjunto de circunstancias que rodean al hecho y al autor no impiden ese riesgo latente” de fuga, ni tampoco la reiteración delictiva. “Valorando las circunstancias del inculpado, sus relaciones familiares, sus ingresos y la existencia de dos hijos minusválidos, si ello no le ha impedido ser detenido con la posesión de una importante cantidad de cocaína y hachís en pleno estado de alarma, nada le impediría volver a hacerlo”, concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios