Huelva

Coronavirus Huelva: Una guardia atípica en unas fechas señaladas

  • Los sanitarios despiden un año que refuerza el sentimiento de “unidad” tras la “ gran carga física y emocional”

Begoña Merelo, médico especialista en Medicina Interna del Hospital Infanta Elena. Begoña Merelo, médico especialista en Medicina Interna del Hospital Infanta Elena.

Begoña Merelo, médico especialista en Medicina Interna del Hospital Infanta Elena. / M. G. (Huelva)

Los sanitarios despidieron el año "más duro" con una atípica guardia en Nochevieja. El 2020 terminó para ellos del mismo modo en el que se sucedió: extraño. Las restricciones impuestas por la Junta de Andalucía como consecuencia de la Covid-19 marcaron las pequeñas celebraciones que tienen lugar en los centros hospitalarios cuando finaliza un año. Por ello, los héroes de la pandemia, al igual que el resto de ciudadanos, tuvieron que tomar las uvas en pequeños grupos, con la debida distancia de seguridad entre ellos y sin besos y abrazos. 

Para la enfermera de hospitalización del Hospital Infanta Elena, Susana López, fue una Nochevieja "triste", tanto para los profesionales que tuvieron que despedirse de sus familiares en una noche que invitaba a cenar en familia para "cerrar un año difícil", como para los pacientes "que se encuentran aislados en fechas tan señaladas". Aun así, expresa que para los sanitarios "cambia la mentalidad cuando entras en el hospital, dado que nos sentimos afortunados por todo lo que podemos dar". No obstante, pese a "la gran calidad humana" que emana de los trabajadores del hospital, "los pacientes no esconden su tristeza en las fiestas navideñas".

Susana López trabaja en la planta Covid y, tal y como afirma, "el escenario es totalmente diferente al del año pasado". A los grandes cambios en la infraestructura, materiales y pasillos se sumó el hecho de que "los sanitarios no pudimos visitarnos entre plantas, dado que teníamos que estar aislados del resto por razones de seguridad". Pese a todo ello, López apunta que "la ilusión sigue intacta en nuestro trabajo".

Por su parte, a sabiendas de que iba a ser una Nochevieja descafeinada, la técnico de Radiodiagnóstico del Hospital Infanta Elena, Natalia Urbano, decidió, "de forma voluntaria", hacer guardia durante las últimas horas de 2020 y primeras de 2021. El motivo radica en su deseo "de pasar un día tan especial de un año tan duro con mi otra familia". A su vez, influye el "cansancio" que experimentan los sanitarios como consecuencia del virus, escenario que "nos impulsa a colaborar en fechas tan señaladas".

Natalia Urbano Gavira, técnico de Radiodiagnóstico del Hospital Infanta Elena. Natalia Urbano Gavira, técnico de Radiodiagnóstico del Hospital Infanta Elena.

Natalia Urbano Gavira, técnico de Radiodiagnóstico del Hospital Infanta Elena. / M. G. (Huelva)

Del mismo modo, Natalia Urbano recuerda que esta Nochevieja fue "un día muy triste" para todos los pacientes, especialmente para aquellos que están contagiados por la Covid-19, "dado que tienen que permanecer aislados". Son, por tanto, "personas que sufren mucho durante las fiestas navideñas", por lo que "nuestra vocación nos lleva a desarrollar una labor social y anímica con ellos, a parte de la sanitaria".

La técnico de Radiodiagnóstico del Hospital Infanta Elena subraya que el nivel de actividad en el servicio de radiología fue "menor" en estas Nochevieja y Nochebuena, dado que lo "más habitual de estas noches suelen ser los accidentes, situaciones que este año se han visto reducidas por el toque de queda".

Sobre la pandemia de coronavirus, Urbano reconoce que le ha servido "para hacer un ejercicio de reflexión sobre lo mucho que tenemos", debido a que por el centro hospitalario "han pasado pacientes que han sufrido mucho por el virus".

Susana López, enfermera de hospitalización en el Hospital Infanta Elena. Susana López, enfermera de hospitalización en el Hospital Infanta Elena.

Susana López, enfermera de hospitalización en el Hospital Infanta Elena. / M. G. (Huelva)

De otro lado, la médico especialista en Medicina Interna, Begoña Merelo, quien trabajó en Nochebuena, considera que este año "ha sido un poco más duro despedirnos de las familias en estas fechas", dada la "carga física y emocional que ha traído consigo 2020". Aun así, "sacamos nuestra fuerza" por los pacientes, especialmente, los que padecen de Covid-19, "quienes están completamente separados de sus familiares".

La época navideña, caracterizada por protagonizar reuniones familiares, produce en los hospitalizados "una fuerte carga sentimental". De ahí que sean los propios sanitarios los que decoren sus plantas "para que estén más cómodos", escuchen sus preocupaciones y doblen los esfuerzos. Asimismo, los profesionales hacen también de "intermediarios" entre los familiares y los pacientes al objeto de que desde el exterior "conozcan todos los detalles del estado de la persona ingresada. Está demostrado que esta labor de alivio ayuda en la recuperación", destaca Merelo.

Sobre la pandemia, la citada médico pone en valor "la unión y la fuerza" de todos los sanitarios, lo que ha posibilitado "que hayamos creado una familia". Sin embargo, no se olvida de la "carga psicológica" que han dejado ambas oleadas, una por el "desconocimiento" y la otra por el "incremento de los positivos y, por ende, de las hospitalizaciones".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios