Sorteo Extraordinario

El décimo colombino que viaja por toda la nación

  • Los turistas aprovechan sus vacaciones para comprar Lotería de Navidad

  • Las ventas en verano son las más altas después de las de diciembre

Un hombre juega a la lotería en la administración de El Gato Negro, ayer. Un hombre juega a la lotería en la administración de El Gato Negro, ayer.

Un hombre juega a la lotería en la administración de El Gato Negro, ayer. / alberto domínguez

"Este año llevo lotería de Oviedo, Barcelona, Logroño, de Doña Manolita tengo dos décimos, y mi hijo que ha estado en Huelva de vacaciones también me ha traído un par de números para toda la familia". Este es el clásico arquetipo que utiliza la ciudadanía la semana previa al Sorteo Extraordinario de Navidad que se celebra cada 22 de diciembre. Una frase con la misma estructura y que cada persona lo único que hace es cambiar el nombre de la ciudad según sus vacaciones, descansos familiares o compromisos de amistad. Un abanico de ciudades que se enmarcan en una postal, en una décima parte de un billete, con los sellos de las localizaciones pertinentes. Una colección. Una inversión en cromos de papelque tras varias horas de sorteo pueden significar mucho más de lo que uno pueda soñar.

El origen de la frase del listado de municipios se engendra por estas fechas. Aunque parezca mentira, desde hace casi un mes ya se vende Lotería de Navidad. Una fecha que no está escogida por casualidad, sino porque el costumbrismo tan arraigado lleva al turista nacional a adquirir décimos allá por donde duerma en la época estival. Tanto es así que julio y agosto se convierten en el segundo periodo más importante en ventas de lotería después de diciembre, según aseguran desde la conocida administración onubense de El Gato Negro. "Este verano puedes comprar un souvenir o puedes comprar un décimo de Lotería de Navidad, pero vamos, lo que tú veas", así lo vende una original campaña promocional con un abanico con puntilla y estampado folclórico como protagonista.

"¿Qué recuerdo quieres llevarte este verano?", también reza sobre un póster en la ventanilla de venta de El Gato Negro. Sobre la misma, décimos de Navidad. Décimos con un sello onubense. Una firma con aires colombinos que ya viaja en las carteras de numerosos turistas alrededor de España. Colón salió desde la provincia hace ya más de 500 años y hoy día parten décimos con la marca Huelva hacia centenares de rincones del territorio español. "En verano la gente en Huelva desaparece y aparecen los turistas, que son los que compran para ellos y su familia", explican desde la administración capitalina número 2, aunque remarcan que las ventas aumentan "sobre todo en el litoral". El turista compra en verano y el residente lo hace en diciembre, justo después del Puente de la Inmaculada. Aun así, desde la administración recalcan la férrea tradición en la que se ha convertido la Lotería de Navidad. "Cada persona compra un décimo mínimo. Es un sorteo que está inculcado en hijos, nietos...". Eso sí, la media de edad del comprador supera los 50 años y los "jóvenes juegan por la tradición de los padres".

El único cambio con respecto al pasado año es que la retención fiscal empieza a partir de 5.000 euros y no en 2.500. La que se mantiene intacta es la demanda de números. La petición de una terminación en 13 ha llegado hasta tal punto que las administraciones tienen limitada su solicitud, los décimos de esa numeración no salen por la máquina y por encima de todo, es que a estas alturas de la película parece una odisea encontrarlo. En el Gato Negro ya está agotado y en la administración de La Merced y El Punto lo remarcan como uno de los más deseados. También el 15 y el 69, explican desde La Merced, además de las terminaciones simple del 7, 5 y 9, señalan desde El Punto. Entre ese mar de números, que todos están en el bombo, habrá algunos que lleven el sello colombino, y que todos desean que toque, hasta más allá de Huelva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios