Huelva se mueve

Una conexión para las mercancías del Puerto y el turismo de la Sierra

  • El mal estado del trazado y el abandono por parte de la Administración caracterizan desde hace décadas la línea Huelva-Zafra

Un tren de la línea Huelva-Zafra en la antigua estación de Renfe. Un tren de la línea Huelva-Zafra en la antigua estación de Renfe.

Un tren de la línea Huelva-Zafra en la antigua estación de Renfe. / H. Información (Huelva)

El mantenimiento y la mejora de la línea férrea Huelva-Zafra es una de las reivindicaciones que estará presente en la manifestación del 15-M en favor de las infraestructuras de la provincia de Huelva. Las empresas del Puerto de Huelva defienden el mantenimiento de la línea, debido a la importancia de esta conexión intermodal para la salida de sus mercancías hacia el norte de la Península y Europa, así como la conexión con el corredor Central y Atlántico.

El turismo de naturaleza también ve con buenos ojos potenciar la línea, cuya continuidad ha estado amenazadas en varias ocasiones. Tal es así que incluyó se constituyó una plataforma en su defensa, con recogida de firmas incluida, ante el temor de su desaparición por su deterioro y el abandono por parte del Gobierno central.

La Huelva-Zafra se encuentra, según diversos informes, sumida en graves problemas estructurales que imposibilitan su desarrollo y viabilidad económica y social. Su estado de abandono ocasiona limitación de velocidades, numerosas irregularidades y supresión de horario en otros tiempos. No obstante, aún sustenta un notable tráfico de mercancías y es esencial para la comunicación de una parte de la provincia de Huelva, en concreto la zona norte.

De hecho, la estructuras de las vías es muy deficiente en algunos tramos del recorrido; por lo que es urgente su renovación, dado su lamentable estado. El progresivo deterioro y su falta de mejora han repercutido en una baja gradual de las velocidades máximas permitidas.

Otros problemas técnicos, también más acusados en estos tramos citados, son la falta de mantenimiento y drenaje de las trincheras y túneles y los desprendimientos de rocas, tierras y carril, que generan descarrilamientos, aunque no aparatosos.

El tráfico comercial de la línea ha permitido la no desaparición de ésta, dado que es fundamental para el transporte de ciertos productos químicos, minerales y madereros entre Huelva, sus pueblos y Extremadura, que no pueden ser transportados por carretera.

El tráfico de mercancías sustenta la línea que ha estado a punto de desaparecer

El Análisis de las Infraestructuras Ferroviarias de la Provincia de Huelva, realizado por el CES, señala que la vía férrea ha ido sufriendo un progresivo deterioro en servicios. Éste indica, en relación a la línea Huelva-Zafra, sería necesaria la renovación de la mayor parte de la línea. A lo largo de 37,100 kilómetros sería necesaria la sustitución de gran parte de la infraestructura. Los puntos kilométricos a renovar del la vía Huelva-Zafra (Jabugo-Galaroza-Huelva), estarían en los tramos Jabugo/Valdelamusa, Belmonte/Gibraleón y Gibraleón/Huelva.

Las estas actuaciones de mejoras supondrían una inversión por valor de unos 20 millones de euros y una disminución del tiempo del trayecto en 20-30 minutos. Además, sería necesario acometer, por las razones apuntadas en lo relativo a la minería, la reconstrucción de los ramales de conexión de esta línea con las explotaciones mineras de La Zarza, Sotiel-Coronada y Aguas Teñidas (Valdelamusa), que facilitarían el transporte de los concentrados metálicos al puerto de Huelva sin producir el colapso de la N-435.

La minería y apertura de nuevas minas, ya que el nuevo mineral debe ser transportado para su exportación y debido al mal estado, falta de circunvalaciones y la peligrosidad de los productos transportados para las poblaciones del recorrido en la N-435, hace necesaria una mejora y rehabilitación de la línea, que permita el transporte rápido y seguro del mineral.

Sólo con los proyectos de Matsa y de Emed Tartessus el volumen de mineral extraído podría situarse en un futuro próximo en torno a los 14 millones de toneladas, lo que implicaría una producción aproximada de 1,5 millones de toneladas de concentrados metálicos, cuya salida natural es el Puerto de Huelva.

La falta de una línea de ferrocarril adecuada implica ya un movimiento de decenas de camiones diarios a través de la N-435, un flujo casi continuo de un vehículo pesado cada pocos minutos en dirección al Puerto onubense provocando el colapso de dicha carretera. Por contra cuatro trenes diarios de unas 1.000 toneladas de capacidad podrían, fácilmente suplir totalmente el uso de la carretera como medio de transporte.

Adif ha anunciado la licitación de obras de mejoras a partir del próximo año

Así, Matsa está desarrollando un proyecto para el transporte ferroviario de sus concentrados de mineral desde sus instalaciones en la localidad onubense de Almonaster la Real hasta la salida al mar. La iniciativa prevé una inversión de tres millones de euros y supone una apuesta importante por la seguridad, la eficiencia y el respeto por el medio ambiente. En concreto, el proyecto contempla la construcción de un ramal que conecta la Red Nacional de Ferrocarriles con una nueva plataforma.

El Puerto de Huelva ve con buenos ojos las expectativas de crecimiento de la línea Huelva-Zafra, ya que actualmente Renfe Mercancías mueve un volumen superior a las 12 circulaciones semanales de mercancías, sobre todo de graneles líquidos procedentes de la actividad de las empresas radicadas en el Puerto.

A la álgida actividad de la línea férrea se suman las perspectivas de continuar aumentando la carga de graneles sólidos tras la entrada en producción de distintos yacimientos mineros del norte de la provincia onubense.

Así, la Autoridad Portuaria ha realizado un foso de ferrocarril para facilitar la descarga de graneles sólidos, provenientes de las minas principalmente. La salida de cereal de Extremadura es otro de los productos objetivo para el Puerto de Huelva en esta línea de movimiento de mercancías.

En este contexto el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), que depende del Ministerio de Fomento, ha anunciado que licitará obras en la línea férrea a partir del próximo año, tanto en los tramos que discurren por la provincia onubense, como en el trazado por Badajoz. Se trata de proyectos de mejora en los tramos Jabugo-Calañas y Calaña-Huelva, que llevaban aparcado años.

Sin embargo, la caída de la demanda en el tráfico de viajeros es un claro reflejo de las precarias condiciones de la vía, que limitan la velocidad a una media de 52 kilómetros por hora y hacen que su tiempo de recorrido alcance casi las cuatro horas.

Descarrilamientos y desprendimientos

A ello se suman averías y otras incidencias como descarrilamientos y desprendimientos, sin que se produzcan afortunadamente daños personales. El estado de la línea supone un claro hándicap para potenciar el turismo de la Sierra, además con unos horarios que para nada invitar a los viajeros a coger el tren.

La Plataforma Huelva por un ferrocarril público, social y sostenible viene demandando desde su constitución inversiones y políticas que favorezcan un tren público que satisfaga las necesidades de las personas y el transporte de mercancías ofreciendo servicios de calidad.

El pasado año, el Gobierno andaluz aprobó una propuesta que contempla mejoras en el trazado actual de la Huelva-Zafra, elevar la velocidad hasta los 120 kilómetros por hora, modificaciones técnicas y de itinerario acordes a los tiempos actuales y a las necesidades de transporte de mercancías, rehabilitar las estaciones y zonas de estancia para los pasajeros, o promocionar futuras conexiones comerciales, turísticas y de viajeros, entre otras medidas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios