Sanidad

Cerca de 900 personas pueden estar infectadas de hepatitis C

  • Uno de los grandes retos es diagnosticar a los afectados para agilizar la desaparición de esta enfermedad

Extracción de una muestra de sangre para realizar el diagnóstico. Extracción de una muestra de sangre para realizar el diagnóstico.

Extracción de una muestra de sangre para realizar el diagnóstico. / Correa (Huelva)

Lo que hasta hace muy pocos años era una pesadilla tiene todas las perspectivas de convertirse en una malo recuerdo. Recientemente se ha celebrado el Día Mundial de la Hepatitis y se ha hecho hincapié en dos cosas: que la desaparición de la hepatitis C es cuestión de no mucho tiempo y que hay un colectivo de personas que tienen este virus (VHC) y no lo saben.Cotejando datos oficiales, en Huelva puede haber un contingente de unas 900 personas que tendrían una infección activa de la hepatitis C aunque cerca de 4.000 tendrían anticuerpos positivos frente al virus de la hepatitis C, según los datos de la Encuesta Nacional de Seroprevalencia.

El principal desafío es detectar aquellos que no saben que tienen el virus y poderles efectuar el diagnóstico. Por lo que respecta a los pacientes, éstos han experimentado una auténtica revolución desde que en 2015, el Ministerio de Sanidad, tras una prolongada etapa reivindicativa, diera luz verde a una serie de medicamentos que han supuesto la curación en el casi 100% de los casos. Las perspectivas actuales en cuanto a su erradicación hablan de unos 10 años aunque nadie se atreve a poner fechas ya que la OMS habló incluso de 2020 como fecha final cuando esto es ya imposible de que pueda hacerse realidad.

El portavoz de la Plataforma de Afectados de la Hepatitis C en Huelva, Miguel Ángel González, señaló que desde que se empezaron a aplicar los nuevos tratamientos –todo empezó con el Solvaldi– “no nos ha llegado la existencia de ningún caso nuevo de hepatitis C lo que no significa que no sigan surgiendo”. González se congratuló de que los fármacos, en estos últimos cuatro años se han ido además, perfeccionando ya que los más recientes ya cubren todos los genotipos.

El portavoz de la plataforma nacional, Damián Caballero, recordaba que este tipo de hepatitis había sido la más dañina de este grupo de patologías ya que era la primera causa de trasplante hepático, de cirrosis y de tumor en el hígado. Caballero hizo además mención a los elevados precios de estos medicamentos aunque con el paso de los años han ido bajando. Esa fue precisamente la razón principal por la que fue tan difícil convencer al Ministerio de Sanidad para que los costeara aunque como se está viendo, está causando la erradicación del virus VHC de manera que también desde un punto de vista económico, resulta rentable. Precisamente, la plataforma se ha puesto como reto presentar una iniciativa legislativa popular (ILP) para que se pongan límites a los precios de los fármacos que considera abusivos para algunas enfermedades.

El portavoz de la plataforma onubense añadió que el proceso de distribución de la medicación se inició en los pacientes que tenían la enfermedad en los estadios más avanzados aunque afortunadamente alcanzo a todos. Se estima que unos 500 pacientes fueron los beneficiarios a partir de ese 2015, de los nuevos medicamentos que tienen distribución hospitalaria. En aquel entonces, el primer contingente de pacientes beneficiados fue de 250. El Sovaldi, y posteriores fármacos, supuso además poner punto final al temido Interferón que tan duros efectos secundarios tenía en aquellos a los que se les prescribía y que además tenía una eficacia que no superaba el 50% de los casos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios