Huelva

Uno de cada cinco fallecidos en las carreteras en 2017 era mayor de 65 años

  • El 29% de las víctimas mortales apenas tenía entre 15 y 24 años

  • Huelva cierra el año con 468 accidentes de tráfico, un 3% más que en 2016

  • Los heridos graves aumentan un 2,3%

Un accidente de tráfico acontecido en la provincia en los últimos años. Un accidente de tráfico acontecido en la provincia en los últimos años.

Un accidente de tráfico acontecido en la provincia en los últimos años. / alberto domínguez

El balance provisional sobre accidentes de tráfico en la provincia de Huelva para 2017 -los datos se refieren a vías interurbanas, no a los siniestros acontecidos en los núcleos urbanos- deja un saldo de 468 percances en el ejercicio, un 3% más que un año antes, 13 de ellos con 14 víctimas mortales. Así consta en los datos de accidentalidad interurbana facilitados a Huelva Información por la Jefatura Provincial de Tráfico de Huelva, en los que sí se constata un importante descenso de siniestros del 30% si se echa la vista atrás un decenio, puesto que en 2008 acontecieron 669 accidentes en nuestras carreteras, 27 de ellos mortales y en los que se dejaron la vida 32 personas.

De los 468 accidentes de 2017 en las vías que conectan nuestras ciudades y pueblos, 66 acabaron con heridos de gravedad que necesitaron hospitalización, 12 más que en el año precedente (+2,3%), y con otras 764 personas heridas leves, 94 más que en 2016 (+14%). Este aumento de la accidentalidad lo justifica la jefa provincial de Tráfico, Cristina Gago, aludiendo al "incremento de desplazamientos" que se ha registrado en la provincia en el último año, impulsado por la "recuperación económica" que anima a los conductores a viajar más o a "utilizar más el coche para ir a trabajar, por ejemplo".

De hecho, estas cifras siguen quedando lejos de las rubricadas por Huelva hace diez años: entonces se contabilizaron 193 heridos graves, un 65,8% más que el año pasado, y 884 heridos leves, un 13,6% más.

Si atendemos a los accidentes mortales, la estadística de la Dirección General de Tráfico (DGT) constata que diez de los 13 registrados (el último está fechado el 1 de diciembre) se produjeron en vías convencionales, mientras que solo dos tuvieron lugar en autovías o autopistas. El resultado: once fallecidos en las carreteras de un carril por sentido de circulación, el 79% del global contabilizado.

Los accidentes más trágicos coinciden en el tiempo con las jornadas de mayor movilidad de vehículos. Así, nueve de ellos sucedieron en viernes, sábado y domingo, tres en cada uno de estos días. Los tramos horarios más peligrosos fueron los que van de las 7:00 a las 14:00, con cinco accidentes con fallecidos, y de las 14:00 a las 20:00, con seis.

Los siniestros que se cobraron vidas humanas en 2017 con mayor presencia en la estadística son las colisiones frontales, presentes en cuatro de ellos (30,8%), seguidas de las colisiones frontolaterales, con tres accidentes (23%). Otros dos siniestros con resultado de muerte tuvieron que ver con una salida de la vía (15,4%) y en otros dos casos se trató del atropello a peatones.

El factor más concurrente está en las distracciones. Ellas fueron las causantes de cuatro percances mortales (el 30,8% del global). Le siguen en importancia otros factores que no se desglosan en la estadística, con otros cuatro accidentes; las infracciones de las normas de tráfico, con tres; la enfermedad, con uno, y la velocidad inadecuada, con otro.

Doce de las 14 personas fallecidas eran los conductores del vehículo. Solo en uno de los casos se trató del pasajero y en otro, del peatón. Llama la atención la edad de las víctimas: cuatro de ellas tenían entre 15 y 24 años (28,6%) y otras tres superaban los 65 años de edad (21,4%). Dos de las personas que se dejaron la vida en nuestras carreteras interurbanas tenían entre 35 y 44 años. En idéntico número aparecen las que tenían entre 45 y 54 años. El 93% de los fallecidos era hombre. Solo una mujer pereció sobre el asfalto tras sufrir un accidente de estas características.

En lo que concierne a los sistemas de seguridad, los datos de Tráfico indican que ocho víctimas sí tenían puesto el cinturón en el momento de perder la vida.

Los turismos tuvieron presencia en cinco de estos accidentes, muchos de ellos muy antiguos, teniendo en cuenta que la media de edad de matriculación fue de 11 años. Hubo también cuatro motos implicadas con 8,2 años de media, una furgoneta, un camión y dos bicicletas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios