Huelva

UGT exige el convenio estatal agrario y la aplicación del salario mínimo

  • Los trabajadores del sector se concentrarán el día 21 a las puertas de Asaja en Huelva

Luciano Gómez junto a Carmelo Conde y Diego Vega. Luciano Gómez junto a Carmelo Conde y Diego Vega.

Luciano Gómez junto a Carmelo Conde y Diego Vega. / Graciela Guidice (Huelva)

UGT y CCOO acordaron, a nivel nacional, llevar a cabo medidas de protesta ante la suspensión “sine die” de la negociación del convenio estatal del sector agrario “por parte de la patronal, Asaja, Cepes y la Comisión de Gestión de los Cítricos”, señaló el secretario general de UGT-FICA, Luciano Gómez, que apuntó que se trata de “una postura unilateral e inasumible”. Los trabajadores se concentrarán el próximo día 21 a las puertas de Asaja.

Gómez comentó que el sector agrario cuenta en España con más de un millón de trabajadores, hay más de sesenta convenios colectivos provinciales y regionales, y es necesario “un marco a nivel nacional, que establezca y regule las relaciones laborales”, equiparándolas en toda la geografía española. Indicó que los trabajadores de cítricos de Huelva cobran la mitad que los de Castellón o de la Comunidad Valenciana, que además “trabajan menos horas”.

El sindicato exige “el desbloqueo de la negociación colectiva para que el primer convenio estatal se ponga en marcha cuanto antes”, así como la aplicación del Real Decreto Ley, del 21 de diciembre de 2018, que contempla un salario mínimo de 900 euros para 2019 y de 1.000 para 2020, “que es lo que acordamos y firmamos con los empresarios”. A esto une una apuesta por el empleo estable, “no se entiende esta precariedad tan alta, hay que apostar por el empleo fijo y fijo discontinuo, y el contrato siempre por escrito”.

También pide UGT que la aplicación de la nueva normativa de control de jornada sea inmediata. “Debe evitarse cualquier indefensión de los trabajadores, que están en desventajas con otros sectores, ya que la empresa da de alta pero no cotiza por el trabajador a menos que exceda de 22 peonadas, si son menos el sello lo paga el trabajador, eso tiene que cambiar y el empresario debe asumir desde el principio el alta, debe dar de alta al trabajador el mismo día que lo contrata”.

Por otra parte, solicita que se establezcan los protocolos de abusos de índole sexual y laboral y un marco de prestaciones sociales en el que cualquier trabajador de sector agrario pueda tener derecho a una prestación asistencial, “con lo que se haría más atractiva la incorporación a personas en paro a las que hoy no le resulta de interés trabajar en el campo, con ese paquete de mejoras salarial y asistencial le puede ser de interés y no necesitar el sector mano de obra externa o disminuir ésta en mayor proporción”.

El secretario general de UGT-FICA subrayó que hay una alta tasa de temporalidad, el 70% de empleo del sector agrario es temporal y “la estacionalidad no justifica que no haya más contratos fijos y fijos discontinuos”. Apuntó que “el volumen de mano de obra del sector es estable e incluso está creciendo. La actividad es estable y requiere de una mano de obra estable”.

A nivel provincial también hay “falta de diálogo”. Destacó que UGT-FICA tiene impugnado el convenio por “tener contenidos que en primera instancia no cumplían el acuerdo estatal de negociación colectiva”. Indicó que hay artículos del convenio “que no respetan la legislación vigente”. Abogan desde el sindicato por “un convenio del siglo XXI, el sector tiene que renovarse y adecuar su marco normativo a las demandas y a unas condiciones de trabajo lo más estable posibles”.

A esto se suma “la resistencia” por parte de algunas empresas “a cumplir el Real Decreto”, a la que “se ha sumado CC OO firmando unas tablas que no cumplen el Salario Mínimo Interprofesional (SMI)”.

Explicó que en el sector de los cítricos, las tablas salariales recogen 39,75 euros para el recogedor de naranjas, eso multiplicado por las jornadas de trabajo, 274 días, dan 10.891 euros, cuando se estipulan 12.600 euros. “Faltarían 1.708,5 euros. No nos salen las cuentas y la patronal dice que cumple escrupulosamente el Real Decreto pero los resultados matemáticos están ahí”.

Gómez recalcó que no se cumple con el Salario Mínimo Interprofesional en algunas empresas del sector de los cítricos. “Organic Citrus está aplicando ya el salario mínimo” así como otras empresas, “pero por regla general el sector de cítricos en Huelva parece que es el abanderado de la aplicación de las tablas salariales del convenio del sector que no cumple el Salario Mínimo Interprofesional”.

Destacó que Freshuelva también ha dado directrices a sus asociados de aplicar el SMI, “que se ha fijado en 42, 62 euros, más las vacaciones, con lo cual estaría cerca de los 12.600 euros”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios