sociedad

Las balas no entienden de género

  • La periodista Ana del Paso presenta en Huelva el primer libro dedicado a las reporteras españolas

  • La autora defiende el periodismo en primera línea

Un momento de la charla de Ana del Paso anoche en el salón de la Fundación Caja Rural del Sur en Huelva. Un momento de la charla de Ana del Paso anoche en el salón de la Fundación Caja Rural del Sur en Huelva.

Un momento de la charla de Ana del Paso anoche en el salón de la Fundación Caja Rural del Sur en Huelva. / fotos: josué correa

"Ya era hora de que se hiciera esto". En 34 testimonios recogidos de periodistas, la frase más repetida es esta bienvenida al primer libro dedicado al trabajo realizado por mujeres españolas en zonas de conflicto. Son periodistas que se mueven por el mundo en el más puro ejercicio de su profesión y nunca antes habían protagonizado un libro en exclusiva. Ni aquí ni en el resto del mundo. Por eso la génesis de Reporteras españolas, testigos de guerra (Debate) coincide con esa reflexión: la periodista Ana del Paso investigaba para una tesis doctoral en una universidad estadounidense cuando descubrió que nunca se hizo nada parecido.

"No se trata de un libro de género sino de poner las cosas en su sitio". Habla Ana del Paso de ponerles el micrófono delante a todas aquellas mujeres "con un par de narices" que hacen, y han hecho, un gran trabajo. El presidente de la Asociación de la Prensa de Huelva, Rafael Terán, dice, además, que se trata de "un excepcional tratado sobre el buen periodismo, que pone los pies en la tierra y habla de cómo debe ser la función social del periodismo".

El ciudadadano español está infravalorado y quiere estar informado"

Ana del Paso presentó ayer su libro en Huelva, en la Fundación Caja Rural del Sur, de la mano de la Asociación de la Prensa de Huelva y de un compañero de fatigas en escenarios bélicos de medio mundo, el camarógrafo de Televisión Española, Manuel Ovalle.

Reportera de gran experiencia y profesora, además, en la Complutense, Del Paso reconoce también en su libro un "manual de periodismo básico", por cuanto transmite los testimonios directos de quienes han estado en el frente, que no siempre se puede contar igual al alumnado.

No pierde, en cualquier caso, la perspectiva de género relatada en primera persona sobre la hostilidad que no sólo se encontraba en el campo de batalla. María Dolores Masana, exjefa de Internacional en La Vanguardia, entre las más veteranas del grupo entrevistado, cuenta que cuando llegó a Argel en pleno apogeo del Frente Islámico de Salvación (FIS), un compañero británico le preguntó: "¿Tú que haces aquí, que tienes cinco hijos?". No dudó en contestarle: "¿Y tú teniendo dos?".

Por algo parecido han pasado prácticamente todas. La fotógrafa hispano-palestina Maysun apunta que cuando iba a marcharse a Siria, un compañero trató de quitarle la idea por el peligro existente. "¿Qué pasa, que las balas eligen ahora el género?", respondió ella para frenar el comentario sexista.

Ana del Paso se remonta hasta el siglo XVII para descubrir a la donostiarra Francisca de Aculodi como primera periodista española, corresponsal de una revista parisina para la que escribía crónicas de sociedad desde San Sebastián sin desvelar su identidad. Y recopila a pioneras del siglo XX, como la almeriense Carmen de Burgos, y grandes veteranas conocidas por todos, respetados referentes de la profesión, como Carmen Sarmiento, Rosa María Calaf o Maruja Torres.

El suyo ha sido un acercamiento a través de todos los medios y soportes para hacer también una defensa del periodismo y una reivindicación para que no cese el envío de reporteros allá donde la actualidad internacional manda.

"Es nuestra obligación enviar periodistas sobre el terreno. El que no ve, el que no oye y el que no habla es el ignorante", aseguraba ayer Ana del Paso, contraria a la tendencia que detecta en "las grandes corporaciones mediáticas que, aun teniendo resultados positivos, no envían a periodistas para informar de primera mano sobre temas que nos afectan a todos, como la tensión de Corea o la guerra de Siria". "El ciudadano español -dijo- está infravalorado y quiere estar informado".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios