Huelva

Las farmacias sufren retrasos en el suministro y cambios en los envases

  • La dos subastas realizadas por la Junta provocan el desabastecimiento de 29 compuestos

  • Las boticas venden fármacos con otras presentaciones para poder atender a los usuarios

Un farmacéutico selecciona un medicamento en el almacén de la farmacia. Un farmacéutico selecciona un medicamento en el almacén de la farmacia.

Un farmacéutico selecciona un medicamento en el almacén de la farmacia. / h. información

No parece que se dé con la tecla y se les brinde a las farmacias una solución. Desde que la Junta de Andalucía optó por las subastas de medicamentos para conseguir mejores precios de los laboratorios, los farmacéuticos han tenido que lidiar con cambios permanentes de formatos y presentaciones que repercuten de manera directa en los usuarios.

En la actualidad, unos 58 medicamentos están afectados por ese baile de presentaciones que tanto trastorna especialmente a las personas mayores. De estos fármacos, 29 proceden de las subastas más recientes.

El Colegio señala la labor de prevención de los farmacéuticos en el aprovisionamientoNo hay problemas con la aspirina infantil aunque es difícil lograr la marca comercial

Preguntado el Colegio de Farmacéuticos de Huelva sobre la situación que se vive en la actualidad, indicó que "se producen desabastecimientos de manera regular, los cuales tratan de subsanarse lo antes posible. De todas formas, para prevenir esta situación y no dejar a los pacientes sin tratamientos, las farmacias se dotan de medicamentos para sustituir a los desabastecidos y así poder atender a la población". Al ahondar aún más en la táctica empleada por estos profesionales onubenses, el Colegio añadió que "de cara al paciente, el suministro siempre está normalizado gracias a la prevención de los farmacéuticos, ya que se preocupan diariamente de comprobar qué medicamentos recogidos en las subastas pueden estar sufriendo algún desabastecimiento a fin de poder contar con las unidades suficientes de un sustituto no incluido en las subastas, para atender las necesidades terapéuticas de sus pacientes".

Un farmacéutico de la capital indicó, por su parte, que la situación que se está viviendo durante este mes de octubre "recuerda los peores momentos, que fue cuando se puso en marcha este sistema de subastas". Una explicación a este escenario la dieron desde la Confederación Empresarial de Oficinas de Farmacia de Andalucía (Ceofa). Su secretario general, Leopoldo González, explicó que "lo que ha ocurrido es que se han juntado dos subastas muy cercanas en el tiempo. La Junta ya va por la décimo tercera y da un plazo de un mes en el que las oficinas de farmacia pueden seguir echando mano de stocks antiguos. El problema es que los laboratorios que han de proveer del producto no suelen tener los medicamentos preparados, lo que origina retrasos. En ese caso, las farmacias han de estar echando mano de otras presentaciones que sin embargo deben tener el mismo principio activo, e incluso de productos de laboratorios que no han entrado en la subasta e incluso de presentaciones comerciales", lo que debe resarcirse posteriormente, por la Junta aunque "hay que dar evidencias de que la farmacia no contaba con el medicamento y ha tenido que recurrir a otros. Es algo así como considerarnos culpables mientras no se demuestre lo contrario".

En las farmacias onubenses, sus titulares repasan día a día la situación. Lo hacen a través de una lista que muestra todas las moléculas o principios activos que venden a los usuarios. Entre los medicamentos más afectados esta semana por el desabastecimiento se encuentran los antihistamínicos, los antidepresivos y los antimigrañosos. Capítulo aparte merece el ácido acetilsalicílico de 100 miligramos, que es la aspirina infantil. No hay problema para conseguir el principio activo, pero no pasa lo mismo con la marca comercial, Adiro, aunque esto no tiene nada que ver con las subastas de la Junta de Andalucía.

Un estudio de la patronal Ceofa señala que 3 de cada 10 medicamentos de las subastas que se hacen para obtener un precio más competitivo, tienen un nivel muy malo de abastecimiento (inferior al 50% de los productos solicitados) y un 10% de los mismos tiene un suministro nulo.

Salud considera que la Administración autonómica se ahorra unos 200 millones de euros anuales gracias al sistema de subastas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios