Huelva

Un centenar de vecinos claman por una solución para la ocupación ilegal de inmuebles en El Molino

  • Concentración con pitadas y cacerolada y corte de la calle Macías Belmonte, donde hay un bloque de viviendas con okupas

Concentración de los vecinos en El Molino. Concentración de los vecinos en El Molino.

Concentración de los vecinos en El Molino. / Rafa del Barrio (Huelva)

Hace unos quince días los vecinos de El Molino de la Vega iniciaron una cacerolada en los balcones como medida de protesta contra las ocupaciones ilegales de inmuebles en el barrio y ahora han decidido llevar las movilizaciones a la calle para exigir una solución urgente a un problema que está generando inseguridad en la zona.

Un centenar de vecinos participaron en una concentración con pitadas y cacerolada y corte de la calle Macías Belmonte, en la que hay un bloque de viviendas con okupas. Varios vecinos secundaron la concentración con caceroladas desde los balcones. Comienzan así un calendario de movilizaciones que se desarrollará todos los miércoles hasta el 5 de agosto.

Okupas, fuera del Molino’ se podía leer en la pancarta con la que cortaron la calle. Entre los asistentes se encontraba la presidenta de la asociación de vecinos, María Teresa Paus, así como los portavoces de los grupos municipales de Vox, Wenceslao Font, y del PP, Jaime Pérez, que estuvo acompañado de los concejales Francisco Millán y Javier González, y el concejal no adscrito Néstor Santos, que quisieron mostrar su apoyo a los vecinos.

Rocío, una vecina, indicó que hay continuas peleas entre los okupas que han tomado el bloque de viviendas y el inmueble se ha convertido en un lugar insalubre, “hay malos olores”, ya que en el patio interior se amontona la basura. A esto une que los okupas “no respetan a los vecinos, hay amenazas y le tiran objetos, los niños están asustados. Hay una inseguridad terrible en el barrio”.

Señaló que ya se han producido tres incendios en el interior del inmueble, el último “hace unos días”. Apuntó que hace un año que están viviendo en la barriada con el problema de las ocupaciones ilegales, aunque éste se agravó con el confinamiento, que accedieron a todos los pisos del inmueble.

El caso está en el juzgado, “pero va todo muy lento”, y mientras tanto tienen que soportar diariamente esta situación.

Wenceslao Font, que resaltó que ya se ha tapiado la nave que salió ardiendo en la calle Santiago Apóstol, manifestó que en otros sitios de la ciudad hay okupas “pero no es tan sangrante como en El Molino”. Comentó que “tiene que haber un cambio de leyes a nivel nacional para que la policía pueda actuar y ejecutar un desalojo rápido y que los jueces tengan unas leyes que defiendan que la propiedad privada es más importante que la ocupación ilegal”.

Destacó que tanto la Policía Local como la Nacional “están haciendo un gran trabajo dentro de sus competencias”.

Néstor Santos explicó que “estamos acompañando a los vecinos, solidarizándonos con el problema que tienen con los okupas”.

“Qué menos, que estar cerca de ellos”, dijo Jaime Pérez, que subrayó que “la situación es insostenible y era un barrio tranquilo”. Pérez lamentó que “es la segunda vez que vecinos de Huelva se tienen que movilizar” por ocupaciones ilegales de inmuebles en sus barriadas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios