Huelva

Salud completa este verano 1.673 inspecciones en la hostelería

  • Las actuaciones persiguen garantizar unas adecuadas condiciones higiénico-sanitarias

Una imagen de un establecimiento gastronómico de la provincia. Una imagen de un establecimiento gastronómico de la provincia.

Una imagen de un establecimiento gastronómico de la provincia. / alberto domínguez

La Junta de Andalucía, a través de la Delegación Territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, ha llevado a cabo en lo que va de verano un total de 1.673 inspecciones en establecimientos de restauración y en el ámbito de la industria alimentaria en la provincia de Huelva.

Según han informado a Europa Press desde la administración regional, estas actuaciones tienen como principal finalidad garantizar las condiciones higiénico-sanitarias de los servicios que dichas empresas ofrecen a la población y comprobar si tienen implantados sistemas de autocontrol eficaces para garantizar los niveles exigidos de salubridad en sus instalaciones y de los productos servidos.

Los inspectores, dependientes del Servicio Andaluz de Salud comprueban en sus visitas las condiciones de trabajo del personal y la adecuación de las instalaciones, tanto las cocinas como las cámaras de refrigeración y almacenes, entre otros espacios, pudiendo llegar a tomar muestras de los productos alimenticios para comprobar su estado.

Las temperaturas que se registran durante el período estival en la provincia obligan a mantener unos cuidados mayores en la conservación y elaboración de las comidas en este tipo de negocios abiertos al público. Por ello, durante estos meses se intensifican las actuaciones llevadas a cabo por dichos profesionales dentro del Plan de Inspección basado en el riesgo de establecimientos alimentarios con vistas a prevenir problemas a los ciudadanos.

Este plan de inspección abarca todo tipo de establecimientos de restauración, desde bares y cafeterías hasta restaurantes, comedores de colectividades o caterings, así como empresas de la industria alimentaria. Los técnicos hacen especial hincapié en sus visitas en los que durante años anteriores detectaron algunas deficiencias, que en la mayoría de los casos suelen ser consideradas como leves.

En el marco de las actividades inspectoras, en los meses de verano se refuerza la vigilancia y control del cumplimiento de la normativa sobre medidas sanitarias frente al tabaquismo y regulación de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos de tabaco. También se controla que los operadores económicos pongan a disposición del consumidor toda la información alimentaria obligatoria, prestando especial atención a la información sobre alérgenos.

Según han remarcado, los huevos y las mayonesas son los alimentos con los que más cuidado se debe tener durante el verano, además de todo tipo de comidas elaboradas con estos productos y otros perecederos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios