Huelva

La Cultura aporta dosis de optimismo para superar la pandemia en Huelva

  • Representantes de editoriales, artistas y talleres detallan el impacto de la Covid-19 en sus negocios

La cantante Argentina durante un concierto el mes pasado. La cantante Argentina durante un concierto el mes pasado.

La cantante Argentina durante un concierto el mes pasado. / H.I.

Se trata de una de las industrias más afectadas por la pandemia, a pesar de que según datos de Eurostat, la Oficina Estadística de la Unión Europea, el 70% de conexiones a Internet se generan para consumir contenido cultural. En medio de una pausa total y la creciente incertidumbre sobre cuándo retomará su actividad, el sector cultural alza su voz para sobrevivir.

Desde el ámbito editorial hablan  los propietarios de dos editoriales onubenses. Joaquín Cabanillas, dueño de Pábilo Editorial, apunta a unas pérdidas económicas duras debido al cierre de las librerías durante el estado de alarma. Una facturación que en el caso de la editorial onubense ha disminuido “en un 300% o 400% con respecto al año pasado”, afirma su propietario a Huelva Información.

“Ahora cruzamos los dedos para que las librerías no vuelvan a cerrar porque entonces la situación sería insostenible”, comenta Cabanillas. Desde el pasado mes de marzo “hemos cancelado entre 40 y 60 actividades”, algunas de ellas tan importantes para el sector como la Feria del Libro de Huelva, o de ciudades como Madrid, Sevilla o Granada.

Desde que volvieron a abrir las librerías, "poco a poco se va retomando la actividad”. En las últimas semanas la editorial ha realizado varias presentaciones cumpliendo con las medidas exigidas y respetando el aforo establecido. Joaquín Cabanillas pide que las Administraciones “fomenten este tipo de actividades”.Todas las novedades previstas para salir en primavera tuvieron que cancelarse y “estamos esperando poderlas sacar ahora si las cosas no empeoran”.

Rafa Pérez, propietario de Editorial Niebla, prefiere lanzar un mensaje esperanzador en estos tiempos donde la incertidumbre reina. “Todos los proyectos saldrán adelante cuando se pueda”, dice Pérez, “pero saldrán”. Asegura que la pandemia ha afectado en un 40% a su facturación debido a la paralización de la actividad junto con la carencia de ayudas públicas.

La venta de libros tiene dos momentos importantes, en Navidad y en abril, si te quitan una época de referencia te dejan cojo todo el año. Si además en diciembre tampoco pueden salir adelante los proyectos será un año perdido”, señala Rafa. “He hecho dos presentaciones y me he muerto de la tristeza”, así que “no merece la pena hacer presentaciones en estas circunstancias”. “Las editoriales tenemos cierto enfado porque no hemos recibido ningún tipo de ayudas de las Administraciones”, pero también es comprensible ya que son muchos los sectores que “solicitamos ayuda”.

En el apartado musical son muchas las personas que han visto completamente paralizada su actividad. Artistas como Manuel Carrasco se vieron obligados a anular por completo la gira prevista para este 2020. Luis Miguel Baeza, representante de la cantaora Argentina,explica cómo la pandemia “nos ha afectado en el aspecto económico y en el anímico debido al parón”.

“No entendemos porqué se siguen cancelando actuaciones cuando se ha demostrado que las medidas se respetan en los teatros”. Desde el 26 de septiembre “hemos vuelto a hacer actuaciones y el 10 de noviembre tenemos una cita muy especial en el Teatro de la Maestranza de Sevilla”. “Tenemos mucha incertidumbre porque hay compañeros a los que les están cancelando cosas a última hora. Somos positivos y aprovechamos el tiempo para ir preparando proyectos”, asegura Luismi. El representante onubense destaca la importancia que tiene la cultura en la vida de la gente por “las emociones que genera”. Pide al público que “no tenga miedo a acudir a eventos ya que tenemos que convivir con las medidas que tenemos”.

Por otro lado, Miriam Bernal, monitora de un taller municipal de teatro y dueña de una compañía teatral, cuenta la “incertidumbre que existe en estos momentos”. El curso comienza en unos días y existe el “miedo” a que la matriculación sea más baja, añade Bernal, refiriéndose al curso de teatro en el que imparte clases.Respecto a la compañía, “hemos tenido que retrasar una obra que iba a estrenarse en abril”. “Todos los veranos suelo llevar a cabo dos visitas dramatizadas, una en la casa natal de Moguer y otra en Isla Cristina, y este año no he trabajado, el verano ha estado muy parado”. La cara positiva es que espera que todos los proyectos atrasados “salgan adelante en cuanto se pueda”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios