Huelva

Una exhibición muestra las capacidades de los perros guía

  • La ONCE enseña el adiestramiento de los animales de compañía de las personas invidentes

El delegado territorial Rafael López participa en la exhibición de perros guía. El delegado territorial Rafael López participa en la exhibición de perros guía.

El delegado territorial Rafael López participa en la exhibición de perros guía. / fotos: alberto domínguez

Sortear obstáculos, cruzar un paso de cebra, subir una escalera, pasar por una zona de obra, o sentarse en una terraza; fueron algunas de las simulaciones que superaron perros guía de la ONCE para ayudar a cruzar a personas con los ojos tapados que comprobaron de algún modo cómo viven el día a día las personas con discapacidad visual o ciegas totales. "Hay razas de perros que por su inteligencia, docilidad o carácter son específicas para los usuarios", señaló Isabel Viruet, presidenta del Consejo Territorial de la ONCE en Andalucía, Ceuta y Melilla, quien remarcó que según sea la vida diaria de la persona, recibiría un perro u otro.

Ayer la Plaza de las Monjas sirvió para que alumnos de distintos centros escolares, así como onubenses que se acercaron hasta allí, comprendieran cómo se realiza el adiestramiento de los perros y lo que son capaces de hacer para ayudar en todo lo posible para las personas que lo necesitan. De esta forma, hasta Huelva se acercó la escuela de perros guía que se encuentra en Boadilla del Monte (Madrid). La demostración la hicieron con dos labradores, uno de color negro, con menos experiencia, y otro amarillo, más capacitado en su adiestramiento.

En principio no hay un condicionante muy claro para designar un perro guía a un invidente. "Sólo necesitamos que esa persona tenga una vida activa y pueda orientarse porque evidentemente adiestrar un perro cuesta mucho tiempo y esfuerzo y queremos que se le dé todo el uso del mundo", señaló Isabel Viruet. La provincia de Huelva cuenta con 12 usuarios con perros guía y en Andalucía se supera el centenar de perros, señalaron a este periódico desde la ONCE. Que una persona sea padre de familia, viva solo o no, no son condiciones que la organización tenga en cuenta a la hora de adjudicar un perro guía a una persona. "Solamente que esa persona necesite un perro guía para su movilidad en su vida diaria y ayudarle en los desplazamientos. A partir de ahí se inician unos procedimientos, unos reconocimientos médicos, unos estudios... y poco más".

Cualquier perro no es válido para hacer de guía de un invidente. Hay un proceso anterior en el que se selecciona al animal y se comprueba que tenga un buen estado de salud. A los tres meses, como apuntó la presidenta del Consejo Territorial, el perro vive con una familia de acogida durante un año para que se acostumbre y no se asuste al salir a la calle y viajar en diferentes métodos de transporte. Una vez que transcurre ese proceso, el perro comienza su adiestramiento con los especialistas para que a los cinco años de edad esté totalmente capacitado como acompañante de una persona ciega o con discapacidad visual.

"Adiestrar a los perros, ponerlos en la calle, prepararlos, mantenerlos, es gracias al dinero que se ingresa de los juegos de la ONCE y eso se hace posible gracias a la sociedad", explicó Viruet. Por eso "queremos que se sientan parte de este milagro porque su contribución jugando lo hacen posible". La exhibición de ayer, enmarcada en la Semana de la ONCE, fue algo novedoso puesto que la Fundación del Perro Guía de la ONCE hace como máximo diez salidas anuales por eso es "un orgullo que estén aquí en Huelva", finalizó el consejero territorial Francisco Abad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios