Huelva

El Supremo impide que un maltratador de Huelva reanude las visitas a su hijo menor

  • El recurrente perdió la patria potestad después de someter a su familia a un “clima generalizado de violencia” física y psíquica

Performance ante el ayuntamiento de Huelva el 25-N de 2018. Performance ante el ayuntamiento de Huelva el 25-N de 2018.

Performance ante el ayuntamiento de Huelva el 25-N de 2018. / Josué Correa (Huelva)

El Juzgado de Primera Instancia 1 de Huelva y la Sección Tercera de la Audiencia Provincial ya denegaron a un maltratador machista la reanudación de las visitas a uno de sus dos hijos, menor de edad. Ahora es el Tribunal Supremo quien confirma estas resoluciones judiciales después de inadmitir el recurso de casación interpuesto por el condenado, quien había perdido incluso la patria potestad de los niños por el "clima generalizado de violencia" al que sometió a su familia.

Así consta en el auto del Alto Tribunal fechado el 2 de diciembre pasado y al que ha tenido acceso Huelva Información, en el que se detalla que el procesado alegó como único motivo de casación una vulneración de varios artículos de la Convención de los Derechos del Niño y de la jurisprudencia del propio Supremo de velar por el interés superior del menor, al establecer esta que el progenitor no custodio por delito de violencia de género "no es motivo para suprimir las visitas mientras se adopten las garantías necesarias".

Los magistrados señalan en el auto que en la sentencia dictada en primera instancia se denegó a este hombre las visitas (por ahora) en base a que quedó inhabilitado para el ejercicio de la patria potestad y a que se le prohibió aproximarse y comunicarse con su otro hijo, también menor de edad. Recuerdan que el padre "fue condenado por un delito de maltrato continuado, cinco de lesiones y una falta de vejaciones injustas, constando en la sentencia condenatoria el clima generalizado de violencia".

El condenado apeló ante la Audiencia, que ratificó la sentencia. El órgano colegiado onubense lo hizo "en atención a que el prevalente es el interés del menor" y a los antecedentes penales del padre, insistiendo en que consta en autos "el clima de violencia vivido por la expareja del apelante y sus dos hijos menores, entre ellos, este respecto del cual se solicitan las visitas".

Un infierno "de tal gravedad que conllevó la pérdida de la patria potestad". Asimismo, recuerda la Sala que la Audiencia tiene en cuenta que "ello no supone per se la imposibilidad de visitas".

Pero que, sin embargo, "considera que los gravísimos hechos acaecidos por los que fue condenado, malos tratos físicos y psíquicos persistentes a lo largo de los años y reconocidos por el acusado en el acto del juicio, lleva a concluir, en interés del menor, la improcedencia de fijar las visitas, aludiendo además al riesgo para el desarrollo del menor que pueden suponer aquellas".

Por último, añade que pese a que exista un informe del equipo psicosocial que considera conveniente que se reanude el contacto padre-hijo a través del Punto de Encuentro Familiar, esto "no vincula al tribunal, insistiendo en lo negativo que sería para el menor y su estabilidad emocional".

El Supremo decide finalmente ratificar el posicionamiento de las dos instancias precedentes porque el recurso del maltratador "incurre en causa de inadmisión de carencia manifiesta de fundamento, al haber resuelto la sentencia recurrida en atención al interés" del pequeño.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios