Huelva

Un enfermero recibe un puñetazo en Urgencias del Juan Ramón

  • Otra víctima es un vigilante de seguridad

  • En ambos casos se ha puesto denuncia ante la Policía Nacional

Concentración de los representantes de los trabajadores del Juan Ramón, al mediodía de ayer. Concentración de los representantes de los trabajadores del Juan Ramón, al mediodía de ayer.

Concentración de los representantes de los trabajadores del Juan Ramón, al mediodía de ayer. / alberto domínguez

El Servicio de Urgencias del Juan Ramón Jiménez fue escenario el día 8 de una agresión que afectó a un enfermero y a un vigilante de seguridad. En el primero de los casos el ataque no solo fue verbal sino también físico con un puñetazo en el abdomen y arañazos en un brazo después de que regresara al centro hospitalario al sentirse indispuesto al poco de marcharse tras recibir el alta voluntaria.

En ambos casos, se han interpuestos denuncias ante la Policía Nacional, según dijo el presidente de la junta de personal de este centro sanitario, Antonio Pérez. Precisamente a mediodía de ayer, los representantes de los trabajadores del hospital se concentraron ante las puertas de Urgencias para denunciar este nuevo acto violento que, según indicó Pérez, es el tercero en lo que va de año aunque el primero de carácter físico.

Para el presidente de la junta de personal, "Urgencias es un punto conflictivo por la gran cantidad de gente que allí se da cita y los tiempos de espera" y abogó porque haya más personal de vigilancia.

Antonio Pérez confió en que el juzgado canalice el caso como un atentado a la autoridad. La dirección del Juan Ramón se sumó a la condena a las agresiones. Para el hospital "no pueden justificarse bajo ningún concepto, por lo que se quiere hacer un llamamiento público en contra de esta clase de comportamientos incívicos. Al mismo quiere destacar que este hecho aislado no refleja el comportamiento habitual de los usuarios que son atendidos en el área hospitalaria".

El Servicio Andaluz de Salud (SAS) obtuvo el año pasado un total de siete sentencias condenatorias por agresiones a profesionales en los centros sanitarios públicos de la provincia. De esas sentencias, logradas gracias a las asistencias letradas prestadas por el SAS, una fue por delito de atentado y el resto por amenazas, lesiones e injurias, entre otras.

En 2017 se registraron en la provincia, 95 agresiones a profesionales de la Sanidad pública, 12 de ellas físicas y 83 verbales. La mayoría de ellas se concentran en el personal sanitario (médicos, profesionales de enfermería y auxiliares de enfermería), con un 78% del total.

Este año también se ha dado este tipo de sucesos en los centros de salud de Lepe y Adoratrices.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios