Huelva

El Servicio de Orientación Familiar de la Diócesis de Huelva permanece activo por vía teléfonica por el coronavirus

  • La prestación ha atendido en 2019 un total de 80 casos; mientras que en 2020 se ha respondido ya una treintena

Obispado de Huelva. Obispado de Huelva.

Obispado de Huelva. / Alberto Domínguez (Huelva)

El Servicio de Orientación Familiar de la Diócesis de Huelva ha suspendido la atención presencial, pero continúa su labor de manera telefónica a raíz de la crisis del coronavirus. El mismo, que cuenta con un equipo de nueve personas entre orientadores, psicólogos y un abogado, ha atendido a lo largo de 2019 un total de 80 casos. 

En declaraciones a Europa Press, José Antonio García Morales, el delegado para la Familia de la Diócesis de Huelva, ha destacado que "el servicio ha continuado con un seguimiento telefónico de los casos todavía no resueltos, redoblando esfuerzos para hacer llegar una palabra de aliento a los enfermos, ancianos y personas que viven en soledad".

Convencido de que el teléfono e internet son en estos momentos "grandes aliados", ha dejado claro el afán de todo el equipo para llevar a cabo una atención continuada pero ahora vía telefónica, toda vez que ha recordado que el servicio está disponible las 24 horas los siete días de la semana.

En este sentido, ha recordado que el servicio, puesto en marcha hace cinco años, ha ido creciendo progresivamente, de manera que comenzaron el primer año con unos 40 casos, alcanzando los 80 en 2019 y en lo que va de 2020 ya van por la treintena. Conflictos generacionales, crisis matrimoniales, situaciones de duelo y asesoramiento de diversa índole son las cuestiones que más se abordan por parte de este equipo que intenta ayudar a quien lo precise.

García Morales ha señalado que, en estos momentos de confinamiento e incertidumbre, es "muy importante" tener presente que "el mayor refugio es la familia, buscar el apoyo en los nuestros", pero también se ha mostrado consciente de que la familia también puede resquebrajarse y ha incidido en la importancia de quien lo necesite que recurra a este servicio donde, teniendo presente los valores cristianos, les atenderán.

Ha querido dejar que el servicio se realiza sin injerencias, es decir, los casos que no puedan gestionar al no tener competencias como puede ser un caso de violencia de género, adiciones o trastornos mentales, se derivan al organismo que competa para que sea abordado como corresponde.

El delegado para la Familia de la Diócesis ha resaltado el afán y voluntad de la iglesia por "seguir prestando toda la ayuda posible", de manera que a quien lo necesita no le deje de llegar la ayuda, pese a esta situación. Por ello, ha destacado el servicio de Orientación Familiar donde se ofrece acompañamiento psicológico, jurídico y espiritual.

De este modo, ha lanzado una campaña para recordar que, aunque no sea presencialmente, continúa activo, con todo su equipo a disposición de quien necesite y solicite su ayuda a través del teléfono de contacto 656 34 16 99.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios