Contenido Patrocinado

Cómo no enojar a los socios comerciales de diferentes países

Cómo no enojar a los socios comerciales de diferentes países Cómo no enojar a los socios comerciales de diferentes países

Cómo no enojar a los socios comerciales de diferentes países

Gran Bretaña

Los británicos son gente muy reservada. Son extremadamente educados en todas las situaciones y valoran mucho el espacio personal. En las negociaciones comerciales no es costumbre charlar sobre la vida, incluso con buenos conocidos. Después de intercambiar cortesías, los británicos rápidamente pasan al grano. Las reuniones comerciales se planifican con anticipación, generalmente una reunión está dedicada a un objetivo: firmar un contrato, resolver un problema específico, etc. Los británicos aman las cartas y presentaciones: antes de una reunión de negocios, todos los participantes definitivamente recibirán un recordatorio, y después, un breve resumen de la reunión y agradecimiento por la participación.La puntualidad es muy valorada en Gran Bretaña, las excusas por los atascos (especialmente en Londres) son de mala educación. Si inevitablemente llegas tarde, avisa a tus colegas lo antes posible y pide disculpas sin dar detalles de las razones.

Nick, periodista y profesor de la academia de inglés online:

“Lo más difícil para mí fue comenzar a comprender Great British Art of Understatement - el significado real de lo dicho ajustado a la mentalidad y cultura locales. Si me decían: “The problem might be a bit difficult to solve“, entonces lo entendía como “Este problema puede ser resuelto, pero pueden surgir algunos problemas”, mientras que en realidad significaba que el problema no podía ser resuelto y debes buscar otras opciones.

Alemania

Los alemanes toman su trabajo muy en serio, pero sin fanatismo. No soportan el caos y la ociosidad, sino solo hasta las 18:00, cuando termina la jornada laboral. Entonces comienza la vida personal, sobre la que, en general, no se habla en el trabajo. El ambiente en el equipo suele ser bastante democrático, pero sin familiaridad, y está bien llevarse bien con los compañeros y con el jefe, pero no ser amigos.En las negociaciones, los alemanes a veces parecen groseros y hostiles, ya que inmediatamente se ponen manos a la obra, sin hablar de la vida. Son muy sencillos, no aceptan indirectas y no les gustan las subestimaciones, por eso rara vez las reuniones alemanas son divertidas, pero suelen ser muy productivas. Llegar a las negociaciones sin un discurso preparado se considera desordenado y ser irrespetuoso con los colegas. Tales estrategias como "la guerra mostrará el plan" y "lo resolveremos mientras tanto" no funcionarán aquí.Los alemanes suelen seguir estrictamente las instrucciones de servicio, incluso si no se puede verificarlo. Por ejemplo, si un colega pone una contraseña en su portátil cada vez que sale a fumar, no lo hace por desconfianza, sino porque es necesario. Y muchos traen algo que no sirve en casa a la cocina de la oficina: bolsitas de té, un paquete abierto de galletas o una lata de pasta de chocolate. No por codicia, sino solo por ser prácticos: a alguien le será útil.

Helen, traductora y profesora de alemán:

Mi historia favorita es sobre los alemanes que están discutiendo el cronograma del proyecto. Incluye todo: pausas para fumar, la enfermedad repentina de alguien, tiempo para hacer correcciones, etc., pero cuando el plan ya está elaborado, se sigue punto por punto. Me costó acostumbrarme a esto: el plan alemán siempre parecía demasiado relajado. Pero también hay una desventaja: después de las 18:00, incluso si hay algo que hacer urgente, no le importará a nadie. Simplemente te responderán con cortesía: "Lo haré a primera hora mañana por la mañana".

Estados Unidos

Estados Unidos es un país multinacional y culturalmente diverso. Las reglas de conducta difieren de un estado a otro, pero hay algunas características comunes. En este país, el individualismo y el enfoque en una carrera son muy valorados, a los estadounidenses les encanta demostrar sus logros y éxitos, de los que están muy orgullosos.Una buena ilustración de una cultura corporativa típicamente estadounidense es uno de los líderes mundiales en consultoría de McKinsey & Company. Todos los empleados están preparados para crecer de acuerdo con el principio de “up or out”: el consultor asciende en la empresa o se va. Aquí se valora el trabajo extra: si el proyecto es importante, se aprecia mucho a las personas apasionadas, orientadas a resultados, que pueden hacerlo con entusiasmo y sin contar horas.Los estadounidenses son abiertos, sociables y muy amables, las reuniones comerciales generalmente se llevan a cabo en un ambiente informal, pero los asuntos se discuten con seriedad y consideración. En las reuniones, es costumbre ser activo, la persona silenciosa se considerará no preparada o desinteresada. Las negociaciones suelen ser muy activas y bastante rápidas, porque el tiempo es dinero, algunos emprendedores están listos para resolver todos los problemas por teléfono. Sin embargo, conviene recordar que el interés visible y la benevolencia activa no necesariamente garantizan el cumplimiento de los acuerdos verbales. Esto es especialmente común para los estados del sur, donde los negocios se llevan a cabo menos rápido. La expresión "Let's do lunch and solve it" es solo un gesto, no una invitación, a menos que se indique fecha y lugar. Si estás muy interesado en la negociación, conviene insistir y concertar una cita.

Olga Hermann, community development specialist:

“Los californianos tienen una cosa en común, que ellos mismos la llaman "flaky" - "Prometer no significa casarse". Les encanta discutir, prometer, negociar, y todo esto no significa absolutamente nada. Son muy positivos y siempre alegres, pero al mismo tiempo pueden quejarse de ti al jefe a tus espaldas, y esto no es muy agradable. De las cosas buenas tienen un ambiente de trabajo amigable y poco código de vestimenta (solo si necesitas reunirte con un cliente), pero en nuestra área de juegos de computadora y TI, puedes llegar a la oficina con cabello verde, piercings en la nariz y con el perro.

Japón

La cultura corporativa japonesa es diferente a la occidental. Aquí el equipo es más valioso que el individuo. Las empresas modernas ya no reprimen la personalidad y dejan espacio para el autodesarrollo y el crecimiento, pero ser una célula en una matriz grande sigue siendo lo más importante para un empleado.Todas las decisiones en la empresa se toman de forma conjunta, y se discuten antes del inicio de las negociaciones para que no surjan situaciones incómodas en el proceso: se considera muy descortés expresar un punto de vista si no coincide con la opinión de la mayoría, aunque sea razonable y argumentada. En Japón se considera normal trabajar toda la vida en una empresa y aun así no aspirar a puestos de liderazgo: hacer bien su trabajo es mucho más importante.Las negociaciones en Japón se llevan a cabo en un ambiente amistoso, pero las reglas son estrictas: por ejemplo, no se puede llegar tarde y decir "no", es mejor responder una pregunta directa de manera evasiva: "Tenemos que pensar". Antes de una reunión comercial, a menudo se organiza algún tipo de entretenimiento para los invitados (por ejemplo, excursiones) o se les invita a un restaurante: es una buena señal que indica que el socio está dispuesto a cooperar y lo más probable es que lleguéis a un acuerdo.Alexander, especialista en historia japonesa“Los japoneses son introvertidos y tienen mucho cuidado. Les gusta tomar después de negociaciones difíciles o un día difícil: eso ayuda a una comunicación abierta, todo lo demás no lo hace (excepto tal vez un viaje a la casa de baños). Está estratégicamente bien hacer regalos y ofrecer comida - así es como un japonés obtiene un "giri", una especie de sentido del deber social que ahora debería tratarte bien a cambio. De hecho, todo está basado en esta armonía mutua (“Si hiciste algo bueno, espera lo mismo a cambio”). Existe una subordinación y jerarquía dentro de la empresa. Hay "kamiza" y "shimoza" - puestos para superiores y subordinados; hay un orden de asientos, grados de inclinación, todo es muy importante. Mucho depende del jefe (los jefes son diferentes y los japoneses tampoco son robots). La comunicación amistosa con el jefe es aceptable, pero solo en el bar después de la jornada laboral y no en la oficina".