Cumbre de la industria

La industria supera su récord con una producción de 6.600 millones

  • La producción de las fábricas de la AIQB supone el 10% del total nacional del sector · La industria onubense ha invertido 3.000 millones de euros desde 1990 y ejecutará otros 2.000 hasta 2010

Comentarios 17

La industria de Huelva ha batido de nuevo su récord de producción. Según los primeros datos del cierre del año 2007, ésta se situará en el entorno de los 6.600 millones de euros gracias al crecimiento de la producción y la evolución de los precios de los productos, una cifra que superará con creces la que ya fue un máximo para la industria onubense al superar en 2006 por primera vez los 6.200 millones de euros. Ésta cifra y otras muchas fueron esgrimidas ayer en la Cumbre de la Industria organizada por la Asociación de Industrias Químicas y Básicas (AIQB) de Huelva, en la que se puso de relieve que el sector se encuentra con riesgos para su competitividad futura más allá de la crisis internacional.

En la actualidad, la industria está "relativamente saneada" según el presidente de la AIQB, Gerardo Rojas. Esto se refleja en los datos aportados por la Asociación en una reunión que puso ayer de relieve la importancia de la industria (no sólo química, sino también metalúrgica, de la energía o petroquímica) de la provincia: el valor de su producción supone el 10% del total nacional del sector, convirtiendo al Polo Químico onubense en el tercer núcleo industrial de España, por detrás de los de Tarragona y el Campo de Gibraltar. En los últimos seis años se ha duplicado ese valor de la producción, del que un 40% corresponde a refino de petróleo y gas, seguido de los metales, que acumulan un 28% de esos 6.600 millones de euros. El sector genera además un 10% del Valor Añadido Bruto de la Provincia, al igual que casi aporta el 10% del empleo provincial gracias a los 15.000 puestos de trabajo directos, indirectos e inducidos que se calculan.

Esas cifras de negocio se corresponden con una elevada inversión que también fue expuesta como logro por la industria onubense, que aprovechó ayer la reunión de directivos y técnicos del sector en España y sindicatos y administración para exponer sus virtudes y problemas, en lo que se presentó por parte de Rojas como "un espaldarazo a la industria nacional" y un encuentro "para mostrar a la sociedad lo que somos, para que nos valoren con ecuanimidad". En este sentido, las fábricas agrupadas en AIQB han invertido desde 1990 más de 3.000 millones de euros, de los que 420 se han destinado a mejoras medioambientales en un contexto normativo de una exigencia cada vez mayor en esta materia. De la cifra global, más de 1.600 millones se han empleado en los últimos cuatro años, en los que destacan la construcción de las centrales de ciclo combinado de Unión Fenosa y Endesa, mientras que hasta el año 2010 se espera superar los 2.000 millones de nueva inversión, en este caso gracias especialmente a la ampliación de la refinería de Cepsa, la mayor inversión que se acomete actualmente en el conjunto del sector industrial en Andalucía por un importe de 1.200 millones de euros.

También fueron positivas las cifras de empleo expuestas por AIQB, desde los 54.281 euros de coste laboral medio por empleado (muy superior a la media industrial andaluza) hasta el 95% de contratos indefinidos, cifras que seguirán en la misma línea en el año 2007. Un conglomerado de argumentos por los que Gerardo Rojas afirmaba ayer que la industria no sólo es el mayor inversor privado de la provincia, sino que es "la espina dorsal del desarrollo socioeconómico de Huelva y el pilar en el que se ha sustentado su crecimiento en todos los sentidos". Con un futuro en el que, a juicio de Rojas, existen posibilidades de desarrollo como la transformación para fabricar productos avanzados, pero en el que también existen riesgos y problemas comunes al conjunto de la industria química española, como el elevado coste energético, las deficiencias de infraestructuras de transporte o la profusión normativa europea.

Ante estas cuestiones, la química onubense esgrime una industria "bien situada en competitividad, eficacia, tecnología y tamaño", según el presidente de la Federación Empresarial de la Industria Química Española (FEIQUE), Fernando Iturrieta. El presidente de la patronal química destacó los resultados obtenidos por el sector químico el pasado año, en el que cerró con una facturación de 49.000 millones de euros, lo que supuso un crecimiento del 3,8% respecto al año anterior y un acumulado de un 37% respecto al año 2000. Por subsectores, fue el de la química de la salud el que registró un mayor incremento debido al buen comportamiento del negocio de las materias primas farmacéuticas, mientras la química básica solo creció un 2%.

En cuanto a las cifras de empleo, la evolución también fue de crecimiento según los datos recopilados por UGT: los 136.000 empleos directos de la industria química fueron consecuencia de un crecimiento en 10.000 de los puestos de trabajo respecto a 2006. En el lado negativo estaría la temporalidad: un 90% de los contratos realizados fueron temporales o a través de empresas de trabajo temporal. Un ámbito más en el que trabajar, según reconocieron los sindicatos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios