salud

El cuidador también sufre el alzhéimer

  • El Infanta Elena acoge el octavo encuentro sobre esta enfermedad, en el que se analizan las necesidades y preocupaciones del colectivo

Inauguración de las octavas jornadas sobre el alzhéimer celebradas ayer en el Infanta Elena. Inauguración de las octavas jornadas sobre el alzhéimer celebradas ayer en el Infanta Elena.

Inauguración de las octavas jornadas sobre el alzhéimer celebradas ayer en el Infanta Elena. / alberto domínguez

Sin falsos mitos y sin política por enmedio. La realidad del alzhéimer, tal cual es, fue abordada ayer en el octavo encuentro sobre esta enfermedad que desarrollaron en el Infanta Elena el Complejo Hospitalario Universitario de Huelva y la Federación de Asociaciones de Familiares de Enfermos de Alzhéimer y Otras Demencias de Huelva.

Con el foco de atención puesto en esta ocasión sobre la figura del cuidador del paciente de alzhéimer, en la jornada se visibilizaron testimonios y se celebraron dos mesas redondas para ofrecer respuestas a los propios problemas físicos y psicológicos de quienes cuidan a estos enfermos.

Cuidadores, enfermeros gestores de casos, psicólogos y trabajadores sociales, pertenecientes tanto a las asociaciones de alzhéimer de la provincia como al sistema sanitario público de Huelva y otras administraciones públicas, analizaron las necesidades y preocupaciones de un colectivo muy amplio que, sin ser paciente, sufre también las consecuencias de la enfermedad debido a su entrega y dedicación al cuidado de sus familiares, comprobando cómo su vida personal, su salud mental y su propia integridad física se ven mermadas día tras día.

El delegado territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales en Huelva, Rafael López; el subdirector gerente del Complejo Hospitalario, Basilio Bernad, y la presidenta de la Federación onubense de Asociaciones de Pacientes de Alzhéimer, Rocío Muñoz, fueron los encargados del presidir el acto de inauguración de estas jornadas, que refuerzan el trabajo cooperativo que desarrollan el movimiento asociativo y el sistema sanitario público con el fin de impulsar diferentes proyectos con una doble vertiente asistencial y social dirigidos a mejorar la calidad de vida del paciente con alzhéimer.

Bajo el lema impulsado este año por el movimiento asociativo, que pone el acento en la figura del cuidador, se celebró así una nueva edición de estas jornadas, ya consolidadas en la provincia, que con el título SOS del cuidador. Como yo nadie, abordaron el difícil papel que le toca afrontar al entorno familiar y a la persona en concreto sobre la que recae la difícil e inestimable tarea de cuidar.

En este sentido, esta octava edición contó con dos mesas redondas en las que se profundizó en los problemas de salud asociados al cuidador, tanto en lo que se refiere al impacto psicológico al recibir la noticia como en la adaptación posterior según se incrementa el nivel de dependencia, además de incidir en las dinámicas familiares y de relaciones sociales del cuidador y de todo el entorno que le rodea.

Los trastornos conductuales del paciente, los problemas de movilización, el cuidado continuo y la dependencia emocional, que aumentan de forma progresiva conforme avanza la propia enfermedad, son situaciones que deben afrontar los cuidadores, y en los que siempre es conveniente contar con el necesario apoyo familiar y social del movimiento asociativo y de las instituciones públicas.

Los problemas de salud, tanto físicos como psicológicos asociados al cuidado de estos pacientes, y los avances en las respuestas y el apoyo que la sociedad en su conjunto les ofrece, fueron cuestiones compartidas en las jornadas de ayer con los testimonios de los cuidadores que, como ponentes, ofrecieron también su experiencia personal y sus dificultades y logros en el afrontamiento de esta difícil tarea, realizada en muchas ocasiones en solitario y con la incertidumbre de no saber si todo ese esfuerzo estará resultando suficiente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios