gran recogida del banco de alimentos | se espera lograr una cifra cercana a los 150.000 kilos

Toneladas de solidaridad

  • Miles de onubenses hacen gala de su generosidad y donan alimentos para las familias más necesitadas

  • Los voluntarios aseguran que se trata de una experiencia enriquecedora

La presencia en el supermercado Carrefour de personajes de Star Wars que colaboraron con la campaña de recogida causó un gran impacto, sobre todo entre los más pequeños. La presencia en el supermercado Carrefour de personajes de Star Wars que colaboraron con la campaña de recogida causó un gran impacto, sobre todo entre los más pequeños.

La presencia en el supermercado Carrefour de personajes de Star Wars que colaboraron con la campaña de recogida causó un gran impacto, sobre todo entre los más pequeños. / fotos: josué correa

La historia se repetía ayer en numerosos supermercados de Huelva y provincia. A la entrada del establecimiento, un grupo de voluntarios del Banco de Alimentos de Huelva daba una bolsa de plástico a los clientes y le pedía, amablemente, su colaboración desinteresada con la entrega de algún alimento no perecedero para las personas más necesitadas. A la salida, muchos plasmaban esa colaboración con distintos productos, siempre en función de sus posibilidades. Algunos, incluso, dejaban varias bolsas y, en algún caso, hasta carros enteros, según narraban los voluntarios. Huelva volvía a demostrar, un año más, que es solidaria.

Desde el pasado viernes y hasta ayer sábado se celebraba en Huelva la ya tradicional Gran Recogida del Banco de Alimentos, un evento solidario que moviliza cada año a cientos de voluntarios y permite la recogida de toneladas de alimentos, que luego se distribuyen a distintas entidades benéficas para que éstas los hagan llegar a las familias más necesitadas. El presidente de esta ONG en Huelva, Juan Manuel Díaz Cabrera, indicó ayer que aún no conoce el número exacto de voluntarios que han participado este año, pero que no estará lejos de los 2.000. Pese a todo, señaló que, pese a que la cifra de voluntariado es "muy alta", necesitan más, ya que este año han faltado personas y no se han podido cubrir 25 tiendas, con lo que finalmente fueron 125 las que sí acogieron esta Gran Recogida. Por eso, confió en que, para la próxima campaña, puedan captar y fidelizar a un mayor número de voluntarios para así poder llegar a más establecimientos.

No obstante, precisó que las tiendas que no se han podido cubrir son pequeños y medianos establecimientos, por lo que el descenso de kilos recogidos no será proporcional, siempre dependiendo de lo generosa que sea la gente. Así, apuntó que las estimaciones indican que la cifra total será algo inferior a los 150.000 kilos del año pasado. "Si conseguimos aproximarnos bastante nos daremos por satisfechos", dijo.

Ayer por la mañana las previsiones se animaban después de que el viernes la afluencia a los supermercados fuera más baja, debido posiblemente a cuestiones como la lluvia o el Black Friday, que incitó a los ciudadanos a irse a otro tipo de tiendas a comprar. La afluencia a los supermercados el sábado suele ser muy elevada y eso se notaba también en la rapidez con la que se completaban los carros del Banco de Alimentos. De todas formas, los primeros datos, basados en estimaciones por el número de contenedores y cajas llenos, estarán hoy o ya mañana lunes, según señaló Díaz Cabrera.

Los voluntarios vivían ayer con intensidad e ilusión su turno en los supermercados. Muchos de ellos ya habían participado otras veces en esta campaña y aseguraban que es una experiencia enriquecedora. Es el caso, por ejemplo, de María José, que insistía en que "se pasa muy bien porque ves como la gente colabora y se pone la mano en el pecho y dice: oye, que algún día me puede pasar a mí". Por eso, consideró que es una satisfacción "muy grande" y aseguró que no le importaría estar todo el día para así ver las caras, sobre todo, de los niños cuando colaboran. También insistió en que se crean unos lazos muy fuertes con los otros voluntarios. "Estás con ellos dos o tres horas y parece que tienes una amistad de años", señaló.

En su caso, ayer contaron con una ayuda muy especial: la de varios personajes de Star Wars, de la Legión 501, que estuvieron unas horas en el supermercado de Carrefour en Holea colaborando con la campaña de recogida. "Nos están ayudando bastante, porque es un impacto ver como personajes de la Guerra de las Galaxias solicitan alimentos para nosotros", señaló Rocío Gálvez, coordinadora y responsable del Voluntariado del Banco de Alimentos. Los voluntarios insistían en que era muy especial ver las caras de los más pequeños cuando los veían o les entregaban los alimentos.

Esta coordinadora recordó que la organización de esta gran campaña es un trabajo de todo el año, aunque la parte más fuerte comienza dos meses antes de la fecha, ya que hay que ubicar a los voluntarios y negociar con los centros comerciales, de los que destacó su colaboración y apoyo. "Es un trabajo arduo, pero muy satisfactorio, sobre todo por las cosas que vives y cuando ves la solidaridad de la gente", señaló. Y es que, según señaló, viven momentos muy hermosos, como por ejemplo cuando una niña de 11 años le insiste a su madre para que compre todos los productos que aparecen en la lista y al final entregan tres bolsas llenas. También destacó la labor del voluntariado, sin el que "todo esto no sería posible". Aunque resaltó que cuentan con muchos voluntarios, insistió en la necesidad de fidelizarlos y de movilizar aún a más personas, para así incrementar el alcance de esta campaña. Y recordó que también necesitan voluntarios para el trabajo de clasificación de los alimentos, ya en el almacén del Banco, puesto que ahora llegan sin ordenar y "hay que ubicar la leche con la leche y los garbanzos con los garbanzos".

Esa labor, según explicó Díaz Cabrera, tardará unas dos o tres semanas y, después, comenzarán a repartirse los alimentos a las 75 entidades benéficas con las que trabaja el Banco de Alimentos en Huelva y provincia. Concretamente, se trata de comedores sociales, cáritas parroquiales, asociaciones de vecinos, residencias de ancianos, asociaciones de colectivos con discapacidad, etc.

Entre los voluntarios que han participado en la campaña había personas de todas las edades. Por ejemplo, en el Mercadona del Polvorín, el grupo lo integraban jóvenes del IES José Caballero de la capital, que participan desde hace cuatro años en la Gran Recogida y colaboran durante todo el año con el Banco de Alimentos gracias a la iniciativa del profesor de Religión, Jesús Calvo. Son alumnos de tercero de ESO hasta segundo de Bachillerato y cada año logran unas cuatro toneladas de alimentos. Aunque cuentan con la coordinador del profesor, ellos mismos se regulan entre ellos y velan por que todo funcione correctamente.

Jesús Calvó explicó que los jóvenes alumnos quedan muy satisfechos con la experiencia, porque "sienten que han hecho algo por los demás". También ven que la gente "es muy solidaria" y viven muchas anécdotas. "Por ejemplo, esta mañana entró una señora con su carro y parecía que no quería coger la bolsa, pero luego vino y nos dio el carro entero lleno. Son cosas sorprendentes que te llenan de satisfacción", señaló, al tiempo que recordó la contribución de este tipo de iniciativas a la educación en valores de los adolescentes. Una muestra más de que la solidaridad y la contribución no entienden de edades.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios