Huelva

La desfusión hospitalaria se traduce en errores en el pago de la productividad

  • Trabajadores del Infanta y del Juan Ramón solo cobran la etapa en la que ambos centros estaban unidos

  • Las valoraciones de los empleados también difieren de un período a otro

Enfermera con distintas muestras para analíticas. Enfermera con distintas muestras para analíticas.

Enfermera con distintas muestras para analíticas. / h. información

El cobro de la productividad está creando muchos problemas entre los trabajadores de los dos hospitales de la capital, de modo que algunos solo tienen reconocido el Complemento al Rendimiento Profesional (CRP) en una parte del año pasado y no completo, como está estipulado por norma. A esto hay que añadir que otros profesionales han visto cómo su valoración -variable imprescindible para saber lo que el trabajador va a cobrar por este concepto- se evalúa de manera distinta en función de la época del año, es decir, cuando pertenecía al extinto Complejo Hospitalario de Huelva (CHUH) o a uno de los dos hospitales incluso cuando estos trabajadores han ocupado el mismo puesto y hecho la misma tarea durante todo el año.

El tema ya ha sido llevado a una comisión del Infanta Elena mientras que está pendiente una reunión similar en el Juan Ramón Jiménez. Todas las fuentes consultadas, tanto sindicales como profesionales, consideran que las anomalías que se han dado a un nivel mayor que en años anteriores, tienen como origen el proceso de desfusión hospitalaria.

Las cuantías hacen referencia al complemento referente a 2017Los hospitales no pueden arreglar los fallos y hay que dirigirse a Servicios Centrales

Los problemas agravados en esta ocasión, ponen de manifiesto la inconformidad de los criterios que se siguen para concretar el complemento, que son considerados como oscurantistas.

Los dos primeros sindicatos en denunciar la situación han sido el Sindicato Médico (SM) y UGT, quienes ha mostrado su disconformidad con los conceptos esgrimidos por el SAS para el pago de este concepto. En la reunión que hace escasos días tuvo lugar en el Infanta Elena, que contó también con la presencia de Satse, tanto el Sindicato de Enfermería como el Médico incidieron en los malos resultados de valoración aplicadas a las unidades sanitarias asistenciales consideradas de combate como son las Urgencias, por ejemplo.

Los trabajadores de los dos hospitales de la capital cobran el complemento correspondiente a 2017. Ese fue el año en el que se aceleró la desfusión hospitalaria, que fue el resultado de una sentencia judicial. La desfusión también ha tenido un reflejo en el CRP, ya que la plantilla ha recibido el complemento como trabajadora del CHUH, de enero a septiembre y como de uno de los dos hospitales de octubre a diciembre. Lo que puede parecer un simple trámite burocrático ha tenido sus repercusiones prácticas que han afectado a las retribuciones de los empleados.

En algunos casos, solo se les ha reconocido el CPR de cuando estuvieron como trabajadores del CHUH, mientras que en otros, como ya se ha comentado, se les hace una valoración diferente aunque no se hayan movido de su sitio durante todo 2017. Esto es algo independiente al hecho de que el complemento se va a cobrar en dos pagos: uno se ha realizado en julio y otro será en octubre.

Pero hay casos para todos los gustos porque también se da la situación en la que el trabajador es valorado como empleado del CHUH de enero a diciembre.

Ante todo este cúmulo de deficiencias, no parece que los empleados vayan a tener un camino fácil hasta que vean recuperados sus derechos, ya que en la reunión mantenida en el Infanta Elena, se les informó a los representantes de los trabajadores que las reclamaciones han de presentarse a Servicios Centrales de Sevilla, por lo que no se adelanta nada recurriendo al departamento de Nóminas de cualquiera de los dos hospitales onubenses.

El complemento lo determinan los jefes de unidad o cargos intermedios. Estos a su vez son valorados desde Sevilla, aunque no parece que allí hayan tenido en esta ocasión las cosas muy fáciles porque, tal y como se apunta desde el Satse, ha habido una valoración diferente en un mismo año y cuando se ha tenido que aplicar la del último trimestre, se ha optado en buena parte de los casos, por un 5 como una especie de aprobado generalizado.

Cada categoría, al mismo tiempo, tiene un tope de cobro si se han cumplido todas las expectativas y los objetivos marcados, aunque todas las fuentes consultadas desconocen saber cómo se traduce todo eso en dinero. Otro de los aspectos resaltados desde el Sindicato de Enfermería es el de las denominadas unidades de conocimiento compartido que mantienen una estrategia de trabajo conjunto entre los dos hospitales, aunque no se puedan llamar unidades de gestión clínica al haberse separado los dos centros sanitarios.

UGT por su parte denomina el CPR como el concepto de la vergüenza, que en su día se firmó con el SAS, pero que "con el trascurrir del tiempo está quedando totalmente obsoleto por incumplimiento reiterado de la Administración en cuanto al espíritu de este concepto, ya que la mayoría de los profesionales desconoce los objetivos tanto de las propias unidades de Gestión como de los personales que han de conseguir para cada año. Objetivos que marcan no el conjunto de profesionales de la unidad, sino sus responsables y que quedan en su mayoría muy bonitos escritos pero en muchos casos imposibles o casi imposibles de conseguir, por lo que al final se paga menos de lo que correspondería".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios