Contenido patrocinado

El deseo es vital para una relación plena

El deseo es vital para una relación plena El deseo es vital para una relación plena

El deseo es vital para una relación plena

Comentarios 0

Llevar una vida sexual sana y plena es muy importante tanto para nuestra salud física como para nuestra salud mental. Aunque durante muchos años este tema se haya tratado de mala manera, como si fuera algo sucio e impuro que debería ser tabú, ahora debemos la importancia que se merece, y tenerlo en cuenta en nuestro día a día.

Afortunadamente, hoy en día son muchas las personas concienciadas con la importancia de llevar una vida sexual sana, y que lo tratan como un tema totalmente normal, común en todas las personas y que no hace daño a nadie.

Sin embargo, hay algo que sucede más de lo que debería, y que supone un problema para muchas personas, sobre todo mujeres, y el descenso del deseo sexual.

Las causas que pueden provocar la disminución del deseo sexual en mujeres, tanto si son jóvenes como si no lo son, son muy variadas, ya que pueden ser morales, físicas o psicológicas, entre otras. En este caso, vamos a hablar de solo algunas de ellas.

Por ejemplo, el tipo de educación moral y religiosa recibida en la infancia y la adolescencia puede condicionar mucho la concepción que se tiene sobre el sexo, y que ciertos valores y prejuicios negativos se queden arraigados en la mente de una persona para toda su vida. La educación sexual es básica para poder tener relaciones interpersonales de una forma sana y natural, por ejemplo, existen mujeres que no tienen deseo porque no suelen llegar al orgasmo en sus relaciones, lo que hace que se les quiten las ganas de mantenerlas.

De forma similar, la aparición de dificultades, sensaciones negativas, o experiencias traumáticas asociadas con la sexualidad, puede provocar que se pierda por completo el apetito sexual, ya que el deseo es, básicamente, las ganas de repetir algo que nos ha gustado y que nos ha hecho sentir bien. Si por cualquier razón al practicar sexo se siente malestar psicológico, molestias o dolor, no se deseará repetir la experiencia, y se perderán las ganas.

Debemos tener en cuenta que la falta de deseo sexual puede que no se deba a algo de la persona en concreto, sino a problemas de la pareja o del entorno que no están por resolver. Cualquier persona que haya estado un periodo largo de tiempo en pareja, habrá comprobado cómo los desequilibrios dentro de la relación, sean por el motivo que sean, resienten el deseo sexual y pueden desencadenar un problema mayor. De la misma forma, un ritmo de vida demasiado rutinario, sin emoción ni cambios, puede llevar también a que descienda el deseo sexual de forma drástica o de forma progresiva.

Como podemos ver, son muchas las causas que pueden pasar factura a la sexualidad y al deseo, por lo que debemos tratar de buscar las soluciones que consigan solucionar el problema.

Antes de nada, es importante no agobiarse y ser conscientes de que el deseo no es una cosa totalmente estable, sino que varía y fluctúa a lo largo de las relaciones y los años en general. Siendo conscientes de que existe un problema que se debe solucionar, la clave la encontraremos en la comunicación.

La comunicación es clave para que una relación funcione, y el caso del sexo no es una excepción. Cada uno/a debe dar su opinión, mostrar qué piensa sobre la situación, hacer saber a la otra persona si le molesta lo que está sucediendo, qué debe cambiar, etc.

Si lo que buscamos es aumentar el deseo sexual, un factor clave es abandonar la monotonía y en especial el modelo rígido de la sexualidad basado principalmente en la penetración vaginal. Es sabido desde hace mucho tiempo que la penetración vaginal no es la práctica más placentera para las mujeres, fisiológicamente hablando. Es muy recomendable variar en los encuentros eróticos, incluir otras prácticas, juegos, códigos o lo que apetezca en ese momento.

A fin de cuentas, lo más importante es conocer los gustos de cada uno, aprovecharlos para no caer en la rutina, y sobre todo guardar tiempo para el sexo y el cariño con tu pareja. En los tiempos en que vivimos, es demasiado habitual ver parejas que están todo el día enganchadas a la televisión o al teléfono móvil, y que no se guardan tiempo para estar juntos.

Para terminar, queremos volver a sacar a relucir uno de los temas que más importancia tienen en la sexualidad de las parejas heterosexuales, o de parejas homosexuales entre dos mujeres, el orgasmo femenino. Sobre todo en las relaciones heterosexuales, durante años no se le ha dado importancia al orgasmo femenino, se ha pasado por alto y se ha centrado toda la atención en el placer del hombre, adaptando el sexo a él. Sin embargo, esto es algo que debe cambiar, ya que en cualquier relación, todas las personas que participen deben disfrutar lo máximo posible.

No hay una sola forma de hacer llegar a una mujer al orgasmo, ya que cada cuerpo es diferente y cada situación influye mucho en el acto. Sin embargo, hay un producto que sí se ha probado como efectivo en todo tipo de mujeres, el bálsamo intensificador del orgasmo Bijoux Aphrodisia, de Bijoux Indiscrets.

No queremos desvelar demasiado sobre este placentero bálsamo, preferimos dejar que cada persona lo disfrute a su manera, y que se anime a probar más productos de la tienda VIVE Sex Shop, que cuenta con una amplia gama de artículos para el placer.