Barriadas

El desalojo de los okupas de Nuevo Molino podría realizarse el 26 de diciembre

  • Ciudadanos lleva al Pleno las demandas de los vecinos por la inseguridad y las carencias que sufren

El portavoz de Ciudadanos, Guillermo García de Longoria, acompañado por vecinos de Nuevo Molino. El portavoz de Ciudadanos, Guillermo García de Longoria, acompañado por vecinos de Nuevo Molino.

El portavoz de Ciudadanos, Guillermo García de Longoria, acompañado por vecinos de Nuevo Molino. / M.G.

El desalojo del local ocupado en la barriada Parque Nuevo Molino podría producirse el próximo 26 de diciembre, en caso de que el Juzgado admita la petición de los propietarios del inmueble, para lo que se celebra mañana viernes una vista en la Audiencia.

El presidente de la asociación de vecinos Costa de la Luz, Carmelo Merchán, adelantó ayer esta fecha en el Ayuntamiento, donde una representación del vecindario apoyó la presentación de una propuesta de Ciudadanos al Pleno para que se de solución a los problemas de inseguridad que se denuncian desde hace meses.

Merchán avanzó que los vecinos se concentrarán el viernes a las puertas de la Audiencia, a la espera de que el juicio por el desalojo de los resultados esperados por los propietarios del local y por los vecinos. No podría llegar antes del día 26, aclaró “teniendo en cuenta los plazos legales”.

A pesar de tener esa fecha en el horizonte, y sin que sea segura todavía, la barriada no ha disminuido la intensidad de sus reclamaciones, después de que en los últimos días se hayan registrado en la zona nuevos episodios violentos relacionados con la ocupación del local comercial de un bloque.

“Este local –explicó el representante vecinal– se ha convertido en centro neurálgico de drogadictos, prostitutas y gorrillas y ha creado alarma social porque tiene atemorizadas a mil familias que residen allí en el barrio”.

Carmelo Merchán fue contundente en su intervención, con referencias a la situación del barrio también en materia de movilidad, infraestructuras, salubridad, pero por encima de todo se la lleva la inseguridad que sienten los vecinos por la ocupación del local.

“No olviden que encima de ese inmueble viven 32 familias y están expuestos a que en cualquier momento suceda una tragedia. Y ese día, la responsabilidad será de las autoridades. Hay que coger el toro por los cuernos y no esperar a que ocurra algo”.

El Grupo Municipal de Ciudadanos ha tomado el testigo a los vecinos de Nuevo Molino y presentará una moción en el próximo pleno para que se aborde la situación del barrio. El portavoz, Guillermo García de Longoria, recordó que “hace más de un año que vienen soportando distintos problemas de seguridad con la ocupación de este local y desgraciadamente el Ayuntamiento no ayuda a solucionar el problema”.

Ciudadanos pide soporte del Gobierno municipal “para ejercer más presión, más agilidad en los procesos”. “Sabemos que no puede desalojar pero sí puede ayudar a desalojar”, asegura García de Longoria, que reconoce la fuerza de la movilización vecinal.

“Otros grupos han estado en la barriada, acompañando a los vecinos en sus movilizaciones, pero les pido ayuda porque ahora toca levantar la mano”.

Carmelo Merchán denunció la falta de respuesta municipal a los requerimientos de información de la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz, tras tres solicitudes enviadas, asegura. Y pidió una rectificación al alcalde por decir que “nos dejamos llevar por la subjetividad”. “¿Es subjetivo que a una persona le abrieran la cabeza el sábado? ¿Es subjetivo que se produzcan robos o que acuda la Policía Nacional con ocho coches patrulla cuando se les llama?”, apuntó el representante vecinal, que pide también presencia efectiva de la Policía Local. “Nos dijeron en una reunión que van cada 45 minutos pero podemos dar fe de que es incierto”, aseguró.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios