Crimen del salón de juegos La novia de la víctima del salón de juegos denuncia nuevas agresiones y amenazas

  • La mujer asegura que otra la atacó por la espalda, propinándole varios puñetazos y arañazos

La calle Mazagón de Huelva, con el colegio Tartessos a la derecha, lugar de uno de los incidentes. La calle Mazagón de Huelva, con el colegio Tartessos a la derecha, lugar de uno de los incidentes.

La calle Mazagón de Huelva, con el colegio Tartessos a la derecha, lugar de uno de los incidentes. / Google Maps (Huelva)

Ha pasado medio año desde el crimen del salón de juegos de la avenida Galaroza de Huelva, que tuvo como víctima mortal el 10 de abril a F.J.H.V., apuñalado sobre la ruleta del recreativo Picasso en el transcurso de la pelea que mantuvo con C.J.M., investigado y en prisión provisional por este asunto.

Como telón de fondo, una disputa pasional: los dos hombres eran amigos, pero se tornaron enemigos cuando C.J.M. inició una relación sentimental con la expareja de F.J.H.V. Y el tenso ambiente de entonces, lejos de aplazarse, sigue vivo entre los allegados de ambos.

Si ya el pasado julio se producía un cruce de denuncias entre la hermana del investigado y la novia de la víctima, como avanzó entonces Huelva Información, ahora la pareja de F.J.H.V. ha interpuesto otras dos denuncias por nuevas agresiones y amenazas que la tienen atemorizada, según indica la mujer a este periódico.

El primer suceso reciente aconteció el viernes 27 de septiembre. La madre de la denunciante era la encargada de llevar a su hija al colegio desde el suceso, pero "ese día empezó a trabajar y la llevé yo".

Justo cuando acababa de dejar a la cría en el centro de Isla Chica, en torno a las 9:05, "se ha encontrado con una conocida de la barriada, la cual se ha dirigido a la dicente y, sin mediar palabra, le ha comenzado a golpear, propinándole puñetazos, arañazos, tirones del cuero cabelludo", consta en la denuncia a la que ha accedido este diario.

Ella reconoce que "se ha defendido como ha podido para repeler la agresión", a la vez que explicó a la Policía Nacional que mientras la denunciada le pegaba no paraba de amenazarla diciéndole "donde os coja os tengo que matar a ti y a tu madre".

La novia de F.J.H.V. explicó a los agentes que varias personas que se encontraban en el entorno del colegio Tartessos consiguieron separarlas. Luego, ella tuvo que ser trasladada en ambulancia al centro de salud de Los Rosales, "ya que tenía una gran crisis de ansiedad".

Como consecuencia de la trifulca, "tengo toda la cara arañada" y mucho miedo en el cuerpo. Tanto es así que el lunes 30 de septiembre llamó al 091 para ver si algún efectivo de la Policía Nacional podía acompañarla al colegio y "evitar volver a ser agredida", se refiere en la segunda denuncia que obra en el atestado.

Viendo que la dotación no llegaba, decidió desplazarse al centro educativo "en compañía de su hija de siete años" y de su otro retoño, un bebé de nueve meses. Sobre las 9:00 y en la calle Mazagón, "a la altura del colegio", la mujer denunciada el viernes 27 "la ve y comienza a insultarla, llegando a amenazarla".

En ese momento se encontraba con dos de sus sobrinas, a quienes la perjudicada identifica en la denuncia. Atribuye al trío palabras como "te tenemos que matar, donde te veamos te tenemos que matar". La joven en ese momento "tiene que evitar que se le acerquen, llegando a interponerse una persona que se encontraba en el lugar". Fueron los agentes de la Policía los que llevaron a la mujer y al bebé a su casa.

Desde entonces, la damnificada no ha vuelto a llevar a su hija al cole. Considera que desde el entorno del investigado se la está sometiendo a un acoso brutal. "No puedo más, no sé qué más hacer". Y como ve que "no hay otra opción", avanza que ha decidido "irme de Huelva, coger mis cosas y, si puedo, el mes que viene o el otro estar ya fuera de aquí".

La mujer está en manos de los especialistas del Servicio de Asistencia a Víctimas de Andalucía (SAVA), quienes realizan un seguimiento de su caso. A raíz de esto, "he ido al juzgado a pedir todo lo que tengo y me he dado cuenta de que el lunes también me denunció la tía, y es una denuncia falsa", enfatiza.

Tiene claro que "me quieren echar y que me vaya y yo no puedo más. Estoy todo el día encerrada en casa y así no puedo seguir tampoco".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios