En El Titán

Un día jubilar de San Sebastián

  • El Patrón vuelve mañana a salir en su día festivo, lo hace así cada siete años cuando el 20 de enero es domingo. Una jornada especial en la que se siente aún más el onubensismo

San Sebastián bajando la cuesta de Montrocal San Sebastián bajando la cuesta de Montrocal

San Sebastián bajando la cuesta de Montrocal / Albero Domínguez

Los palmitos volverán mañana a venderse a lo largo de toda la procesión. Los palmitos volverán mañana a venderse a lo largo de toda la procesión.

Los palmitos volverán mañana a venderse a lo largo de toda la procesión. / H.I.

Este año San Sebastián volverá a salir el 20 de enero, el día de su festividad. Lo perdió por la regulación de los días festivos que dejó solo dos días de carácter local, Las Colombinas y Nuestra Señora de la Cinta.

Así las cosas y pese al esfuerzo que en su día se realizó para mantener la fiesta religiosa en el mismo día 20 con procesión incluida, solo llevó a una procesión que caminaba prácticamente sola por su barrio.

Así las cosas y gracias al esfuerzo de algunos se pudo recuperar San Sebastián; se consiguió con el traslado de su festividad al domingo siguiente al 20 de enero. Una iniciativa del entonces párroco Pedro Gamero Luque, en 1982.

Otros pensaban que esto de las procesiones se iba a acabar con un nuevo tiempo democrático e incluso el Ayuntamiento en 1978 no montó la rampa, lo que no fue impedimento para sacar al Patrón.

En más de cinco siglos la ciudad hizo posible que se mantuviera la devoción

El tesón de la Hermandad de los Estudiantes conisguió ilusionar al pueblo de Huelva que ha hecho suyo el Domingo de San Sebastián como el día festivo de su Patrón. Cuando se bendice su parroquia hace ahora 60 años, no pudo salir el día 20 por la lluvia y lo hizo al domingo siguiente, parecía como una premonición de lo que sería.

Hoy, afortunadamente, todo es muy distinto. El Ayuntamiento no solo viene potenciado estas fiestas, sino que el alcalde de Huelva, Gabriel Cruz Santana, además de ir en la procesión como representante de la ciudad, lo hace como hermano de Estudiantes y así luce en este acto sus dos medallas. Lo que es una satisfacción para todos porque es un síntoma de normalidad y, además, de que la fiesta está consolidada y en auge.

Lejos quedan las idas al Corte Inglés de Sevilla el día 20 de enero, en una fiesta que a pesar de la nostalgia estuvo en gran declive desde finales de los años setenta.

Ahora la Hermandad de Estudiantes ve consolidado el proyecto que capitaneado por Antonio Prieto, José Rodríguez Santiago y Manuel Villegas, entre otros hermanos de Estudiantes que consiguieron ilusionar a unos jóvenes chavales que hoy van peinando canas y que tienen -tenemos- la ilusión y el compromiso de mantener viva la llama de la devoción a San Sebastián.Porque si entonces fue posible, en aquellas condiciones, donde todo era muy justito, hasta los costaleros, ahora no debe ser tan difícil cuando hay siempre muchos con ganas de pasear al Santo por su barrio.

Aquella visión de San Sebastián es la del ayer y el mérito que tuvo en su día fue de quienes entonces eran sus protagonistas. Ahora lo importante es mantener la fiesta y dar nuevos pasos. Aquellas ideas que en su día tuvieron éxito si hoy funcionan que se mantengan y aquellas que no, pues que se cambien.

Hoy nos colgamos con San Sebastián la medalla de Huelva, la que luce todos los onubenses que son los que a lo largo de los siglos no solo hicieron posible esta devoción, sino que las mantuvo, incluso en circunstancia mucho más difíciles que las nuestras. Por ello, solo queda el haber trabajado para hacer posible las fiestas sin más pago que el del disfrute en cada momento de aquellas ilusiones que hicieron posible que hoy San Sebastián tenga el abrazo de los onubenses.

Unas fiestas que se abrieron a la Peña Flamenca de Huelva y que en sus viernes culturales dejó paso al cante y a San Sebastián en veladas de mucho onubensismo, tanto que llevó a que todo aquello pasara a la Plaza de la Soledad y se potenciara en lo que hoy mantiene la Asociación de Antiguos Vecinos de San Sebastián.

Lo mismo que el Ayuntamiento, al que en su día se le invitó a que celebrara las fiestas en el Parque Alonso Sánchez y hoy es el atractivo para los más jóvenes.

Un Ayuntamiento que hizo aun más suya la fiesta e instituyó el Día de Huelva con la concesión de sus medallas.

Siempre hubo en su fiesta una atención social, como hoy lo hace Puertas Abiertas

Pero como en una ocasión dijo el obispo José Vilaplana, no vayamos a olvidarnos con tanta fiesta de San Sebastián.

Pensando en esa idea y hoy que es domingo día del Santo y como solo ocurre cada siete años celebremos a San Sebastián de manera especial. Como si fuese un año jubilar, o al menos un domingo. Al igual que ocurre con otras devociones, la primera es la del Patrón de España, el Apóstol Santiago que celebra el Xacobeo cuando su día es domingo.

El de los onubenses es un Patrón que como dice la coplilla es más valiente que un torero, porque sale encueros con estos fríos de enero. Ese frío lo intentan quitar a quienes más lo sufren porque no tienen hogar desde el centro Puertas Abiertas de Caritas, pegado a la misma parroquia.

San Sebastián siempre tuvo en su fiesta una obra social, de reparto de comidas y mantas para atajar un poco el frío de enero. Ese es el nuevo tiempo de San Sebastián.

Hay que celebrar al menos cada siete años un tiempo jubilar. Así, mientras llega esa efemérides se viva un San Sebastián festivo en la calle, de palmitos, huertos y fachadas adornadas, de cornetas y tambores, de cantes. E, igualmente, un San Sebastián comprometido con su entorno, con la realidad de su ciudad, con las necesidades que tiene.

Mañana será una jornada gozosa con San Sebastián en la calle en su mismo día, una jornada de júbilo. Hay que disfrutar de ello y no olviden los palmitos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios