Contenido patrocinado

¿Se avecina el fin de fin de la era de los influencers?

¿Se avecina el fin de fin de la era de los influencers? ¿Se avecina el fin de fin de la era de los influencers?

¿Se avecina el fin de fin de la era de los influencers?

Las redes sociales y las nuevas tecnologías han permitido la aparición de nuevas profesiones relacionadas con estas disciplinas. Desde hace unos años, muchas empresas intentan mejorar su imagen y reputación digital y para ello contratan para sus equipos profesionales como los community managers, que son los encargados de llevar toda la gestión en la red de estas empresas.

Otra profesión que está al alza, aunque tiene un futuro un tanto incierto, es el de influencer. Se conoce como influencer a toda aquella persona que tiene cuenta activa en redes sociales y utiliza estas plataformas para mejorar su imagen digital, consigue decenas o centenares de miles de seguidores, incluso más, y se dedica a promocionar su imagen y diferentes marcas a través de internet.

Youtube y los nuevos canales de comunicación

Internet ha permitido abrir nuevos canales de comunicación. Esto permite que cualquier persona, con una pequeña inversión, puede generar su propio contenido y subirlo a plataformas como Youtube y las redes sociales, y lo que es más importante, acceder a fuentes de comunicación que hasta la aparición de internet estaba vetado o era mucho más difícil acceder.

La presencia de youtubers e influencers es cada vez más habitual y muchos profesionales aprovechan estas vías para crecer profesionalmente, como hacían hace unos años y siguen haciendo muchas personas con los blogs.

No obstante, desde hace algún tiempo se habla de que está próximo el final de la era de los influencers, y los datos parecen dar la razón a esta previsión. Según la firma de análisis de datos de plataformas digitales Hype Auditor, muchos influencers hacen crecer su caja de comentarios en Instagram con interacciones legítimas.

Los denominados “pods” de Instagram son grupos de impulso integrados por usuarios e influencers que colaboran para ayudarse los unos a los otros. A través de interacciones grupales en Whatsapp, Telegram o Messenger, comparten sus últimas publicaciones para que los demás miembros de esos grupos den “likes” y comenten.

Las argucias de los influencers para generar más impacto mediático

Los “pods” son uno más de los tipos de “comentarios inauténticos”, así define Instagram a estas prácticas, que utilizan los influencers para dar a entender que son más populares en la red social de lo que realmente son.

El estudio “The State of Influencer Marketing 2019” muestra que el 38,1% de los influencers españoles tira de falsas interacciones. En la muestra participaron más de 4 millones de influencers y se analizaron más de 500 millones de publicaciones en

Instagram en todo el mundo, lo que ofrece una perspectiva muy amplia del estado del marketing de influencers en la actualidad.

Métodos como los “pods”, o los likes automáticos son frecuentes más bien entre los usuarios ansiosos de convertirse en influencers, que son quienes más participan en estos grupos de pods para buscar el camino el crecimiento desmedido.

Lo que está detrás de todas estas nuevas formas de generar dinero en internet son los ingresos pasivos. Para saber que es aquello de los ingresos pasivos, basta decir que es una forma de generar dinero de manera indirecta, sin tener que participar de ello y trabajar activamente.

La publicidad en internet, por ejemplo, o el marketing de afiliación, son fórmulas interesantes, aunque no sencillas, de generar ingresos pasivos.

La burbuja de los influencers

Un estudio de la agencia de publicidad UM a nivel global, Wave X, muestra que solo un 4% de los usuarios de redes sociales creen que lo que publican en influencers en sus cuentas de Instagram es real.

La compra de “likes” y seguidores y las falsas colaboraciones están contribuyendo a generar una crisis de credibilidad de este modelo publicitario, y por extensión, de esta forma de generar ingresos pasivos.

Mando Liussi, CEO de Incúbame y director de estrategia digital en Genetikomm opina que existe una burbuja en la que todo el mundo se hace llamar influencer. Con la llegada de internet 2.0 la gente opinaba gratuitamente y ahora hemos pasado a idolatrar a influencers como si fueran expertos.

Los expertos en marketing digital coinciden en la necesidad de que el modelo de influencers en la actualidad debe pasar por ganar en seriedad y establecer indicadores de rendimiento efectivos que poco tienen que ver con la visibilidad de los “me gusta”.

En cuanto a las marcas, estas han de saber que la colaboración con influencers es necesaria, pero no en todos los casos, y que eso ha de justificarse con indicadores concretos, no únicamente basarse en publicaciones con muchos seguidores.